Edición Impresa

El leve ascenso hacia el infierno de una joven que desafía al diablo

"El último exorcismo, parte II", la secuela del filme producido por Eli Roth, se estrena este jueves en Rosario. "Ver películas de terror es terapéutico", dijo el director de "Hostel".

Lunes 06 de Mayo de 2013

Nadie puede escapar de su destino, y mucho menos si está marcado desde el más allá.

Ese es el derrotero de la joven y sufrida Nell, el personaje protagónico de "El último exorcismo, parte II", que se estrena en los cines de Rosario este jueves, y ese día además tendrá una función especial en el Village para los abonados a Beneficios La Capital.

El filme, dirigido por Gass-Donnelly, cuenta con los protagónicos de Andrew Sensenig, Ashley Bell (que también había actuado en el primer filme de "El último exorcismo"), Judd Lormand, Julia Garner, Spencer Treat Clark, pero quizá lo más atractivo es que esta saga tendrá nuevamente en la producción a Eli Roth, todo un entendido en el cine de suspenso y terror.

Luego de que las cosas se torcieran en la grabación del último exorcismo realizado por un ministro evangélico, la vida de Nell Sweetzer (Ashley Bell) no volverá a ser la misma.

Intentando regresar al mundo real de Nueva Orleans y a la seguridad del campo en una zona apartada de Louisiana, Nell se sorprende al darse cuenta de que faltan recuerdos en su memoria. Es incapaz de evocar los meses anteriores en los que sobrevivió al incidente que arrasó con su familia.

Cuando todo parece estar mejorando y comienza a reconstruir su vida, el oscuro e indomable mal que la poseyó ha regresado. El pasado fue solo el principio, y ahora esta nueva fuerza viene con un objetivo y un plan aún más terrorífico que en su primer intento.

Sin la ayuda y el respaldo de sus seres queridos, Nell deberá encontrar la forma de hacer frente a su propia maldición con la ayuda de desconocidos, si no quiere que la esencia del mal se propague por el mundo.

Este es el argumento básico de la secuela de "El último exorcismo", cuya primera parte se estrenó en 2010, con dirección de Daniel Stamm y que en el final dejó tantos cabos sueltos, que era previsible que llegaría esta esperada segunda parte.

Eli Roth comenzó a ser conocido a partir de "Hostel", que se convirtió en un filme de culto para los seguidores del género de terror, por la crudeza de las imágenes y por la mano sutil que le supo imprimir Quentin Tarantino, productor de aquella película de 2005.

Hoy, ya con "Hostel" en su tercera parte, y una participación calificada en "Bastardos sin gloria", del siempre respetado Tarantino, Roth tiene un lugar ampliamente ganado en el universo del séptimo arte.

Y es por eso que cada filme que al menos tenga sus créditos en la producción es de por sí una atracción. Y este es el caso de "El último exorcismo", que ya va por su segundo capítulo.

"Mis padres me dijeron que nosotros no pasamos por esas cosas (somos judíos)... pero para mí el exorcismo es algo real que se practica en distintas partes del mundo y en todas las religiones", comenta Roth al respecto de la tan mentada práctica de sacar el diablo desde el interior de una persona.

A Roth le encanta asustarse con las películas. "Es la parte más divertida", dice. Según él, la violencia en la pantalla "fascina a millones de personas por tratarse de una representación de algo que se vive y se sufre día a día".

Para él, es más una cuestión de catarsis que de ser violentos. "Ayuda a la gente a lidiar con la violencia en la vida real; es una forma segura de sacudir la violencia que uno lleva dentro. Cuando ves películas de terror, uno siente cierto alivio, es terapéutico. De hecho, hay un estudio de la Universidad Davis de California que dice que el índice de violencia disminuye considerablemente cuando hay cintas de terror en los cines", indicó.

La actriz Ashley Bell, que fue nominada en 2011 al Premio Independent Spirit por su trabajo en la primera parte de "El último exorcismo", también dejó sus impresiones sobre lo que significa el cine de terror: "Creo que tengo una imaginación hiperactiva? crecí viendo películas de terror con mi padre, así que puedo dejar correr libremente mi imaginación y supongo que eso es lo que más me gusta de mi trabajo".

Bell investigó en libros y películas para hacer más verosímil su personaje. "He visto muchas películas de exorcismos. He leído todos los libros que encontré sobre el tema, incluso he visto videos y escuchado testimonios. También investigué sobre manías e histerias ligadas a este fenómeno, y todas estas cosas realmente me inspiraron", destacó la actriz protagónica de esta saga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS