Edición Impresa

El municipio buscará esta semana aprobar un aumento del 47 por ciento en la TGI

“En un contexto inflacionario, con los municipales reclamando paritarias y otras reivindicaciones necesitamos esta herramienta de gobernabilidad”, destacó Hacienda municipal.

Domingo 15 de Diciembre de 2013

Tras el aumento del boleto, el oficialismo buscará aprobar este jueves en el Concejo el Presupuesto 2014. Como la propuesta del revalúo catastral cosechó hasta ahora más rechazo que adhesiones de los distintos bloques, el Ejecutivo empezó a evaluar un plan B: dejar en suspenso la actualización de los valores de las propiedades y promover una suba promedio del 47 por ciento de las alícuotas de la tasa general de inmuebles (TGI) para el año próximo, diferenciada por barrios.

   “En un contexto inflacionario, con los municipales reclamando paritarias y otras reivindicaciones necesitamos esta herramienta de gobernabilidad”, destacó la secretaria de Hacienda, Verónica Irízar.

   La semana que pasó, el jueves y viernes, Irízar se reunió con los concejales del Frente Progresista que integran la comisión de Presupuesto. Analizaron el proyecto de gastos y recursos para 2014 elaborado por la Intendencia y el escenario en el cuerpo respecto a su posible aprobación.

   En el Palacio de los Leones pretenden que antes de fin de año y del receso veraniego, la intendenta Mónica Fein tenga el presupuesto aprobado para poder transitar un conflictivo 2014 con cierta previsibilidad.

   Para concretar ese objetivo, el oficialismo deberá consensuar con otros bloques. Si bien tiene mayoría en comisión (cuatro votos sobre siete), en el recinto cuenta con sólo ocho votos sobre 24 y necesita al menos cuatro para forzar un desempate.

Objeciones. La mayoría del arco opositor planteó objeciones al revalúo catastral, que implicaba un aumento de la recaudación de la TGI del 32 por ciento en 2014. E incrementos anuales significativos para los contribuyentes según el barrio.

   Algunas bancadas plantearon que al Ejecutivo le llevó más de un año actualizar planos y valores y que los ediles no pueden analizar ese voluminoso informe, cuadra por cuadra, sólo en un par de semanas.

   También hubo rechazo a la idea de ajustar automáticamente los valores de la TGI en 2015 y 2016, en base a los nuevos valores de la tierra y de las propiedades que relevó la Municipalidad.

   Irízar confió que en las conversaciones entre funcionarios y ediles se acordó “tratar de conseguir consenso para poder sancionar el revalúo, porque la consideramos una medida de equidad tributaria. Pero de no haber acuerdo, no nos vamos a cerrar al diálogo y habrá que buscar alternativas”, advirtió.

   El plan B que empezó a pergeñar el equipo económico municipal es dejar en suspenso la actualización de los valores de las propiedades y promover una suba de las alícuotas de la TGI, como se hizo en 2012.

   Al respecto, Irízar confirmó que el promedio de suba de la tasa proyectado para el año próximo es del 47 por ciento. “Esta opción contempla porcentajes de incrementos diferenciados según el radio catastral”, agregó.

Lo que viene. De avanzar esta iniciativa, el centro, la costa y las nuevas urbanizaciones del noroeste tendrán un aumento más significativo que los barrios del macrocentro.

   La cuenta regresiva para conseguir el objetivo que se trazó el oficialismo comenzará este martes. Ese día se reunirá por segunda vez la comisión de Presupuesto desde su nueva composición y el Frente intentará darle despacho al revalúo o al aumento de la TGI sin actualización catastral.

   “La idea es replicar en Presupuesto el diálogo que mantuvimos con todas las fuerzas en la comisión de Servicios Públicos para sacar el aumento del boleto el jueves pasado”, adelantó el concejal Carlos Comi (Coalición Cívica) que integra ambas comisiones.

   Las negociaciones estarán atravesadas por los cambios que hubo en la política de alianzas del oficialismo, que la semana pasada acordó con el PJ, PPS y la UCR la nueva tarifa de colectivo en detrimento del PRO.

   Las gestiones también estarán condicionadas por la ruptura interna dentro del Frente, que se concretó el viernes, cuando tres ediles (el socialista Miguel Zamarini, el radical Martín Rosúa y el demoprogresista Aldo Poy) formalizaron un nuevo espacio en el interbloque, con cierta distancia de Fein.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS