Edición Impresa

La lucha de la mujer

El pasado 8 de marzo se conmemoró el Día de la Mujer, fecha que recuerda el trágico día en que trabajadoras textiles fueron brutalmente reprimidas y asesinadas para callar los reclamos justos por situaciones...

Miércoles 06 de Abril de 2016

El pasado 8 de marzo se conmemoró el Día de la Mujer, fecha que recuerda el trágico día en que trabajadoras textiles fueron brutalmente reprimidas y asesinadas para callar los reclamos justos por situaciones laborales, en EEUU. En junio de 2015, en nuestro país se hizo visible el reclamo en favor de la mujer a través de la marcha "Ni una menos" en todo el territorio nacional. A partir de allí se avanzó bastante, se tomó más conciencia y las llamadas al 144 crecieron y, a la vez, se crearon secretarías de gobierno para dicho fin. A raíz del reciente asesinato de dos chicas mendocinas que viajaron a Ecuador, se generó un debate y comentarios periodísticos sobre cuál es la capacidad real de las mujeres para hacerse valer por sí mismas. Se señalaron los peligros que implica para las jóvenes viajar solas, salir al mundo exterior y usar prendas de vestir llamativas. En apariencia, estarían mucho más seguras en sus casas, con sus familias y rodeadas de amistades. Las apariencias engañan. No siempre la paz del hogar es real. Parecería una ironía, pero en la Argentina de estos días es más probable que una mujer sea asesinada en su casa por su pareja, actual o ex, que en un intento de asalto en la calle. Desde hace un tiempo es llamativa la cantidad de femicidios que se cometen. Desconozco los motivos y si ahora hay más que antes, o si en la actualidad se dan más a conocer o si antes se ocultaban. Otro hecho llamativo es con la ferocidad que se cometen, muchas veces en presencia de hijos de las víctimas. Sin duda, un tema de estudio para las autoridades principalmente. Otro dato de nuestra realidad, ante una misma tarea laboral la mujer siempre recibe un salario inferior al del hombre, y ante un caso de separación o divorcio, es evidente que ella se ocupa de la crianza, la educación y la alimentación de sus hijos, con muy poca o nula ayuda del padre en la mayoría de los casos. Cuando una mujer alza su voz en son de protesta en reclamo de sus derechos recibe el comentario descalificativo y agraviante de muchos hombres: "histérica", "está en su día femenino" o "insatisfecha sexual" por usar un lenguaje de redacción. Estos comentarios nos deberían avergonzar. Recordemos que todos asomamos al mundo por una mujer y muchos tenemos esposas e hijas. Si la cultura de las mujeres, plagada de vallas, tropiezos y esperanzas, no encuentra un elemento de amparo, de contención en la sociedad y en la Justicia en particular, terminará a la deriva. Seguirán viajando solas, como el desgraciado destino de las chicas mendocinas.

Jorge Omar Bustamante

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario