Edición Impresa

"Disentir y acordar en política no significa en modo alguno cooptar"

Entrevista. Fabiana Ríos, gobernadora de Tierra del Fuego, nació en Rosario. Mantiene una relación de apoyo crítico al gobierno nacional.

Lunes 01 de Abril de 2013

La gobernadora de Tierra del Fuego, la rosarina Fabiana Ríos, estuvo en la ciudad junto a los máximos referentes del Partido Social para analizar la estrategia que llevarán adelante de cara a las elecciones legislativas. Ríos defendió su acompañamiento a algunas políticas de la gestión de la presidenta Cristina Fernández y también marcó diferencias con otras cuestiones del gobierno nacional. "Disentir y acordar en política no significa cooptar", aseguró Ríos, quien se definió como "socialista" al salir al cruce de aquellos que oportunamente la criticaron por un supuesto acuerdo con el kirchnerismo.

"Estamos en Rosario para analizar cuestiones político partidarias junto a los referentes del Partido Social de distritos del país, porque la construcción siguió avanzando y hoy nos encontramos con el desafío de una organización que sigue creciendo y como tal necesita fijar las bases de resolución y acuerdos dentro de esta confederación de partidos que es lo que pretendemos se arme a nivel nacional", señaló Ríos durante una entrevista con LaCapital.

—Cuando usted rompe con el ARI en 2008, ya siendo gobernadora, muchos dijeron que la había cooptado el kirchnerismo.

—Sí, se dijeron tantas cosas, porque en realidad lo que no se entendía era el proceso. Yo a los seis meses de gobierno me quedo sin vicegobernador, después me quedo sin senadores, después sin partido y termino ese gobierno armando una fuerza política que es la que podía dar continente a un proyecto político que estaba ejecutándose y llevándose adelante desde un Ejecutivo provincial. Sí, se dijeron muchas cosas porque parece que es más fácil definir y tranquilizarse que entender los procesos, lo cierto es que yo en la elección de 2011 no fui cooptada por ningún partido, sino que fui a cuenta y riesgo de un partido propio de carácter local, apuntando al desarrollo regional y al crecimiento de un partido que se hiciera una confederación nacional y aquí estamos. Los que decían lo que decían se tendrán que hacer cargo de eso.

—No obstante, usted mantiene una buena relación con la presidenta Cristina Fernández lo que hizo que acompañe muchas de sus políticas y haya disentido en otras.

—Pero por supuesto, porque creo que es así la política, disentir y acordar no significa en modo alguno cooptar. Uno tiene una historia, una cantidad de principios que a veces cuando las proposiciones tienen que ver con esos principios que se han sostenido no se habla de cooptación sino de avances en políticas públicas que hay que acompañar.

—En su momento el Partido Social acompañó al Frente Progresista en Santa Fe y al Frente Amplio Progresista (FAP), ¿eso sigue igual o está en discusión?

—La historia mía tiene un origen socialista, esa es mi historia personal, eso da cuenta del acompañamiento a la estatización de Aerolíneas Argentinas, a la recuperación de las AFJP y da cuenta del rechazo a otras políticas como es que la mayoría del Consejo de la Magistratura quedara en manos del Poder Ejecutivo, cuando había habido una primera medida muy interesante en cuanto a un Consejo más plural. En lo que tiene que ver con el FAP el acompañamiento que hemos tenido provincialmente está expresado en el Partido Social Metropolitano que integra el FAP en la provincia de Santa Fe, esta es la verdad. Hay una construcción local que tiene también una historia, que no tiene que ver con mi historia, tiene que ver con la historia del trabajo de los compañeros locales, que hacen al acompañamiento del FAP. Ahora nacionalmente nosotros no acompañamos al FAP, no presentamos candidatura presidencial (en las elecciones de 2011) porque no participamos de ninguna construcción política, como partido político estábamos en ese momento en un proceso de crecimiento y desarrollo y no participamos de ninguna conformación política, con lo cual acompañar un proyecto presidencial del cual no habíamos participado en ninguna fuerza política nos parecía cuanto menos oportunista.

—¿Y cómo los encuentra la construcción de esta confederación de partidos de cara a las elecciones de este año, tanto de legisladores nacionales como de concejales en Santa Fe?

—Esta es una las cuestiones que debemos resolver, nos encuentra con distritos en armado, en organización y con presencia activa en distintas provincias, y esto también es lo que debemos discutir y analizar cómo se resuelve. Hay un profundo respeto a la autonomía de cada uno de los distritos, pero en ese profundo respeto a la autonomía también hay una directriz en términos políticos de con quién se acuerda y con quién no, qué se acuerda y qué no y eso es lo que tenemos que definir con los máximos representantes de los distritos.

—¿Con lo que esa decisión será acompañar a nivel nacional determinado procesos, pero no habrá libertad para que cada distrito resuelva por sí?

—Así es, hay una marco de discusión general pero se respeta la responsabilidad del dirigente que ha construido lo local.

—¿Y qué le depara el futuro a Fabiana Ríos cuando termine su segundo mandato como gobernadora de Tierra del Fuego?

—Seguir trabajando para construir una fuerza nacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS