Turismo

Buenos Aires: paseando por un sueño

La capital argentina atrae a visitantes de todo el mundo y de distintos gustos.

Domingo 18 de Mayo de 2008

La ciudad de Buenos Aires siempre es una tentación a la hora de programar un fin de semana o unas cortas vacaciones. Allí el viajero encuentra todo, diversión, paseos, museos, shoppings, coquetos barcitos, teatros, cines, parques y restaurantes a granel y una excelente hotelería. Muchos son los circuitos posibles para realizar una visita a SanTelmo y su tradicional plaza Dorrego donde los mejores anticuarios abren sus puertas para mostrar sus maravillas. Infaltable el paseo por el barrio de La Boca, con su típica calle Caminito y el imponente estadio de fútbol conocido como La Bombonera. Y por qué no recorrer El Tigre y su Puerto de Frutos, o visitar La Recoleta, tomarse un cafecito en La Biela y luego cruzar y visitar la iglesia Nuestra Señora del Pilar, para finalizar en el cementerio de la Recoleta y palpar la historia de nuestro país a cada paso.

El recorrido comienza en San Telmo que en sus orígenes fue habitado por las familias mas adineradas de Buenos Aires, hasta que la epidemia de la fiebre amarilla de 1871 los obligó a mudarse al norte. Con el tiempo su fisonomía fue cambiando hasta convertirse en un paseo obligado, donde se pueden apreciar las valiosas obras de arquitectura de tiempos anteriores.

Entre los sitios de interés se destacan la iglesia Ortodoxa Rusa (1904), el pasaje de La Defensa (típica casona del siglo pasado que recrea el Buenos Aires Colonial) y la plaza coronel Manuel Dorrego (todos los domingos de 10 a 17 funciona la Feria de Antigüedades), donde se puede disfrutar de confiterías y boliches de tango y jazz.

La virtud del barrio San Telmo está en aquellos lugares tan interesantes que se descubren mientras se camina, al tiempo que se recorren calles empedradas y angostas que circundan construcciones coloniales, muchas de las cuales funcionan como anticuarios y ateliers.

Asimismo este barrio porteño es la meca de los anticuarios, la mayor concentración de América latina en un determinado radio. La mayoría de las cosas que se venden en las tiendas de son platería colonial, muebles, cuadros, vidrios firmados, esculturas, fonógrafos, joyas y vestidos. La mayoría de estas piezas se trajeron de diferentes partes del mudo, cuando la Argentina era la quinta potencia económica del mundo.

En San Telmo hay 600 locales entre grandes y pequeños dedicados a la venta de antigüedades con diferentes especializaciones, sorprende por lo extenso y variado, art déco, art noveau, esculturas de bronce, mármol, bronce y marfil, iluminación, porcelanas.

Es además un museo al aire libre con diferentes estilos, hoy éste barrio está cambiando, allí se abren restó, bares y negocios de moda, sobre todo en calle Defensa convertida en una galería de arte a cielo abierto. Al visitar San Telmo uno se cree por minutos que se equivocó de lugar, y que está en París, esto obedece a la gran cantidad de galerías de arte. Es un aperitivo, una transición entre el mundo del arte y el de las antigüedades, no se ve en ningún lugar del mundo. Para los amantes del tango, en San Telmo se dictan clases de baile en el centro de plaza Dorrego.

Feria de plaza Dorrego: allí el turista se encuentra con antigüedades a precios bajos. Hoy es un paseo tradicional que reúne nueve mil personas por domingo y exhibe en sus 270 puestos todo tipo de objetos, muebles, arte, lámparas y objetos decorativos, la exhibición es realmente muy grande y contiene algunos tesoros.

La Boca

La Boca es el barrio que creció alrededor del primer puerto natural de Buenos Aires. Fue un barrio receptor de grandes contingentes de inmigrantes, en su mayoría italianos. El 29 de agosto de 1870 se dictó el decreto por el cual La Boca adquirió la categoría jurisdiccional de barrio. Su fisonomía esta marcada por calles irregulares y altas veredas que resguardan las viviendas contra eventuales inundaciones. Su principal arterial comercial es la avenida Almirante Brown.

La Boca es el barrio más pintoresco de la ciudad y centro de una rica actividad artística. De gente laboriosa con vocación marinera. Allí se puede visitar: Puente Nicolás Avellaneda: (avenida Pedro de Mendoza y Necochea) Construido en 1939 en reemplazo del antiguo Puente Trasbordador Nicolás Avellaneda que se encuentra junto a él y que conserva la estructura de hierro. Este último construido en 1908 y declarado Monumento Histórico en 1999, y actualmente en desuso. El puente reemplazante de cemento tiene una extensión de 1500 metros permite el tránsito automotor y peatonal y comunica la Ciudad Autónoma con la provincia de Buenos Aires.

Al pie del puente se encuentran los botes que cruzan pasajeros al otro lado del Riachuelo (el transporte más antiguo de la ciudad). Vuelta de Rocha (a orillas del Riachuelo, a la altura de Pedro de Mendoza y Del Valle Ibarlucea): Es una pequeña ensenada que describe el curso del Riachuelo. Fue declarado lugar de interés Histórico Nacional en 1949, ya que es lo más representativo del barrio. Recibe su nombre de uno de sus dueños, el estanciero don Antonio Rocha, a quien le perteneció la zona en el año 1636.En el lugar se establecía la maestranza de la flota que encomendaba el almirante Guillermo Brown, donde se cumplían tareas de reacomodamiento de naves. Una pequeña plazoleta junto a la orilla (lugar Histórico Nacional) guarda un mástil decorado con motivos marineros levantado en honor del héroe naval.

  • Caminito: Calle peatonal que funciona como museo al aire libre. Originalmente fue un desvío del ferrocarril General Roca, de un ramal que recorría el trayecto que iba de Casa Amarilla hasta el puerto y que dejó de funcionar en 1954. No posee veredas ni portales, pero hay numerosas ventanas y balcones de casas multicolores. Su nombre es en homenaje a Juan de Dios Filiberto autor del tango Caminito, que fue propuesto por un grupo de vecinos (uno de éstos Quinquela Martín).
    u Museo Histórico de Cera (Del Valle Ibarlucea 1261): Fue inaugurado en 1980, en una vieja casona de1902. Museo que exhibe figuras de cera de tamaño natural realizadas por el artista Domingo Tellechea, y ambientadas en escenas que van desde la época colonial hasta el presente.
  • Iglesia San Juan Evangelista (Olavarría 486): Parroquia inaugurada en 1886. Obra del arquitecto Pablo Besana. La primer capilla, anterior a la actual, se construyó en este lugar en 1859 con tablas de pino donadas por los vecinos. El decreto por el cual La Boca adquiría la categoría jurisdiccional de barrio especificaba que los actos comiciales tendrían lugar en el atrio de la misma.
  • Escuela Pedro de Mendoza (avenida Pedro de Mendoza al 1835): Terrenos donados por el pintor Benito Quinquela Martín (1890-1977) en 1936, en donde funciona una escuela primaria, el Museo de Bellas Artes de la Boca Benito Quinquela Martín y el Teatro de la Ribera.
  • Estadio del Club Boca Juniors (Brandsen 805): Su nombre oficial es Alberto José Armando antiguo presidente del club de1954 a 1955 y de1959 a 1980. Popularmente se lo conoce como La Bombonera. Obra del ingeniero Víctor Sulcic
  • Cantinas (Necochea, entre Suárez y Brandsen): Famosas cantinas italianas, restaurantes especializados en pasta y frutos de mar.

El Tigre

Un paseo obligado es ir al Tigre ubicado a 28 kilómetros de la capital, y se puede arribar a él por la comunicación rápida y fluida que genera la ruta Panamericana-Ramal Tigre; pero también se puede acceder por medio de el Tren de la Costa (tren turístico) o el ramal Tigre del ex Ferrocarril Mitre.
En muchas de las islas que integran el Delta se han creado “recreos”, que son lugares apacibles donde se puede pasar el día, acceder a deportes en el río, disfrutar de la vegetación y en alguno de ellos hasta alojarse en cómodas hosterías o cabañas.
En tanto el Puerto de Frutos es una de las zonas más conocida por los turistas que visitan el Tigre.
Los fines de semana miles de personas se acercan al puerto buscando todo tipo de objetos tradicionales del delta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario