política

Discurso con todo el pasado por delante

Jueves 04 de Marzo de 2021

En la apertura de las sesiones legislativas, el presidente Alberto Fernández volvió a hacer uso de su modus operandi, mentir y calificar de odio a las críticas a su gestión. Nunca se vio tan clara la contradicción entre el objetivo hipócrita de unir a los argentinos y la realidad de lo que hace. El único plan de su mamarracho discursivo es la pretensión de perseguir penalmente al gobierno anterior. No faltó el ataque al Poder Judicial, un clásico de los gobiernos autoritarios. Lo dijo con todas las letras, con la excusa de un supuesto mal funcionamiento, se propone interferir en la Justicia en busca de impunidad para su jefa. No fue un discurso sobre el estado de la Nación que exige la Constitución. Fue una diatriba partidaria de la más baja calaña, propia de un gobierno fracasado y sin autoridad moral.

Jorge Enriquez

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario