Rosario

La Universidad Nacional de Rosario, el punto de partida

Los efectos más visibles de la cuarentena tienen que ver con la desconexión de la actividad económica.

Domingo 28 de Junio de 2020

La reactivación luego de la pandemia será algo totalmente inédito y no está escrita en los manuales. Los efectos más visibles de la cuarentena tienen que ver con la desconexión de la actividad económica. Sin embargo, la capacidad instalada y la posibilidad de producir se mantiene intacta en muchos sectores y, por ende, la posibilidad de recuperar la oferta. A medida que las expectativas se vayan ajustando al panorama futuro, la demanda retomará su ritmo. Así lo señala el Observatorio Económico Social de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) en un estudio sobre los indicadores socioeconómicos del Gran Rosario en la etapa previa al Covid.

A través de una gama de indicadores socioeconómicos que permitan entender el comportamiento del mercado laboral y en los distintos niveles de desigualdad en Argentina y el aglomerado Gran Rosario, el Observatorio trazó un panorama previo a la declaración de las medidas de confinamiento. Buscó caracterizar el punto de partida previo al shock negativo de actividad.

"Al finalizar el cuarto trimestre de 2019, la economía argentina no logró quebrar la situación desfavorable registrada en períodos anteriores; si bien había indicios de una muy leve mejora con respecto a la tasa de desempleo, la misma terminó por registrar un nivel de 8,9 por ciento", describió.

En términos generales, el Gran Rosario muestra movimientos similares a los del agregado nacional. Pero el Observatorio destaca una particularidad en lo que respecta a la distribución de la tasa de desempleo por grupo etario: la mayor cantidad de desocupados se concentran en el segmento de jóvenes y de jóvenes adultos. "Dado que en este grupo se concentran las búsquedas de primer empleo, es probable que el escenario pospandemia afecte fuertemente a este sector", subraya.

Por otro lado, el coeficiente de Gini del aglomerado es el más bajo de la selección de este trabajo, registrando un nivel de 0,3996 en el cuarto trimestre 2019. Es decir que hay una menor concentración de los ingresos, acompañado por un promedio de ingresos familiares per cápita relativamente bajo en comparación a otros aglomerados. Medido en términos reales, fue de $15.230,66.

"En definitiva, el escenario previo a la pandemia encuentra al Gran Rosario en una situación de mayor igualdad relativa, menor nivel promedio de salarios, tasa de empleo por arriba del promedio nacional; pero con un problema potencial en lo que respecta a las posibilidades de empleabilidad de su población joven", indicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario