El Mundo
Domingo 23 de Abril de 2017

La extrema derecha sale beneficiada del atentado en París

El centrista Macron encabeza los sondeos, pero muchos temen que el ataque en los Campos Elíseos juegue a favor de Marine Le Pen

La experiencia histórica reciente y especialistas en sociología electoral señalan que el atentado de la noche del jueves en los Campos Elíseos puede dar un vuelco favorable a la derecha y, en especial, a la extrema derecha en la primera vuelta de la elección presidencial que se celebra hoy. Bruno Jeanbart, director general del instituto Opinion Way, resume de este modo al diario español ABC el alcance electoral del atentado: "Hasta el jueves, todos los estudios anunciaban un empate a tres bandas, entre Marine Le Pen (extrema derecha), Emmanuel Macron (centrista) y François Fillon (derecha). Le Pen y Macron seguían siendo los favoritos. Pero Fillon solo estaba a un par de puntos de distancia. Si se recuerda que el margen de error de los estudios de opinión es de un 2 o un 2,5 %, parece claro que todo se jugará en un pañuelo, con una alta incertidumbre. Dicho esto, la inseguridad y las amenazas terroristas son asuntos clásicos de la derecha y la extrema derecha, que suelen beneficiarse de este tipo de acontecimientos".

   En Francia, hay dos claros antecedentes de voto electoral influido por sucesos o acontecimientos trágicos. La histórica victoria del ultra Jean-Marie Le Pen, en la primera vuelta de la elección presidencial de 2002, ya estuvo marcada por el atentado de Nanterre, el 27 de marzo de ese mismo año, cuando un perturbado mató a tiros a ocho personas e hirió a otras diecinueve en la alcaldía de la ciudad. Semanas más tarde, en vísperas de la primera vuelta presidencial, un jubilado de 72 años fue agredido de manera salvaje y unos vándalos incendiaron su domicilio.

Antecente

El presidente conservador, Jacques Chirac, denunció el clima de inseguridad y «laxismo» del gobierno socialista de Lionel Jospin, gran favorito de la presidencial de aquel año. Días más tarde, Jean-Marie Le Pen, patriarca fundador del Frente Nacional (FN, extrema derecha), eliminó en primera vuelta al favorito socialista, con una ventaja de 190.000 votos. Las elecciones las terminó ganando Chirac, pero todos los historiadores de aquella elección han subrayado la importancia crucial que tuvo la polémica sobre la inseguridad para aquel avance histórico de Le Pen.

   Trece años más tarde, el 13 de noviembre de 2015, una banda de yihadistas sumió a París en un espantoso baño de sangre en la sala de fiestas Bataclan, el Estadio de Francia y otros lugares. Un mes después de aquella matanza (130 muertos, 413 heridos), el FN de Marine Le Pen fue el partido más votado en la primera vuelta de las elecciones regionales del 6 y el 13 de diciembre de aquel año. Más de 6 millones de franceses votaron a la extrema derecha. Diecisiete meses más tarde, el atentado de los Campos Elíseos no ha tenido las proporciones trágicas de la matanza del Bataclan, pero Marine Le Pen se mantiene al alza en las encuestas (con un 23%) por más que todos los candidatos han adoptado una actitud firme frente al terrorismo.

   Con un 24% de intención de voto, el social reformista Emmanuel Macron seguía siendo el favorito de los sondeos realizados antes de la tragedia. Pero, a la hora de votar? ¿elegirá una Francia conservadora o muy conservadora a un candidato de 39 años, sin experiencia política? Ese es el punto débil del favorito.

   Con un 20% de intención de voto, François Fillon fue el primer candidato en reaccionar con energía. Hace apenas dos meses, el conservador publicó un libro denunciando la guerra mundial del totalitarismo yihadista contra las democracias. En un tema tan crucial como la seguridad nacional, la experiencia de Fillon puede pesar mucho más que sus escándalos de corrupción

   El premier Bernard Cazeneuve acusó a Marine Le Pen y François Fillon de intentar «capitalizar» la amenaza yihadista. Ambos responden en términos bastante semejantes: "El gobierno de François Hollande ha confirmado su impotencia ante el peligro terrorista".

Participación electoral

Inmigración, inseguridad y denuncia de la ineficacia gubernamental contra el terrorismo son temas clásicos de Le Pen. Esta es la gran favorita para pasar a la segunda vuelta del 7 de mayo. Si Macron fuese el rival de Le Pen en la segunda ronda, algunos analistas temen que la ultra pudiera acaparar el voto más conservador y alzarse con la victoria. Antes del atentado, se temía una abstención récord del 30%. Tras el atentado se espera una mayor participación electoral.


Comentarios