Economía

El agua: patrimonio de vida y sujeto de derechos

Es clave que los distintos organismos internacionales y los Estados declaren al recurso bien público para toda la humanidad

Domingo 14 de Marzo de 2021

Se le adjudicaba a San Agustín la frase: “…credo quia absurdum…”, “…creo, porque es absurdo…”. Lo absurdo es un hecho irracional, arbitrario o disparatado. La humanidad, es la única gran depredadora de agua en nuestro planeta, ello nos señala lo increíblemente absurdo y disparatado del actuar de la dominancia humana. Esta actitud humana continúa y se profundiza En el planeta de la vida, el ser humano, es el único animal que pone en peligro serio y cierto al agua. Sea por contaminación, derroche y por el cambio climático que generan la dominancia. La humanidad con su crecimiento económico insustentable y el consumismo barbárico absurdo, producen la gran matanza de agua. Nuestro norte civilizatorio debe ser la justicia social económica y ambiental por la cultural de la vida. Evitemos que el agua siga sufriendo por la acumulación obscena y decadente de riquezas que realiza el 20% de la población mundial. Lo absurdo se vuelve creíble porque lamentablemente existe.

La pobreza de agua, desde nuestra perspectiva del ambientalismo inclusivo, roba las infancias de la Tierra: miles de niñas/niños mueren por día, por no acceder a agua y a saneamiento, generando una gran lesa ambientalidad.

Es una constante este biocidio, dentro de las 10 millones de personas infantiles que mueren anualmente en el mundo. Hay, por falta de justicia social económica y ambiental, 2.100 millones de personas que en el planeta del agua que no acceden integralmente a ella y 4.200 millones de personas que no tienen acceso al saneamiento integral.. Hubo avances, insuficientes, para que las personas accedieran al agua y al saneamiento con los Objetivos de Desarrollo para el Milenio que llegaron hasta el año 2015, y cuya finalidad era reducir al 50% la pobreza de agua y saneamiento.

La Conferencia del Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas continuó con el objetivo a cumplir la meta en el año 2030 de erradicar el 100%. La pobreza económica social trae la pobreza del vital elemento. El agua no llega a los pobres. Veamos, primero en la distribución en la Tierra, los países desarrollados tienen altas coberturas de agua y saneamiento llegando a más del 90% y segundo, dentro de los países no desarrollados, se puede observar, que los sectores ricos acceden al agua y saneamiento y los sectores pobres no. Una vez más queda comprobada que es un problema de equidad económica, social y ambiental. Y, por lo tanto de falta de decisión política. Por cada 1 euro invertido en agua y saneamiento, la economía se ahorra 34 euros en salud. Hay que evitar el biocidio actual. Entonces, ¿por qué no se actúa?, no hay actuación por la falta de decisión política de los Estados de la Tierra y de la ONU.

Para construir una decisión política universal de protección, cuidado y de justicia social y ambiental del agua se requiere declarar los derechos del agua en todas sus formas como persona no humana sujeto de derechos y como patrimonio de toda vida.

Hay aproximaciones que respaldan esta iniciativa, como la Constitución de Ecuador del 2008 con los derechos de la naturaleza, el fallo de la Corte Constitucional de Colombia 622/16 que declara persona no humana sujeto de derecho al río Atrato, el río Wbanganui en Nueva Zelanda, que por ley le otorga la calidad de persona no humana sujeto de derechos, lo mismo con los ríos Ganges y Yamura por el fallo de la Corte Suprema del Estado de Uttarkaban de la India.

En Murcia con la Mar Menor en proceso de personalización jurídica a dicho espacio de agua. Como así también en Rosario, la Declaración de Interés Público por el Concejo Municipal de que el río Paraná y los Humedales sean personas no humanas sujeto de derechos. Dicha propuesta fue elaborada y realizada por los directivos de la Cátedra del Agua y del Centro Interdisciplinario del Agua Fcpolit de la UNR. Apoyaron esta iniciativa los gremios del Movimiento Sindical Rosarino, Apur, Coad y Ads.

Que se declare la ONU y entidades multilaterales internacionales como así también los Estados de la Tierra al agua en sus diversas formas como persona no humana sujeto de derechos y patrimonio de la vida, sería adjudicarle derechos para salvarla y fundamentalmente conseguir, como decíamos al principio, estimular la decisión política de cuidar, preservar y proteger al agua. Porque el agua al ser persona jurídica (persona no humana sujeto de derechos) tendría su propia defensa y protección contra la contaminación, que realiza la minería a cielo abierto o la industria agropecuaria con los agrotóxicos, intoxicando ríos, lagunas y napas en un descontrol biocídico.

Este sería el primer planteo para una subjetividad colectiva, universal y que hermana a todos los seres vivos de la Tierra. Esta nueva y novedosa subjetividad jurídica colectiva, para que el agua sea sujeto de derechos, implicaría que los glaciares, nieve, ríos, lagos, mares, lluvias y agua subterráneas podrían mediante Defensores del Consejo de Seguridad del Agua Universal de la ONU o de los Estados de la Tierra para que el agua colectivo universal ejerza sus propios derechos.

Lograr que el agua en todas sus formas, sea persona jurídica colectiva con derechos, es consolidarla como bien común público para todos los habitantes de la Tierra. Eso implica desde ya, una ética universal del cuidado del agua y de sus venas, los ríos. Por ejemplo hay 10 ríos con problemas de contaminación como el Salwen en el sur este asiático al este del Tíbet, el Río de la Plata (entre otros por los agrotóxicos), el Danubio, el Indo, el Nilo, el Yangtze y el Mekong más los problemas ambientales en algunos de sus brazos del Amazonas; entre otros ríos.

Necesitamos como habitantes de la Tierra, que el agua en su Día Mundial, pueda lograr su subjetividad jurídica colectiva. El agua, la salud pública mundial y la vacuna para el Covid 19, sin patentes, tienen que pertenecer al Bien Común Público y proteger a cada habitante de la Tierra. La vida no permite que se la privatice y tampoco que lo absurdo se naturalice.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS