Edición Impresa

Desvincularon a nueve investigados por los crímenes de Barrio Parque

Sólo el verdulero Martín Santoro enfrentará un juicio oral, que podría iniciarse en dos meses, por tres homicidios agravados. Los sobreseyeron en una causa que se prolongó de modo inusual. Todos ya tenían falta de mérito. Dos son hermanos del único procesado.  

Martes 09 de Abril de 2013

Solamente el verdulero Martín Santoro irá a juicio por la investigación judicial de los denominados crímenes de Barrio Parque. Nueve personas que estuvieron alguna vez conectadas a las causas en trámite, en calidad de acusados y detenidos, quedaron definitivamente desvinculadas al recibir ayer el sobreseimiento de parte de la jueza de Instrucción Nº 5, María Luisa Pérez Vara.

Esto quiere decir que no responderán por participación alguna en los tres homicidios que son parte de esta pesquisa ni por el encubrimiento de los bienes robados a las víctimas. Esto es así porque quedaron despegados de las acusaciones por falta de evidencia en su contra. El paso del tiempo sin que surgiera ninguna prueba o indicio incriminatorio nuevo derivó en el sobreseimiento.

Martín Santoro fue procesado por Pérez Vara en julio de 2010 como autor de tres homicidios ocurridos en 2010: los de Concepción Lavore y Susana García en barrio Parque y el de José Savini en Zavalla. Lo detuvieron el 5 de junio de ese año cuando salía de su casa de Villa Gobernador Gálvez donde se hallaron elementos de las víctimas. Ahora se transita por la etapa preparatoria del juicio oral, en la que se ofrecen las pruebas que se examinarán en las audiencias.

La estimación es que el juicio podría empezar en dos meses. Lo acusarán del delito más grave del Código Penal: homicidio críminis causa, es decir el que se comete para asegurar y encubrir un ilícito previo, en este caso el de robo. También le imputan la tenencia ilegal de un arma. El juez que pronunciará el veredicto es Gustavo Salvador.

Los inicios. La causa ocasionó una profunda conmoción en barrio Parque, donde la familia Santoro tiene desde hace 30 años una conocida verdulería. Tres hermanos menores de Martín estuvieron detenidos en el marco de la investigación. Federico y Cristian pasaron 48 días presos hasta que se les dictó falta de mérito y ayer quedaron sobreseídos. El hermano menor, Gustavo, fue detenido en octubre de 2011 y liberado 45 días después.

En agosto del año pasado la Cámara Penal ratificó la falta de mérito para Gustavo y su abogado defensor, Rafael Tamous, espera que la jueza le dicte sobreseimiento en los próximos diez días.

Martín Santoro declaró en su primera indagatoria que no tenía nada que ver con los asesinatos, pero admitió haber tenido participación en la comercialización de las pertenencias de las víctimas. Luego identificó los lugares donde se reducían los objetos robados. A partir de esa declaración, se produjeron las detenciones de José Marotto, Carlos Colombini y Matías Massoni, imputados de encubrimiento de homicidio agravado. Estos fueron procesados por ese delito e incluso la Sala II de la Cámara Penal confirmó esas medidas. Pero el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini desistió de acusarlos en un juicio oral por falta de pruebas. Por eso ayer también ellos fueron sobreseídos.

 

Policía y vecino. También recibieron el mismo beneficio Víctor Vargas y Pablo Rojas, dos personas señaladas por Martín Santoro como cómplices de sus actividades delictivas. Vargas era entonces un policía en disponibilidad y Rojas estuvo acusado de ser integrante de una banda dedicada a robos en fincas rurales. Ambos eran vecinos.

Otro sobreseído es Carlos Colombini, uno de los señalados como participantes de la banda de reducidores de bienes robados. Colombini está preso actualmente por otra causa penal. Fue detenido en septiembre del año pasado en Rosario por la Policía Aeroportuaria y procesado por participar de una banda de comercializadores de droga a cargo del prófugo Ignacio "Ojito" Actis Caporale.

La resolución favoreció por último a Natalia Luchetti, una ex empleada de la verdulería de los Santoro, y a Alicia Pierpaoli, una vecina del barrio, a quienes se investigó por su amistad con los hermanos, y que sin tener nada que ver con los hechos pasó 42 días detenida en la alcaidía de mujeres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS