Política

Funcionaria calificada y mujer del barrabrava Di Zeo

El ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, admitió ayer que "es probable" que Soledad Spinetto, esposa del detenido barrabrava de Boca Rafael Di Zeo, se incorpore a su cartera, en medio de la polémica suscitada tras la versión de que la mujer es una de sus colaboradoras.

Jueves 24 de Enero de 2008

El ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, admitió ayer que "es probable" que Soledad Spinetto, esposa del detenido barrabrava de Boca Rafael Di Zeo, se incorpore a su cartera, en medio de la polémica suscitada tras la versión de que la mujer es una de sus colaboradoras.

  Además, aclaró que por "previsión", si la mujer finalmente se suma al Ministerio que encabeza, "no va a estar cerca de nada que tenga que ver con el fútbol", y definió luego a la mujer del barrabrava como "una persona más que idónea".

  Consultado sobre si Spinetto trabaja en su entorno, Stornelli respondió que "es probable que lo haga", para argumentar luego que la esposa de Di Zeo "es muy eficiente".

  En ese sentido, remarcó que la mujer "trabaja desde hace 15 años en la administración pública" y destacó que "fue secretaria privada de (el ex gobernador bonaerense y actual diputado nacional) Felipe Solá durante muchísimos años".

  Spinetto, de unos 30 años, se casó en diciembre de 2005 con El Rafa Di Zeo, quien cumple una condena en el penal de Ezeiza de cuatro años y tres meses por "coacción agravada por el uso de armas".

  El barrabrava recibió esa pena debido a un episodio ocurrido en 1999 en La Bombonera, en medio de un partido amistoso entre Boca y Chacarita. La probable designación de Spinetto se sumó a la controversia suscitada por el nombramiento en Capital Federal de otra persona del entorno de Di Zeo, debido a que el abogado penalista Marcelo Rocchetti fue puesto en funciones hace unas semanas como jefe de Seguridad de la Legislatura porteña.

  Rocchetti fue defensor de Di Zeo y también aceptó trabajar para el barrabrava de River Plate Alan Schlenker, aunque poco después cedió el rol a su colega Roberto Ribas.

  "Además de ser amiga personal mía —dijo ayer Stornelli— (Spinetto) hace muchos años que trabaja (en la administración pública provincial)".

  El funcionario remarcó que, "con quién esté casada o no (la mujer), no es un problema de requisito para su trabajo" y expresó que le alcanza con conocer que se trata de "una persona más que idónea".

  Sin embargo, Stornelli aseguró que tomará recaudos si finalmente decide sumar a la cartera que encabeza a la ex secretaria privada de Solá.

  "Llegado el caso de que lo haga, por alguna previsión, no va a estar cerca de nada que tenga que ver con el fútbol", concluyó Stornelli.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario