Edición Impresa

Dos bombas dejan tres muertos y al menos 140 heridos en una carrera en Boston

Ataque terrorista en EEUU. Fue durante el maratón anual, un ícono de la ciudad. Aún no se ha establecido relación con ninguna organización terrorista.  

Martes 16 de Abril de 2013

Tres personas murieron y al menos 140 fueron heridas ayer cuando dos explosiones sacudieron el tradicional maratón anual de la ciudad de Boston. Las detonaciones tuvieron lugar, con un espacio de 10 segundos entre sí, cerca de la línea de meta y unas 4 horas después de largada la carrera, mientras arribaban corredores aficionados. Se trata del primer ataque terrorista mortal en Estados Unidos desde del 11 de septiembre de 2001.

En las imágenes que circularon ayer pudo verse cómo lo que parecía una rutinaria nueva edición del maratón se convirtió en un pandemonium. Si bien la explosión tuvo lugar a un costado de la calle por donde transitaban los maratonistas, la onda expansiva hizo que algunos cayeran al piso ,aturdidos por el estallido, mientras que otros simplemente fueron lanzados por la fuerza de la explosión. La escena se convirtió en un horror de sangre y heridos mezclada con las ambulancias y paramédicos que trataban de contener la situación, sin dar abasto.

Testimonios recabados en el lugar establecieron que las explosiones se habían producido al interior del hotel Fairmount Copley Plaza, ubicado unos metros antes de la llegada de la carrera.

La información fue llegando caótica y desordenadamente a lo largo del día, incluyendo contradicciones y desmentidas. El número de muertos, sin embargo, se confirmó en dos, uno de los cuales es un niño de 8 años. El conteo de heridos, que crecía constantemente, oscilaba dependiendo de la fuente. Anoche, la CNN la cifró en 141. En un principio, los heridos comenzaron a ser socorridos en la carpa médica instalada cerca de la meta del maratón preparada para asistir a algún corredor descompensado por la fatiga. La cantidad y complejidad de los heridos saturó en pocos minutos la capacidad de esta carpa y fueron trasladados a distintos hospitales de la zona.

Momentos después de la explosión se registró un incendio en la biblioteca John Kennedy de la misma ciudad, hecho que fue rápidamente relacionado a las explosiones previas y que alimentó las versiones de un atentado masivo. Esto fue posteriormente desmentido y se confirmó que fue un incendio sin relación con las bombas.

El pánico se apoderó de la ciudad de Boston y sus alrededores, al punto de registrarse evacuaciones, como fue el caso del campus de la universidad de Harvard, ubicada a aproximadamente 20 minutos de la zona del atentado. La policía de Boston convocó a todos los oficiales que estaban fuera de servicio y en Times Square, Nueva York, podían verse decenas de autos de policía preparados para reaccionar ante cualquier eventualidad.

Durante el transcurso de la tarde trascendió el hallazgo de otros dos artefactos explosivos desmontados por la policía, así como reportes de numerosos objetos sospechosos de ser explosivos. Estos informes abonaron la idea de un atentado masivo y colaboraron con la paranoia que tomó por asalto a la ciudadanía. Sin embargo, ninguno de estos trascendidos pudo confirmarse.

Obama: no sabemos. El presidente Obama dio una conferencia de prensa horas después del hecho. Admitió que aún no sabían quién ni por qué se había cometido el atentado, pero agregó: "No se equivoquen, llegaremos al fondo de esto". Analistas en Washington destacaron el hecho de que Obama no habló de terrorismo, lo cual permitiría especular con la posibilidad de que haya sido un caso de terrorismo doméstico. Sin embargo, desde la Casa Blanca dijeron que el hecho será tratado como un acto de terrorismo típico. Un funcionario expresó que cualquier hecho con elementos explosivos múltiples, que es lo que se vio en Boston, es claramente un acto de terrorismo y será tratado como tal.

Desde Amán, Jordania, según información del Washington Post, la cabeza de un grupo extremista jordano, declaró su alegría por ver el horror en Estados Unidos luego de las explosiones. Mohamed Al Chalabi dijo que la sangre estadounidense no era más valiosa que la sangre musulmana. Al Chalabi había sido detenido por una conspiración ligada a Al Qaeda para un ataque a misiones diplomáticas occidentales en Jordania en 2003, según consignó el mismo diario. "Dejen que los estadounidense sientan el dolor que nosotros sufrimos por parte de sus ejércitos en Irak y Afganistán". De todos modos, no hay al momento razones concretas para relacionar las explosiones con Al Qaeda u otra organización islamista.

Los organizadores del maratón destacaron que la milla final de la edición estaba dedicada a las víctimas de la masacre de Newtown (el tiroteo en una primaria en diciembre pasado, que acabó con 27 muertos). La lista de inscriptos contaba con 24 participantes argentinos, pero no se reportó a ninguno entre los heridos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS