Edición Impresa

Armero de Villa G. Gálvez recuperó la libertad sin imputación alguna

"Es una persona que no tiene antecedentes penales ni vinculaciones con bandas delictivas. No resulta serio que sólo a partir de una información de calle que no fue verificada previamente se...

Viernes 15 de Noviembre de 2013

"Es una persona que no tiene antecedentes penales ni vinculaciones con bandas delictivas. No resulta serio que sólo a partir de una información de calle que no fue verificada previamente se allanen locales comerciales", afirmó Paul Krupnik, uno de los abogados defensores de Gabriel I., el dueño de la armería de Villa Gobernador Gálvez que fue allanada el miércoles en el marco de la investigación por tres resonantes crímenes ocurridos en los últimos meses en esa ciudad y en Rosario. El letrado señaló que su cliente ya recuperó la libertad y no quedó imputado de ningún delito.

Efectivos de la División Judicial de la Unidad Regional II realizaron el miércoles cinco allanamientos en diferentes inmuebles relacionados con Gabriel I., el dueño de una armería que funciona en Villa Gobernador Gálvez. Los uniformados sostuvieron que allí se encontraron alrededor de 50 armas entre escopetas de caza y de uso deportivo y pistolas 9 milímetros, además de unas 75 mil municiones de todo calibre. Si bien la mayoría de las piezas, según dijeron, estaban respaldadas con documentación legal, "inconsistencias relativas con las condiciones de seguridad en que se almacenaba una fracción de ese lote" motivó un decomiso parcial de lo hallado.

Tras un crimen. Los operativos fueron ordenados por el juez de Instrucción Nº13, Gustavo Pérez de Urrechu, a partir de una investigación sobre el homicidio de Diego "Tarta" Demarre, ejecutado el 27 de mayo pasado de cinco balazos a metros de su vivienda, en Maipú y bulevar Seguí. La víctima era dueña del boliche bailable Infinity Night, de Villa Gobernador Gálvez, frente al cual un día antes habían matado a tiros a Claudio Ariel "Pájaro" Cantero, uno de los líderes de la banda de Los Monos del barrio Las Flores.

Ese homicidio detonó una réplica sangrienta. Primero asesinaron a Demarre y un día después a Nahuel César y Marcelo Alomar, atacados cuando iban en una camioneta frente al Centro de Distrito Municipal Sudoeste, en el cruce de Francia y Acevedo. En ese ataque fue malherida la mamá de César y también fue alcanzado por los proyectiles el concubino de la mujer. Ese fue el otro motivo, según la pesquisa, para allanar la propiedad de Gabriel I. Pensaban hallar allí las armas utilizadas en los homicidios.

El armero fue apresado el miércoles a la tarde pero a las pocas horas fue excarcelado. "Mi cliente es muy reconocido en el ambiente de los clubes de caza de la ciudad. Tiene habilitación desde hace más de 20 años del Registro Nacional de Armas (Renar). Todas las armas —tres pistolas 9 milímetros— y las municiones secuestradas tienen la documentación que las acredita y las facturas de compra. Las entregaremos el lunes, por lo tanto no hay acopio de armas", aseguró Krupnik, quien ejerce la defensa junto a José Nanni.

Los operativos se concretaron en propiedades de Laprida 2231, 2233, y 2235 de Villa Gobernador Gálvez. Y siguiendo por la misma vereda, pero por la calle transversal, en las viviendas de Juan B. Justo 2071 y 2077.

Habilitaciones. Mientras se realizaban los allanamientos llegaron al lugar empleados del Renar. Estos aseguraron que la casa de Laprida 2233 no estaba habilitada como depósito de municiones y que sólo uno de los inmuebles, la de numeración 2231, tenía los papeles en orden para la exhibición y venta de armas.

A su vez, fuentes policiales dijeron que "en una de las viviendas se hallaron municiones sin ningún tipo de seguridad, en un galponcito con paredes de 15 (centímetros de ancho) y puertas de madera, que no es un ámbito con las condiciones de resguardo requeridas para el acopio de armas".

Sin embargo, el abogado contradijo esta versión y sostuvo: "Estaban (por las municiones) en un garaje conectado con el resto de la propiedad porque están haciendo refacciones".

El titular de la armería no vende al público en general ni tiene señalización comercial a la calle. Esta situación también fue explicada por el letrado. "Trabaja en un círculo cerrado de gente pero está autorizado para vender armas. Es una persona conocida y respetada en los clubes de caza y pesca deportiva como Guillermo Tell", sostuvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS