Edición Impresa

Dos hermanos asesinados y un adolescente qu ecometió su primer delito

Los crímenes de los hermanos Jorge y Cristián Prestifilippi, separados diez meses uno del otro en barrio de Ludueña, tuvieron como rasgo significativo que ambas víctimas alcanzaron a susurrarle a un familiar el apodo de su matador.

Domingo 14 de Noviembre de 2010

Los crímenes de los hermanos Jorge y Cristián Prestifilippi, separados diez meses uno del otro en barrio de Ludueña, tuvieron como rasgo significativo que ambas víctimas alcanzaron a susurrarle a un familiar el apodo de su matador. La madrugada del 3 de febrero pasado, Jorge, de 32 años, fue baleado en Vélez Sársfield y Felipe Moré. Llegó desangrándose a su casa de Junín al 2217 y lo último que alcanzó a decir fue "Luciano". 282 días después, el viernes al mediodía, Cristián llegó agonizante a la misma vivienda y pronunció: "Me la puso Tuty".

Cristian Daniel Prestifilippi, un mecánico de 35 años, fue baleado a las 12.30 del viernes cuando circulaba por Felipe Moré y Casilda. La versión oficial indicó que recibió siete impactos en el tórax, el cráneo y en un brazo. El hombre caminó unos 100 metros tambaleándose hasta la puerta de su casa y cayó cerca de la parada de colectivos, sobre calle Junín. Murió poco antes de las 15.30 en el Hospital de Emergencias.

Casi en paralelo, pasadas las 17, Tuty llegó a Tribunales acompañado por sus padres y un abogado y se presentó en el juzgado de Menores 1, a cargo de María del Carmen Mussa. El pibe, de 16 años, se hizo cargo del hecho y después fue llevado al Instituto de Rehabilitación de Adolescentes de Rosario.

La primera vez. Tuty es el apodo de César M., quien no tiene antecedentes policiales y vive en Felipe Moré al 100 bis, a pocos metros del lugar donde ocurrió el mortal ataque a Prestifilippi.

"No está claro donde fue el lugar puntual del hecho. Sabemos que fue en esos 50 metros que separan calle Casilda de Minetti por Felipe Moré, pero no el punto exacto. Además, como se empleó presuntamente un arma calibre 22, no quedaron manchas de sangre en el pavimento o la vereda", aventuró una fuente allegada a la causa.

"Trabajamos a partir de dos versiones", dijo un vocero de la pesquisa. "Una, que suministran los familiares de Prestifilippi, dice que el hombre salió de su casa hacia un quiosco de Felipe More y Casilda y que ahí fue atacado por Tuty. La otra, que dan allegados al menor, expone que Prestifilippi llegó a Casilda y Felipe Moré en una moto e increpó al pibe que, como respuesta, sacó un revólver y le disparó".

"El pibe le habría dicho a sus allegados: «¿Quién se cree éste que me va a apurar, que se la viene de guapo?»", indicó la fuente. "Pero lo que no cierra de esta versión es lo de la moto, porque no había ningún vehículo tirado en la zona y tampoco suena creíble que un hombre con siete tiros en el cuerpo se vaya en una moto", reflexionó.

Los pesquisas también descartaron relaciones entre este crimen y el de Jorge Prestifilippi, el 3 de febrero último. Y a pesar de que Tuty no tenía antecedentes policiales, les llama la atención que llevara un arma de fuego aún no localizada. Sin tener un móvil preciso, los investigadores se inclinan a "un problema de convivencia barrial" como excusa para el ataque.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario