Edición Impresa

El obispo dice que hay un trasfondo ideológico

Viernes 26 de Septiembre de 2014

En el fondo del escándalo también subyace una cuestión política e ideológica, especialmente en el caso paraguayo, ya que el obispo destituido, que pertenece al Opus Dei, acusa a sus colegas, afines a la Teología de la Liberación, de estar detrás de su salida del cargo en Ciudad del Este.

El arzobispo Rogelio Livieres acusó a los obispos "de la izquierda" de no aceptarlo porque lo consideran el único "derechoso" del Paraguay. "Así me califican. Lo que no quieren es que se multipliquen sacerdotes de esta tendencia, de derecha dicen, es la manera política de calificar el asunto", ha declarado más de una vez. En una carta divulgada ayer dirigida al Prefecto de la Congregación para los Obispos, Cardenal Marc Ouellet, Livieres manifestó su rechazo a la decisión del Papa Francisco y lo desafió a que rinda cuentas a Dios. "Creo haber demostrado que los ataques y maniobras destituyentes de las que he sido objeto se iniciaron ya desde mi nombramiento como obispo, antes incluso de que pudiera poner un pie en la Diócesis" expresó el jerarca destituido.

"Yo tuve la gracia de que, en mi caso, los Papas san Juan Pablo II y Benedicto XVI me apoyaran para seguir adelante. Entiendo ahora que el Papa Francisco haya decidido retirarme ese apoyo", agregó y calificó su salida de "infundada y arbitraria".

"A pesar de tanto discurso sobre diálogo, misericordia, apertura, descentralización y respeto por la autoridad de las Iglesias locales, tampoco he tenido oportunidad de hablar con el Papa Francisco", señaló Livieres la nota publicada en el sitio web de la diócesis de Ciudad del Este. "Sólo he recibido presiones orales para renunciar", afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario