Policiales
Viernes 28 de Abril de 2017

Lo mataron cuando quiso defenderse de un robo

Un hombre de 43 años que habitaba en una precaria vivienda de un asentamiento ubicado en el sureste de Villa Gobernador Gálvez fue encontrado muerto ayer al mediodía.

Un hombre de 43 años que habitaba en una precaria vivienda de un asentamiento ubicado en el sureste de Villa Gobernador Gálvez fue encontrado muerto ayer al mediodía. En principio los investigadores pensaron que podría haber sido apuñalado, pero al trasladar el cuerpo al Instituto Médico Legal y por medio del preinforme de autopsia, los forenses determinaron que presentaba un orificio de bala en el tórax. Según relatos de vecinos, el hecho que desembocó en el homicidio habría sido el intentó del hombre por impedir el robo de unos animales de su propiedad que "un par de pibes" quisieron sacarle.

La víctima fue identificada como Héctor Marcelo Albornoz, quien vivía en Espora al 100 bis de la vecina ciudad. La calle está rodeado de un pastizal olvidado y desemboca en la barranca del Paraná. A la vera del mejorado de pavimento, con los años se fueron asentando casas precarias de chapa. El pasillo donde vivía Albornoz es un corredor ancho, sinuoso, con casas a ambos lados donde las paredes son de cartón y los agujeros suplantan alas ventanas.

Ayer a la tarde, en los accesos de la villa de calle Espora, los vecinos estaban asombrados y en silencio. Uno de ellos comentó que "Marcelo vivía solo y no tenía problemas con nadie. Fue uno de los primeros que vivió acá, hace como diez años. Después se casó y se fue con la mujer y la hija a otro lugar. Pero se separó y volvió al barrio", dijo un hombre que aseguró conocer a la víctima "desde hace mucho tiempo".

Otra vecina contó que "anoche (por la madrugada del jueves) se escucharon un par de tiros, pero no nos sorprende porque siempre se escuchan estampidas por acá. Vimos que esta mañana Marcelo no salía de su casa y cuando llegó el hermano lo encontró tirado en el piso de barro, sobre un charco de sangre seca".

Además, la gente del lugar reconoció que la víctima "tenía un par de chanchos y se los querían robar. No sabemos que pasó, porque lo vieron ayer a la siesta, pero no tenía bronca con nadie". Oficialmente, en tanto, no se logró información sobre antecedentes penales de la víctima.

Héctor Marcelo Albornoz estaba desocupado, pero cuando tenía trabajo se dedicaba a arreglos de albañilería, ser asador en restaurantes y parrillas de Villa Gobernador Gálvez y a cualquier changa que le permitiera comer.

Comentarios