Edición Impresa

Descubrieron un nuevo camino inca que conduce al Machu Picchu

El sendero, que tiene una longitud de 1.500 metros y atraviesa un túnel en la roca, ofrece una vista inusual del antiguo poblado andino.

Viernes 06 de Junio de 2014

Un grupo de investigadores descubrió un sendero que lleva a la zona de Tambo de los Vientos, ubicada en la parte posterior de Machu Picchu, el antiguo poblado andino de Perú.

La Dirección Desconcentrada de Cultura (DDC) de Cusco explicó que la zona de Wayraqtambo, o Tambo de los Vientos, está localizada entre los sitios arqueológicos de Wiñay Huayna e Intipata que forman parte del actual Camino Inca que conduce hacia Machu Picchu.

La nueva vía de acceso al lugar tiene una longitud de aproximadamente un kilómetro y medio de largo, y una anchura de entre 1,20 y 1,40 metro, aunque estas últimas dos medidas varían de acuerdo con la topografía del terreno.

El histórico hallazgo es tan reciente que el equipo que lo concretó aún se encuentra trabajando en la zona con el objetivo de liberar el camino de la maleza y los árboles que lo cubren.

El camino guarda otro valioso legado de la cultura inca, un túnel excavado en la roca de casi cinco metros de extensión, el cual se ubica a 2.700 metros sobre el nivel del mar.

El jefe del Parque Arqueológico de Machu Picchu, Fernando Astete, aseguró que "ésta es una de las mejores muestras de la ingeniería de los incas, y ya se comprobó que el túnel fue construido tras el colapso del camino principal. Esto quiere decir que nuestros antepasados fracturaron la roca y empezaron la obra". Y a pesar de los 500 años que ya transcurrieron desde ese momento, el túnel todavía puede ser utilizado.

El tramo descubierto ofrece una perspectiva diferente a la del camino conocido.

El camino aún no puede ser apreciado en su totalidad por estar cubierto por vegetación, pero algunos tramos pudieron ser liberados de la maleza y árboles que los cubrían, evidenciando muros de contención construidos por los incas de hasta tres metros de altura.

Uno de los hallazgos más importantes de este camino inca es un túnel de aproximadamente cinco metros de largo que, según Astete, es una de las mejores muestras de la ingeniería de los incas.

Un detalle a resaltar es que interiormente las grietas del techo del túnel están selladas con piedras labradas, técnica utilizada con el propósito de evitar el colapso de los bloques superiores.

"Este camino debe ser restaurado y puesto en valor en corto plazo por su importante valor patrimonial", dijo Astete.

"Además, ofrece una vista impresionante de la llaqta inca de Machu Picchu, desde un ángulo diferente a todos los que habitualmente se conocen y permitirá descongestionar la visita turística a Machupicchu" indicó entusiasmado el arqueólogo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario