La ciudad
Martes 13 de Septiembre de 2016

Nación y provincia enfrentarán juntas el delito en Santa Fe

Rubricaron ayer un convenio por el cual crearon comandos operativos que intercambiarán información y recursos.

El presidente Mauricio Macri y Miguel Lifschitz firmaron ayer un convenio que pretende sentar las bases para revertir la crisis delictiva que golpea a la provincia de Santa Fe. Se constituye un comando estratégico, de carácter político, integrado por el propio gobernador y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; a la vez que otro comando conjunto, operativo, integrará a las conducciones de las agencias nacionales de seguridad (Gendarmería, Policía Federal, Aeroportuaria y Prefectura) y de la Policía y el Servicio Penitenciario provincial.

El convenio consta de 12 cláusulas; en la quinta se define que para los delitos de competencia federal —narcotráfico, entre otros— "las acciones quedarán bajo supervisión y directivas de Gendarmería".

Ayer no se hizo público el número de efectivos federales que intervendrán en la provincia de Santa Fe. Aunque se anunció que el próximo viernes, en Rosario, se realizará la reunión constitutiva del comité estratégico, para luego poner en funcionamiento también al comité operativo.

Luego de la reunión en el propio despacho presidencial, Bullrich, también partícipe del encuentro, explicó a La Capital: "La idea es que haya una apertura de la información, tanto de las fuerzas federales como de la provincial, compartir. Queremos observar cómo están trabajando tanto los efectivos federales como la policía provincial, con un sistema que se denomina georreferencial".

Sin embargo, la apertura mutua de la información no será para todos los casos. "Las acciones serán integradas en algunos casos, y desintegradas en otros. Se irán decidiendo en el comité operativo; siempre es bueno el control cruzado entre las distintas fuerzas, saber dónde, cómo y cuándo se mueven tanto las fuerzas federales como la policía provincial y el servicio penitenciario. Tendremos un mapa federal para saber cómo están trabajando las fuerzas en conjunto", explicó Bullrich.

Consultada por este diario, Bullrich adelantó que si se detectaran casos de corrupción "se analizarán de manera conjunta".

Altos mandos. Ayer mismo, luego del encuentro en la Casa Rosada, la ministra de Seguridad se reunió con los jefes operativos de la Gendarmería, Prefectura, Policía Federal y Policía Aeroportuaria. "Tenemos un acuerdo de confidencialidad, alguna información no la vamos a hacer pública porque no queremos que se enteren los que «están del otro lado» (delincuentes)", reveló Bullrich en la sala de conferencias, en el segundo piso de Balcarce 50.

El convenio acordado luego de fuertes cruces entre Santa Fe y Nación será efectivo para toda la provincia y vigente hasta el último día de 2017.

En ese documento se compromete, en las próximas dos semanas, a través del comité operativo conjunto, a elevar un plan de operaciones. "Más que el número de efectivos, lo nuevo aquí será la coordinación de las fuerzas. Cuando no hay coordinación, buena parte de los recursos se terminan desperdiciando", explicó Lifschitz ayer en la Casa Rosada.

Para el gobernador, "el convenio marca una diferencia respecto de lo que venía aconteciendo, en el sentido de que ahora encararemos un trabajo coordinado".

Lifschitz, siempre luego de la trascendental reunión, y sentado junto a Bullrich y a Rogelio Frigerio (ministro de Interior, también presente en la reunión con el presidente) abundó: "El comité deberá elaborar informes permanentes para evaluar la situación. Nos pone por primera vez en coordinación, tanto para controlar el delito de competencia federal como el delito de competencia provincial. Los delitos se abordarán en común, porque muchas veces se producen hechos que vinculan una cosa con la otra".

A su vez, Bullrich explicó que el proyecto de envío de fuerzas federales a Santa Fe se diferenciará de las experiencias anteriores porque no se reducirá a patrullajes y presencia territorial. "Creemos que el narcotráfico y la violencia que hoy vive la provincia de Santa Fe, que tiene índices de homicidios superiores al resto del país, se combaten con investigación criminal y no sólo con los patrullajes. Será un trabajo profundo", determinó.

La ministra buscó ponerle un punto final a los fuertes cruces políticos entre los gobiernos provincial y nacional que se sucedieron en las últimas semanas. "Será la mejor respuesta para la provincia de Santa Fe, sin réditos para un determinado color político. La provincia no debe sentirse discriminada, recibe los medios federales como otras provincias", aseguró.

Comentarios