Economía

El riesgo de los créditos UVA y el fantasma del "Rodrigazo"

El Estado deberá salir al rescate financiando el pasivo con mayor presión fiscal, advirtió el tributarista Marcelo Saleme Murad.

Domingo 01 de Abril de 2018

Cuando la gente ya no pueda pagar sus créditos indexados porque la inflación siga en niveles muy elevados "la burbuja explotará" y el Estado deberá salir al rescate financiando el pasivo con mayor presión fiscal, advirtió el tributarista Marcelo Saleme Murad.

Este experto señaló que la indexación es un instrumento de vieja aplicación en la Argentina en escenarios inflacionarios como los que se observaron desde por ejemplo el "Rodrigazo", la crisis económica de 1975.

"En éste contexto, contratar un crédito actualizable por inflación más un porcentaje, es sin dudas alguna un riesgo enorme ya que quien contrata con éste sistema realmente no sabe cuánto terminará pagando", advirtió.

Y señaló que esa situación fue la que atravesaron quienes contrataron créditos hipotecarios que en enero de 1980 el Banco Central autorizó a través de su Circular 1050 a actualizar conforme inflación.

Para este tributarista, el sistema UVA es "claramente indexatorio" dado que la ley 27.271 que lo consagró lo "exceptuó" de la ley de convertibilidad del Austral (23.928) que lo prohíbe y sigue vigente para otros casos.

Saleme Murad dijo que él no hace un juicio de valor sobre la indexación, sino que se debe evaluar si es bueno acogerse a ese sistema en éste contexto económico de suba generalizada de precios permanente.

El tributarista dijo que "es tan pobre" la historia de respeto por las leyes que el Poder Judicial a "reinterpretando" las normas prohibiendo remates, bajado las tasas de interés de oficio y prohibido mecanismos de ajuste cuando estos sistemas generan crisis.

La inflación prevista por varias estimaciones de economistas este año será de entre el 15% y el 25%, "una real barbaridad" por lo que suscribir un contrato ajustable por inflación "es como lanzarse de un avión sin revisar si el paracaídas funciona", señaló el tributarista.

Y agregó que el peligro es latente aunque se establezca un "tope" del 30% de los ingresos del contratante.

"Ahora bien, quién se hará cargo de la mora cuando la gente no pueda pagar? Vieja respuesta: el Estado. ¿Cómo? Simple: comprando los créditos en mora, o directamente los pasivos de los Bancos que hayan prestado y no puedan recuperar", sostuvo.

El pase de Lebac a Leliq

El Banco Central comenzó a estimular el pase de inversiones en Lebac a Leliq o a bonos del Tesoro nacional, con el objetivo de agilizar la absorción monetaria y abrir la posibilidad a que los inversores acompañen el proceso desinflacionario, afirmó la entidad de servicios financieros Balanz Capital.

"Si bien pareciera ser una fuerte expansión monetaria de pesos, los $ 87.000 millones que no renovaron Lebac en la última emisión, resulta un poco engañosa", afirmó el director de Investigación de Balanz, Walter Stoeppelwerth.

Explicó que "justo antes de la licitación, el Central absorbió $ 16.000 millones a través de las Letras de Liquidez (Leliq), que crecieron a $ 151.000 millones, aumentando así la absorción de pesos previa a la licitación a casi $40 millones".

Stoeppelwerth destacó que "la Leliq es un instrumento que ha mejorado en buena medida la capacidad de absorción del BCRA".

Remarcó que "la venta de u$s 1.200 millones del Central en tres semanas para contener la suba del dólar no se tiene en cuenta al momento de calcular la absorción del Banco, ya que representan un intercambio de dólares por pesos que arroja una absorción efectiva de $ 22.300 millones".

El analista puntualizó que "el BCRA anunció que en la próxima licitación sólo habrá opciones de Lebac a cinco tramos, eliminando los dos períodos de vencimientos más largos, a 210 y 273 días".

A su criterio, "esta es una estrategia intencional por parte del Central para empujar a los inversores institucionales a tomar mayores riesgos de duración en bonos en pesos emitidos por el Tesoro, o bien provinciales o corporativos".

El analista calificó esta decisión del Central "como un paso más que positivo en busca de reducir parte del stock de Lebac, en $ 1,278 billones, y seguir desarrollando el mercado de capitales local".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario