la_region
Viernes 16 de Septiembre de 2016

Cañada Rosquín: estalló una caldera y hay heridos

El hecho se produjo en la planta que comparten una cooperativa y una empresa aceitera. Un hombre está grave y hay cuatro lesionados.

Un herido de gravedad, cuatro víctimas más con contusiones leves y grandes daños materiales fue el saldo de la espectacular explosión de una caldera, ocurrida ayer a las 10 30, en la planta fabril que comparten la Cooperativa Jabonera de Cañada Rosquín y la empresa aceitera Baselcheme en el kilómetro 170 de la ruta nacional 34 en los suburbios de esa ciudad.

Un albañil, Martín Pansa, que trabajaba en la construcción de una pared de contención para una caldera para agua y que está afectada a la producción de aceites, por la explosión recibió fuertes golpes en la cabeza y graves quemaduras en el torso, a lo que se sumó el daño ocasionado a su organismo por la inhalación de vapores con alta temperatura. Tras recibir los primeros auxilios por parte de los paramédicos y los bomberos voluntarios locales, fue rápidamente derivado al Samco local, al igual que sus compañeros, pero luego, por la particular gravedad de sus lesiones fue derivado a la localidad de El Trébol y desde allí al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) de Rosario

Onda expansiva. Según datos proporcionados por el subdirector del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cañada Rosquín, Daniel Tamagna, a La Capital, tanto el albañil como sus compañeros fueron fuertemente expulsados por la onda expansiva de la explosión que alarmó a toda la población de la localidad donde se levanta la planta.

La empresa Baselcheme, con oficinas en Rosario y que cuenta con 20 trabajadores en su plantilla, produce oleínas que se destinan a la industria alimentaria y utiliza pellets de soja.

Además, comparte las instalaciones fabriles con la Cooperativa Jabonera rosquinense, una empresa recuperada por los trabajadores que ocupa a 50 personas y posee otras tres calderas más en funcionamiento.

En el procedimiento, según las fuentes, participaron dos dotaciones de bomberos y dos ambulancias y trascendió que por la fuerza del espectacular estallido, el cuerpo principal de la caldera se comportó como proyectil que se desplazó gran cantidad de metros, derrumbando muros y todo lo que se interponía a su paso.

Una parte de la caldera que estalló la mañana de ayer habría volado unos 200 metros, cayendo en pleno campo.

Comentarios