Banda de Los Monos
Lunes 02 de Octubre de 2017

Indagaron a "Guille" Cantero como organizador de secuestros extorsivos

Un fiscal federal lo interrogó en Coronda a partir de escuchas en las que se lo captó dando órdenes a quienes tenían cautivo a un joven.

La situación se dio hace 20 días en barrio Triángulo y no pudo haber sido menos sorprendente ni tan brusca y visible. Era viernes a las 19.30, caía la noche, no hacía frío. Franco R. estaba en la calle conversando con unos amigos cuando dos sujetos, armas en mano, se bajaron de un auto rojo con vidrios polarizados y lo obligaron a subir al vehículo. Le cubrieron la cabeza con una capucha, le dijeron que estaba secuestrado y luego de circular durante un rato lo hicieron bajar en un galpón. Allí los captores empezaron a mostrar menos decisión y a discutir como en un policial bizarro. "Boludo, nos confundimos feo. El que nos dijeron que agarráramos tenía un lunar. Nos dijeron que tenía campera y este tiene un buzo. Todo mal. Este no es el nuestro".

El diálogo fue transmitido por los captores con un celular a una persona a la que llamaban "Tío". Mientras esto pasaba le iban preguntando al cautivo cómo se llamaba. El nombre que el pobre muchacho balbuceó con los ojos todavía tapados no tenía nada que ver con el de la persona elegida como blanco del secuestro. El cautivo tuvo la suerte de tener encima su DNI y así, sus captores supieron que no les mentía. Dos horas después lo liberaron.

La pesquisa de este episodio con aires de comedia bufa le sirvió a la Fiscalía Federal Nº 3 de Rosario para establecer que el secuestro fallido se había planeado desde la cárcel de Coronda. Y que el ideólogo era Ariel Máximo Cantero, alias "Guille" y líder de la Banda de Los Monos.

Buscador de víctimas

El secuestro se concretó el pasado 9 de septiembre en bulevar Seguí y Espinillo pero a las dos horas la víctima estaba libre. Al advertir el yerro, los captores lo subieron al mismo auto —descripto como un Ford Fiesta o Focus de cola larga— y en bulevar Seguí y Circunvalación le dijeron que se bajara.

El sábado a la tarde fue indagado un joven sospechado por este hecho que está preso acusado de la "sustracción, retención y ocultamiento con fines de rescate" de Franco R.

En tanto, Cantero también fue indagado en la cárcel de Coronda como presunto ideólogo de este delito —para los investigadores es la persona a quienes los captores llaman "Tío"— a la vez que el gran elector de los blancos y de la organización de la logística para retener a los cautivos.

La idea, según la hipótesis que afianzaron los fiscales, era elegir como víctimas a familiares de narcotraficantes, lo que les aportaba dos certezas: la capacidad económica para afrontar los pagos y reaseguro de que no habría denuncia.

Allanamiento

Con asistencia de la Fiscalía Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese) que dirige Santiago Marquevich, el fiscal Federico Reynares Solari identificó como partícipes del hecho a Ezequiel David "Parásito" Fernández y a su hermano Nahuel Esteban, apodado "Chino".

En un allanamiento en la casa donde ambos viven con su madre, en José Ingenieros 7600, la División Antidrogas Rosario de la Policía Federal secuestró el viernes una ametralladora Halcón con la inscripción "Gendarmería Nacional Nro 0031", tres pistolas calibre nueve milílmetros, chalecos antibalas policiales, cargadores y municiones.

Por su parte Guille Cantero fue indagado el sábado a la tarde por Reynares Solari en la oficina de la subdirección de la cárcel de Coronda, donde había una PC y una impresora para hacer el acta. El acto procesal se hizo allí para evitar un despliegue de seguridad de traslado a los Tribunales de Oroño al 900.

Cantero fue imputado como ideólogo del secuestro de Franco R. y la planificación de otro hecho similar. En la cárcel habían secuestrado de su celda tres cuadernos con anotaciones.

El día anterior a este allanamiento los abogados de Guille, Fausto Yrure y Carlos Edwards, habían estado en una audiencia de hábeas corpus en los Tribunales provinciales para que fuera trasladado a un pabellón común, lo que contó con la decisión favorable del camarista Daniel Acosta. Sin embargo, para asistir a Guille en Coronda por esta nueva imputación esta vez acudió una defensora federal oficial, Roxana Gambacorta.

"Nada que ver"

Previamente, a las 8 del sábado, fue la indagatoria de Nahuel Fernández, de 25 años, quien aceptó declarar. Mostrando sus manos con marcas de grasa, dijo que lo detuvieron el jueves por la noche en su casa al llegar de trabajar en un taller mecánico de Camilo Aldao y Mendoza. Adujo que las armas incautadas de su casa por los efectivos de la Federal fueron halladas en el dormitorio de su hermano, sobre cuyo paradero dijo no tener idea.

Sostuvo que de su cuarto sólo secuestraron dos fotos en las que está con su hermano. Afirmó no tener nada que ver con ningún secuestro ni conocer a Guille Cantero.

"No tengo antecedentes y nunca tuve ninguna causa. Si la víctima lo desea yo me presto a un reconocimiento porque no estuve donde dicen ni participé de ningún secuestro. El día que me detuvieron yo iba a ir a lo de mi novia. Hacía tres horas que estaba en casa, vinieron y me detuvieron", sostuvo.

Ante una pregunta de su defensor dijo que su sobrenombre era "Chino". Al que le atribuyen estar en el secuestro sería su hermano apodado "Parásito", que hasta anoche seguía prófugo. También le preguntaron si su hermano trabaja. Contestó que no. "En las escuchas no está claro quién es quien", dijo un vocero de la causa.

   Las escuchas sugieren a los investigadores que estos secuestros eran organizados por Guille Cantero, que tenía como objetivo a transas del narcotráfico con la idea de pedir una suma millonaria a la familia de la persona a la que confundieron con Franco R. La causa se inició con la denuncia que este joven hizo la misma noche de su fugaz cautiverio en una fiscalía del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de la provincia.

La segunda

Esta es la segunda vez que Guille Cantero es acusado por la Justicia Federal como organizador de un delito desde la cárcel. La primera fue en noviembre de 2015 cuando el juez Marcelo Bailaque lo procesó por gestar, utilizando teléfonos celulares y un fijo del penal de Piñero, el traslado a Rosario de una carga de marihuana.

   Por ello Guille fue procesado junto a 22 personas en una pesquisa iniciada en 2014 a partir de la actividad de un búnker de drogas de Laprida al 6600 que desembocó en el secuestro de más de 600 kilos de marihuana en un depósito de Corrientes y en un camión interceptado en Chaco con destino a Rosario.

   Cantero también afrontará este mes, si se mantiene la fecha, un juicio oral como jefe de asociación ilícita en la llamada Causa Monos. Lo acusan de liderar una banda dedicada a cometer delitos violentos para asegurar negocios en un territorio liberado.

Comentarios