Economía

Cristina inauguró fábricas en "un día a pura industria" en Santa Fe

La presidenta reivindicó la reindustrialización del país porque sino “no habría clase media”. La mandataria pidió "no caer en la provocación de los que quieren volver al orden ultraconservador".

Martes 13 de Noviembre de 2012

Como ella misma lo remarcó, la presidenta Cristina Fernández tuvo "un día a pura industria" en Santa Fe. La inauguración de una fábrica, la reapertura de otra y las ampliaciones de otras dos, dibujaron la mejor escena posible para responder a la movilización opositora del jueves pasado. Desde Villa Constitución, ciudad emblemática por su perfil productivo y su historia de lucha sindical, la jefa del Estado reivindicó el proyecto de reindustrialización de la posconvertibilidad y su efecto sobre el empleo y la movilidad social. Sin el cual, advirtió, "no habría clase media". Instó entonces a "razonar con claridad" para entender el proceso político y económico nacido de la crisis de 2001 y "no caer en la provocación de los que quieren volver al orden ultraconservador".

Cristina volvió a Santa Fe. Se afincó en la nueva fábrica de Laminados Industriales, el emprendimiento del grupo italiano Beltrame, para producir "chapa naval", un insumo básico para la fabricación de barcos y barcazas. Un proyecto que, recordó la presidenta, "en los 90 no podría haberse ni pensado" y que, cuando finalicen todas las etapas de inversión de 200 millones de dólares se convertirá en un nuevo complejo siderúrgico en el país.

Ciudad del acero. Desde esa planta, anunció la reapertura de lo que queda de Paraná Metal, la fundición que cerró en 2010 y que volverá a funcionar, en una versión ajustadísima respecto de la original, de la mano del grupo de Cristóbal López. También se conectó por videoconferencia con la fábrica de acoplados y semirremolques de Randon en Alvear, donde se inauguraron las obras realizadas en los últimos dos años para aumentar 60 por ciento su capacidad productiva y crear una plataforma de exportación al Cono Sur. Y con Santo Tomé, donde se inauguró una nueva línea de producción de alimentos para mascotas que Purina, la marca de Nestlé, tiene en Santa Fe.

La presidenta estuvo acompañada por la conducción de la UOM de Villa Constitución, que tras las últimas elecciones tiene como referencia nacional a la CTA que conduce Hugo Yasky. También fue la cúpula del sindicato metalúrgico a nivel nacional, encabezado por el también jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló. Cristina recordó la historia de lucha sindical de la región. Y les recomendó a los trabajadores que "sean sensatos" en los reclamos. No dejó de recordar que se convirtió ayer en la primera presidenta o presidente del país en visitar la ciudad del acero. El dato se lo había dado segundos antes el presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria (FPV) Agustín Rossi.

El legislador nacional santafesino acompañó a la presidenta en la mesa central, que compartió con el gobernador Antonio Bonfatti, el intendente Horacio Vaquié, el ministro de Salud, Juan Manzur, y las autoridades de la empresa italiana. Cerca del palco, estaba el referente de La Cámpora, Marcos Cleri. La agrupación que lidera Máximo Kirchner, el Movimiento Evita y la Kolina de Alicia Kirchner, le pusieron el color militante al acto. Desbordaron el circuito de vallas armado en forma de U, por el cual Cristina desfiló al cierre del acto, durante unos veinte minutos, estrechando manos y firmando banderas. Unidas y organizadas, las barras pocas veces corearon los mismos cánticos, no se mezclaron y en diplomático duelo alternaron la hegemonía buyanguera. Disciplinadas, ahogaron la tentación del silbido cuando habló Bonfatti. El intendente de Villa Constitución no tuvo tanta suerte.

Gestos. Presidenta y gobernador dieron cátedra de relaciones públicas en la primera cita luego de los fuertes cruces verbales entre kirchneristas y socialistas por el narcoescándalo. El mandatario provincial le agradeció las visitas a la provincia y le pidió la autorización para llevar adelante la licitación de la zona franca de Villa Constitución. Le cantó: "Si le va bien al país le va bien a la provincia". Ella llegó con el ministro de Salud para firmar la adhesión de la provincia al programa de salud Sumar, que promete una inversión en prestaciones de 280 millones de pesos, y confirmó el aporte de 2 millones de pesos para el fondo algodonero.

Cartografía kirchnerista. Del castigo se ocuparon los referentes kirchneristas en Santa Fe, que mantuvieron las críticas a la política de seguridad de la administración socialista. Lo hicieron desde distintos puntos del territorio, ya que la presidenta los distribuyó de un modo geográficamente sugestivo. Rossi en el palco. El secretario de Transporte, Alejandro Ramos, con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, en Paraná Metal. La diputada provincial María Eugenia Bilesa, con la ministra de Industria, Débora Giorgi, en la planta de Randon en Alvear, y el diputado nacional Omar Perotti en Santo Tomé, junto al ministro de Agricultura, Norberto Yauhar. Una radiografía política, económica y territorial que tendrá su lectura en el año electoral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS