..

Prisión domiciliaria de 60 días para el joven que tenía cautiva a su novia

El muchacho no podrá tomar contacto con la víctima. Además, le achacan otro hecho.

Sábado 16 de Diciembre de 2017

Franco C., el joven de 19 años detenido en Pueblo Esther luego de mantener durante tres meses en cautiverio a su novia, quedó detenido con prisión preventiva domiciliaria por privación ilegítima de la libertad. Además, deberá usar una tobillera de monitoreo y tiene prohibido cualquier tipo de contacto con su víctima.

   Así lo resolvió ayer el juez de primera instancia Juan Carlos Leiva, quien aceptó en la correspondiente audiencia la imputación presentada por el fiscal Mariano Ríos, que además le achacó al imputado otro hecho: el intento de robo, junto a un compinche, de la batería de un auto, hecho que finalmente no pudo consumar porque lo sorprendió la policía.

El caso

Tal cual lo publicó La Capital en edición de ayer, durante la tarde del miércoles, y a partir de la denuncia realizada por la madre de Franco C., efectivos de la subcomisaría 15ª de Pueblo Esther rescataron a una joven de 17 años del interior de la vivienda de Brasil al 2400, en esa localidad del departamento Rosario.

   Cuando la chica fue trasladada a la comisaría, el joven fue hasta el lugar y comenzó a los gritos: "Vos no te vas a ir a ningún lado, te quedás conmigo o te mato".

   El agresor, que además arremetió a golpes contra un móvil policial, fue detenido inmediatamente y puesto a disposición de la Justicia.

   La chica presentaba algunas lesiones, tanto recientes como de vieja data, y fue trasladada al Samco de la localidad.

   Franco y su joven pareja estaban de novios desde hacía tres años, pero habían comenzado a convivir hacía unos 90 días. Tras la detención del muchacho, se corroboró que la menor estaba prisionera en la casa, con las puertas y ventanas cerradas, y que había sido sometida a malos tratos.

Audiencia

Ayer tuvo lugar la audiencia imputativa en la Sala Nº8 de la Oficina de Gestión Judicial de los Tribunales de Rosario.

   Allí, el fiscal de flagrancia Ríos le imputó al acusado los delitos de "tentativa de robo simple en calidad de coautor y privación ilegítima de la libertad agravado por violencia y duración en calidad de autor", y pidió la pena de 60 días de prisión preventiva domiciliaria para el joven.

   La segunda imputación corresponde al hecho que se ventiló esta semana. La primera tiene que ver con un suceso ocurrido el 5 de junio de este año, en calle Uruguay al 1200 de Pueblo Esther, donde el acusado, junto con un compañero de tropelías, sustrajo de un auto estacionado la batería del motor para luego darse a la fuga. Pero a pocas cuadras, ambos fueron aprehendidos por personal policial y el robo quedó en calidad de tentativa.

   El juez Leiva hizo lugar a la imputación y la medida cautelar acordada por las partes. Se le dictó entonces al joven la prisión preventiva en modalidad domiciliaria por 60 días, a cumplirse en una propiedad de un familiar, con uso y control de tobillera, y la prohibición de todo tipo de contacto con la víctima.

   La defensa del imputado estuvo a cargo de Gonzalo Armas, del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario