Edición Impresa

Asesinaron a un joven en un oscuro incidente

Un muchacho que lo acompañaba, luego demorado por brindar un nombre falso , dijo que lo habían asaltado, pero desconfían de su versión.

Lunes 08 de Abril de 2013

Un muchacho de 24 años fue asesinado ayer a la madrugada en un confuso episodio en el barrio Bella Vista. Según indicó una alta fuente policial en virtud del testimonio inicial de un joven que estaba con la víctima, el homicidio pudo haber sido el epílogo de un intento de robo. Sin embargo, los pesquisas no están muy seguros de esa versión y presumen que el violento suceso fue por venganza ya que la víctima tenía prontuario abierto y su acompañante, que al cierre de esta edición estaba demorado, había dado una identidad falsa al entrevistarse con los investigadores.

Según un vocero policial, Diego Ariel Monzón tenía 24 años y vivía en Lima al 2400. Cerca de las 5 de ayer estaba en la esquina de Alsina y Virasoro con un joven de 22 años cuando, según el relato de éste, un hombre quiso robarle a Monzón.

Según esta versión, el atacante le disparó a quemarropa a Monzón sin que éste opusiera resistencia al presunto intento de atraco y luego se escapó a la carrera. El joven atacado se derrumbó en medio de un charco de sangre y minutos después fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, pero falleció camino al nosocomio.

Dudas. En rigor, anoche los investigadores no habían determinado la mecánica del homicidio. Es que a pesar de los dichos del acompañante de Monzón, habrá que esperar el resultado de la autopsia para saber si la causa del deceso fue un balazo. "Cerca del cuerpo hallamos un destornillador, por lo que presumimos que tal vez (la víctima) se trenzó en lucha con el agresor y éste lo atacó con esa herramienta", explicó una alta fuente policial. Lo concreto es que Monzón tenía dos heridas en el cuello y la clavícula que tal vez fueron provocadas por el destornillador o un elemento similar.

En este marco, la fuente consultada señaló que el joven fallecido tenía antecedentes penales por los delitos de robo calificado —en cuatro ocasiones—, resistencia a la autoridad y encubrimiento de robo.

 

Falso. Por su parte, al cierre de esta edición no se había identificado fehacientemente a quien acompañaba a Monzón, que al entrevistarse con los investigadores dijo llamarse Jonathan Quintana, identidad que resultó ser falsa. "A raíz de ello quedó detenido en la jefatura por disposición del juez de Instrucción Nº 4 Juan Carlos Vienna", dijo una fuente que no descartaba que el joven tuviera prontuario abierto.

Hasta anoche, las circunstancias que rodearon al violento hecho no habían sido establecidas por los efectivos de la sección Homicidios. Además, los pesquisas tenían una dificultad para avanzar en la investigación a raíz de la falta de testigos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS