Economía

El empleo regional entró en zona crítica

En el cuarto trimestre de 2018 la situación laboral "comenzó a agravarse" según datos provinciales. Cayó el número de empresas.

Domingo 14 de Abril de 2019

El mercado laboral en el Gran Rosario sintió a fin de 2018 el coletazo más fuerte de la crisis de un año que tuvo de todo: devaluaciones sucesivas, inflación sin freno y caída abrupta de la actividad económica y del consumo, matizado con tasas por las nubes y ausencia de financiamiento. Los números oficiales de desempleo que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y el relevamiento del Observatorio Laboral de Santa Fe _datos que se conocieron en las últimas semanas_ muestran cómo la situación del empleo "comenzó a agravarse" a partir del cuarto trimestre con algo de retraso respecto del ciclo nacional, un comportamiento muy propio del aglomerado que suele ser refractario a las tendencias generales.

Los datos de los últimos meses del año 2018 expresan, además, los efectos del modelo económico en el mercado de trabajo en la región a través de una caída en la cantidad de población ocupada, de una destrucción del empleo privado formal, de una reducción del número de empresas y de aumento de modalidades de contratación más flexibles.

El informe de mercado de trabajo en base a la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que realiza el Indec muestran que el desempleo llegó al 12,8 por ciento en el Gran Rosario en el cuarto trimestre de 2018 y la subocupación alcanzó el mismo porcentaje, con lo cual en diciembre pasado había en la región 156 mil personas con problemas de empleo. A ese número se le suman otras 106 mil personas "ocupadas demandantes de empleo", una nueva categoría que releva el organismo estadístico.

El número, que volvió a ubicar a Rosario como la "capital nacional de la desocupación" junto a Mar del Plata, visibilizó una realidad que mostraban todos los indicadores económicos sectoriales y que extrañamente no se plasmaban en los datos de mercado de trabajo del Indec.

Pero además, la ubica en desventaja respecto a otras provincia de la Región Centro. El informe de marzo de Indicadores Económicos Regionales elaborado por el departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Empresariales de Universidad Austral, detalla que _según datos de la EPH_ en los doce meses comprendidos entre el cuarto trimestre de 2017 y el mismo período de 2018 se destruyeron 3.000 puestos de trabajo en la Región Centro, los que sumados al ingreso de 53 mil nuevos oferentes al trabajo dejó un saldo de 56 mil desempleados nuevos, que representan el 22 por ciento del aumento en el desempleo de la región.

En ese mismo período anual, los aglomerados que crecieron en población ocupada fueron Gran Córdoba (28.000), Gran Santa Fe (4.000) y Concordia (3.000). "Por el contrario, en Rosario se perdieron 25.000 puestos de trabajo y 9.000 en el Gran Paraná", detalló el relevamiento que coordina la economista Ana Navarro.

Por otra parte, en el lapso comprendido entre el 4º trimestre de 2017 y el 4º trimestre de 2018 "en el aglomerado del Gran Rosario, hay 32 mil desempleados y 20 mil subocupados más".

"La tasa de desocupación agregada obedece a dos efectos "la mayor oferta laboral y la menor demanda de trabajo", agregó Navarro.

Si se toman en cuenta los datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) "en diciembre del año pasado, el empleo formal en el Gran Rosario en empresas de 10 y más personas ocupadas, cayó 0,9 por ciento respecto de igual mes de 2017 y comparado con noviembre creció 0,2 por ciento, con tendencia estable", detalló el informe de Universidad Austral.

Pero aclaró que la tasa de entrada al mercado laboral es "visiblemente inferior en diciembre de 2018", y si se analiza la modalidad contractual "se observa un mayor dinamismo en los contratos de duración determinada y a través de agencias, es decir modalidades más flexibles de empleo".

Observatorio provincial

Ese escenario es el que también muestra el Observatorio Laboral de Santa Fe, que con el relevamiento de los datos del último trimestre de 2018, ya cuenta con el balance anual.

Allí se observa que en 2018, el promedio anual de puestos de trabajo ascendió a 502.030 y el número de empresas 51.867 en toda la provincia, lo que representa una suba del 0,8 por ciento (3.985 puestos más que el año anterior) y una baja en la cantidad de establecimientos de -1,7 por ciento (878 empresas menos).

La desaparición de empresas es un fenómeno concentrado en las unidades productivas de menor tamaño del sector agropecuario, el comercio y los servicios inmobiliarios y personales.

En el aglomerado del Gran Rosario, el trabajo registrado en el año creció 1,2 por ciento y llegó a poco más de la mitad del total provincial, con 256.693 puestos formales, 3.104 más que en todo 2017. Ese número "supera el porcentaje del total provincial", aseguró el informe oficial.

De todos modos, esa evolución anual muestra un ritmo significativamente menor respecto de los años anteriores. Sacando 2016 _un año de fuerte desaceleración donde el crecimiento fue nulo_ la evolución en 2015 y 2017 había registrado niveles de 2,7 por ciento y 2,8 por ciento respectivamente.

Además, en la provincia y en la región el comportamiento del empleo registrado se desacopló de los movimientos del indicador nacional. Cuando a nivel nacional los registros bajaban aún eso no se llegaba a experimentar en la región que mostraba cierto colchón para amortiguar la caída.

Con el correr de los meses el Gran Rosario sí comenzó a experimentar, e incluso con mayor crudeza, los efectos de la caída.

Mientras que en el país el 2018 arrancó con una desaceleración en el número de puestos de trabajo, Santa Fe inició el año con una "tasa alta de crecimiento del empleo registrado pero culminó con signo negativo", indicó el Observatorio.

"En el primer trimestre de 2018 el crecimiento en la provincia fue de 2,6 por ciento (equivalente a 12.653 puestos de trabajo más que los registrados en el mismo trimestre del año anterior). En el segundo y tercer trimestre el crecimiento rondó el 1 por ciento (5.784 y 5.054 puestos de trabajo más, respectivamente); y en el último trimestre de 2018, la tasa de variación tuvo signo negativo (-1,5 por ciento, equivalente a 7.552 puestos de trabajo menos que los registrados en el mismo trimestre del año anterior)", detalló.

La crisis del cuatro trimestre

En el Gran Rosario y también en el Gran Santa Fe, "la situación del empleo registrado parece agravarse en el cuarto trimestre de 2018, con una tasa negativa para ambos: -1 por ciento y -3,4 por ciento respectivamente", lo que en números absolutos equivale a 2.688 y 2.537 puestos de trabajo que el mismo trimestre del año anterior.

"El sector privado a partir del mes de septiembre dejó de crear empleo neto en el mercado laboral local", puntualizó el informe de Universidad Austral.

Los datos que muestran el comportamiento en el último trimestre del año pasado se agravaron durante los primeros meses de 2019, aunque aún no hay relevamiento estadístico sobre ese período.

De todos modos, el ministro de Trabajo de Santa Fe, Julio Genesini, anticipó a principios de marzo un "escenario de complicaciones crecientes".

Según planteó, "2018 cerró con 284 procedimientos de crisis, que involucraron a 22 mil trabajadores. Y en dos meses de 2019 se tramitaron en el Ministerio de Trabajo 150 expedientes, entre renovaciones y nuevos pedidos".

Menos empresas

Los datos del Observatorio Laboral de Santa Fe también una "tendencia decreciente" en el número de empresas registradas. En el Gran Rosario, el año pasado cayó 1,9 por ciento la cantidad de compañías, por encima del 1,7 por ciento de baja que se registró a nivel provincial.

El mismo informe oficial apunta como un dato a observar que "no necesariamente los sectores que mayores pérdidas de puestos de trabajo registraron durante 2018 son los que experimentaron caídas en la cantidad de empresas registradas", o viceversa.

De hecho, a nivel provincial, la pérdida de empresas en el sector de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca llegó al 26,9 por ciento, pero el número de puestos de trabajo en el mismo segmento alcanzó al 50,3 por ciento.

En cambio, la caída de empresas vinculadas a la industria llegó a 13,3 por ciento y a 19,7 por ciento en puestos de trabajo. Estos niveles similares en la pérdida de empresas y de empleo está estrechamente vinculada con la matriz del modelo económico del gobierno nacional que contribuyó a destruir la matriz industrial del país.

Por otra parte, esto se expresa en el tipo de empresas que sintieron el impacto de la crisis macroeconómica. "A diferencia de lo acontecido en 2009 (año en el cual las empresas de mayor tamaño fueron las que más acusaron el impacto de la crisis financiera internacional con una caída en el nivel de puestos de trabajo casi del 6 por ciento), en 2018, el empleo registrado en las grandes creció 1,8 por ciento.

En cambio en las microempresas (que emplean de 1 a 5 trabajadores, representan 75 por ciento del total de empresas santafesinas, la creación de empleo registrado en 2018 cayó 1,4 por ciento (1.093 puestos menos que los existentes el año anterior).

Finalmente, el informe oficial de la provincia muestra que del total de empresas que cerraron en la provincia, el 99,6 por ciento son micro y el 0,4 por ciento medianas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario