Femicidio en villa Banana
Sábado 04 de Junio de 2016

Quedó tras las rejas otro imputado por el crimen de la niña Guadalupe Medina

Wititi se entregó el jueves, dijo ser inocente y no tener problemas en quedar preso hasta que se hagan los análisis de ADN.

"Yo me presto a quedar detenido hasta que me hagan todos los análisis porque no tengo nada que ver con este caso". Con ese descargo, Rodrigo Gustavo "Wititi" B. se convirtió en el tercer acusado por la violación y asesinato de Guadalupe Medina, la nena de 12 años que fue encontrada muerta hace diez días en una construcción abandonada de villa Banana. De manera similar a su cuñado Mauricio "Chueco" C., quien fue imputado un día antes, dijo que no tiene nada que ver con el hecho por el cual se lo acusa y que espera ser sometido cuanto antes a pruebas de ADN que le permitan cotejar los rastros hallados en el cadáver de la menor con su genotipo. En ese marco, Wititi seguirá en prisión preventiva sin plazo mientras se espera el resultado de ese examen.

Rodrigo B. es el tercer acusado (uno de ellos menor de edad) a quienes un testigo de identidad reservada vio charlando con la nena, en una casilla abandonada, horas antes de hallarla muerta por estrangulamiento y con marcas de abuso sexual en ese mismo lugar. Con una mancha de sangre en la pierna derecha, ayer Wititi entró caminando con dificultad a la sala donde lo esperaban para la audiencia imputativa.

Apremios. De 20 años, con educación primaria incompleta y tras decir que se apoda sólo "Witi", el muchacho aseguró que fue golpeado durante su detención y por eso el defensor público Hernán Soto denunció apremios ilegales por parte de la policía.

"Me duele mucho la pierna", le dijo a la jueza Hebe Marcogliese cuando su defensor dio cuenta de la situación de maltrato recibida. Según refirió, tiene una herida de bala, que al presentarse un día antes en Fiscalía no registraba complicaciones pero que en sólo 24 horas empeoró con señales de infección. Ante eso se ordenó que lo revisara de inmediato un médico forense y que luego sea recibido por la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocchi para registrar la denuncia por apremios. Por ese motivo se dispuso su trasladado desde la cárcel de Piñero a la Unidad 3 de Rosario, en Riccheri y Zeballos.

Wititi es el cuñado de Nelson "Pandu" Aguirre, preso por el homicidio del albañil Javier Barquilla, ocurrido en la misma villa Banana en febrero de 2015 y señalado como jefe de una banda de narcomenudeo que somete al miedo a los habitantes de villa Banana. Wititi había sido condenado a 3 años de ejecución condicional por amenazas calificadas posteriores al crimen de Barquilla, cuando lo apuntaron por el homicidio de la nena.

Lesiones graves. El cuerpo de Guadalupe Medina fue encontrado cerca de las 7.30 del 25 de mayo pasado en un pasillo de Lima al 2900. La autopsia detectó que había sido estrangulada. Tenía lesiones en el cuello, la lengua, la ingle, la vagina, la zona anal, el muslo derecho y la pantorrilla derecha.

El fiscal Florentino Malaponte acusó a Rodrigo B. como coautor de un "abuso de una persona menor de 13 años con acceso carnal, cometido por más de dos personas y con resultado muerte". Un delito que prevé prisión perpetua. Le endilgó haber actuado en el hecho junto al menor Gabriel Q. y su cuñado Mauricio "Chueco" C., un changarín de 19 años imputado por el mismo delito un día antes. La pareja de Chueco es Jésico, una hermana de Wititi, con la que tiene hijos.

Sin embargo Mauricio C. dijo ser inocente, argumentó que estaba durmiendo cuando ocurrió el crimen y que su familia se tuvo que ir del barrio porque intentaron incendiarle la casa en represalia por el crimen. También pidió ser sometido a un examen de ADN y quedó en prisión preventiva sin plazo.

El tercer acusado es un adolescente de 16 años que según el testigo de identidad reservada esa noche vestía "un camperón verde". La misma prenda que llevaba al ser detenido. Ese chico está a disposición de la jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena y alojado en el Irar a la espera de pericias.

Descargo. "Yo lo único que quiero decir es que me presto a quedar detenido hasta que me hagan todos los análisis porque no tengo nada que ver. Es lo único que tengo para decir", declaró ayer Wititi, escueto pero enfático, y pidió que la prueba de ADN se realice lo antes posible.

Al respecto Malaponte explicó que en la vagina de la nena se halló un líquido viscoso que sería semen y que puede ser sometido a un cotejo biológico. Lo que aún no está definido es cuándo se hará la extracción de sangre y dentro de qué plazos estarán listos los resultados. Es que la tramitación de los análisis de ADN, explicó el fiscal, está a cargo de la Corte Suprema provincial por una cuestión de costos.

Otra prueba pendiente es la pericia de tres teléfonos celulares secuestrados en los allanamientos. El lunes a las 10 se hará la apertura del sobre donde están guardados, en el gabinete de inteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) que funciona en el Instituto Médico Legal.

El testigo. La principal evidencia que citó el fiscal contra Wititi fue, una vez más, la declaración del testigo de identidad reservada que dijo haber visto a los tres sospechosos hablando con Guadalupe en la misma construcción de ladrillo hueco de cuatro metros por siete, sin techo ni puerta, donde más tarde encontró el cadáver.

El testigo dijo que pasó por el lugar alrededor de las 3 de la madrugada y vio al Chueco, a Wititi y a un pibe con campera verde hablando con Guadalupe. Se fue a su casa a dormir pero no pudo conciliar el sueño y al rato salió a caminar. Como le dieron ganas de orinar se acercó a ese lugar que en el barrio se usaba como baño y se encontró con el cuerpo de la nena. El testigo fue ingresado ayer a un programa nacional de protección.

"La nena apareció violada y con golpes después de estar charlando ahí con estas tres personas", planteó el fiscal. "Hay un testigo que lo ubica (a Rodrigo B.) en el lugar a una hora en que necesariamente queda vinculado", añadió. Luego pidió la detención preventiva sin plazo del muchacho. Y apuntó que el mismo nunca se presentó a fijar domicilio en el juzgado de Ejecución Penal que controla su condena condicional y por eso tiene desde diciembre tenía un pedido de captura.

Wititi, en ese marco, aceptó quedar detenido hasta que se aclare la situación y la jueza ordenó su prisión sin plazo, una medida que será revisada recién cuando el resultado de las pruebas genéticas aporte más claridad sobre el caso que conmocionó a gran parte de la ciudad y a los habitantes de la populosa villa de la zona oeste en particular.

Comentarios