Paro nacional

Rosario fue protagonista del paro, con movilizaciones y un alto nivel de adhesión

La medida de fuerza fue acompañada por actos y manifestaciones en la ciudad. Frente a la Ansés se reunieron más de 10 mil personas.

Martes 26 de Junio de 2018

Rosario, capital del paro y la movilización. Una vez más, el movimiento obrero de la región mostró la chapa que supo ganar en las luchas sociales de los 90. La huelga convocada por las centrales sindicales contra la política económica del gobierno nacional fue contundente, así como masivas fueron las expresiones de protestas organizadas por los distintos espacios gremiales.

Piquetes en los accesos, concentraciones en el cordón industrial, movilizaciones y actos en el centro de Rosario, le pusieron cuerpo a una jornada de protesta que paralizó la actividad comercial, industrial, financiera y de servicios privados y públicos. "Que la cuenten como quieran", desafío Oscar Daniele, secretario general de la Asociación del Personal Legislativo de Santa Fe, a los voceros del gobierno, tras destacar la adhesión a la medida de fuerza y advertir que el rumbo elegido por la actual administración "arrastra al país a su peor escenario"-

El dirigente leyó el documento oficial del acto que el Movimiento Sindical Rosario (MSR), el Movimiento Obrero Santafesino (MOS) y la CTA de los Trabajadores realizaron frente a las puertas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Ansés). Más de 10 mil personas participaron de la marcha, encolumnadas en banderas de numerosos gremios, organizaciones sociales y partidos políticos. Luz y Fuerza, Obras Sanitarias, Sadop, Judiciales, Sutracovi, Prensa, Amsafé y ATE provincial, Apops (Ansés), Sindicato de Cadetes, entre otros, marcharon junto a organizacones como la Corriente Nacional de la Militancia y Ciudad Futura. También participaron Apyme y el Centro Unión Almaceneros Hubo además presencia y adhesión de legisladores de la oposición, incluidos algunos del socialismo.

"Hoy el desafío es construir la unidad de los trabajadores", enfatizó Pablo Junco, secretario general de la CTA-T en Santa Fe. Reivindicó la "marea verde que construyeron las compañeras" en reclamo de la ley de despenalización del aborto y llamó a "construir una inmensa marea popular contra las políticas de ajuste".
Desempleo, caída del salario, cierre de empresas, tarifazos y un panorama creciente de incumplimientos y atrasos en los sueldos alimentan los reclamos de los trabajadores. Martín Lucero, de Sadop, lo resumió: "Este es un gobierno de patrones que nos quiere quitar todos los derechos". Recordó que el presidente mintió en la campaña con el impuesto a las ganancias, la inflación, la devaluación y las tarifas. Y subrayó que las consignas electorales contra la corrupción mutaron en un gabinete integrado con "más de 80 funcionarios con casos de conflictos de intereses". Además, pidió la renuncia de Jorge Triaca, "el peor ministro de Trabajo desde el regreso de la democracia".

Sonia Alesso, secretaria general de Amsafé provincial y Ctera, completó: "Hoy se vuelven a ver en las escuelas situaciones terribles de pobreza entre los chicos, que hace muchos años no se veían".
Walter Palombi, de Correos, consideró el acto de ayer como "una asamblea pública", en la que se reclamó un plan de lucha sostenido. Para Alberto Botto, líder de Luz y Fuerza y del MSR, hay que "estar en la calle hasta que derrotar a este modelo".

Tanto Botto como Alesso resaltaron el ejemplo de lucha y unidad que vienen dando las organizaciones sindicales del interior. "Este gobierno cipayo nos juntó a todos, hay que pelear con más fuerza, unidad y organización", dijo la secretaria general de Ctera.


marcha01.jpg
Los trabajadores rosarinos marcharon en contra de las políticas del gobierno nacional. 
Los trabajadores rosarinos marcharon en contra de las políticas del gobierno nacional.

Actos múltiples

Los caminos de la unidad tienen sus baches. Las distintas corrientes sindicales coincidieron en garantizar un paro total en la región. Y en llenarlo de movilización. Pero el acto único no fue posible. Frente a la Bolsa de Comercio de Rosario, La CTA-Autónoma, los docentes universitarios agrupados en Coad, estatales y docentes rosarinos, organizaciones sociales, partidos de izquierda y gremios industriales como Aceiteros, realizaron otra masiva concentración.

"Estamos en la capital del paro, como en los 90, como en la década pasada y como viene sucediendo en estos dos años y medio de gobierno de Mauricio Macri", bramó Gustavo Terés, secretario general de Amsafé Rosario. El dirigente aclaró que la medida de fuerza "no fue"un regalo de ningún dirigente sindical" sino una acción nacida de "la lucha de los compañeros".
Y advirtió que "este no debe ser un paro para descomprimir sino parte de un plan de lucha". Llamó luego a multiplicar las convocatorias multisectoriales para profundizar "mayores convergencias y unidades".

Trabajadores nucleados en el sindicato municipal estuvieron durante un momento en el acto frente a la Bolsa de Comercio. El colectivo de organizaciones sindicales y sociales que integra la Multisectorial 21F hizo llegar su adhesión.
Por Corrientes y Córdoba también pasaron los mercantiles que, como en cada medida de fuerza, serpentearon por el macrocentro con una gruesa columna que se aseguró de garantizar el ejercicio del derecho de huelga a los empleados de comercio.

aec4.jpg
Control mercantil

"La adhesión al paro por parte de nuestros compañeros llegó al 98%", señaló el gremio a través de un comunicado en el que se detalló que "estuvieron cerradas las grandes superficies, tanto en el centro de la ciudad como en las afueras, al igual que los demás comercios céntricos ubicados sobre las peatonales Córdoba y San Martín, y también los de calle San Luis".
La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), concentró en la plaza Pringles. Su secretario general, Antonio Donello, subrayó: "Estamos muy contentos por la adhesión y la convocatoria al paro aunque tristes porque tenemos que volver a la calle para enfrentar a este modelo que provocó la pérdida de 28 mil empleos en el sector y 20 mil suspensiones".

En los accesos a la ciudad, la Corriente Clasista y Combativa mantuvo cinco puntos de concentración, en alguno de los cuales hubo momentos de tensión cuando se cortó la calle.
Eduardo Delmonte, referente de esa organización social, explicó: "Con la realidad de hambre y desocupación, los trabajadores desocupados nos sumamos a esta protesta con nuestras reivindicaciones como la reapertura a la inscripción de programas de trabajo y la emergencia alimentaria".

pts.jpg
La izquierda nucleada en el FIT concentró en Bv. Oroño y Circunvalación. El dirigente Octavio Crivaro denunció que "el gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) declararon la guerra a los trabajadores y sectores populares".

Sin transporte ni actividad en las escuelas ni dependencias públicas, con estaciones de servicio valladas, fábricas paradas y comercios cerrados, la ciudad exhibió durante toda la mañana y las primeras horas de la tarde un alto acatamiento a la tercera huelga convocada por la Confederación General del Trabajo (CGT) y las dos CTA durante la administración de Mauricio Macri. La adhesión fue ayer más evidente que en las protestas anteriores, producto de un compromiso más amplio dentro del heterogéneo universo de organizaciones sindicales y del acelerado deterioro de la situación económica y social.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});