Política

Dos sobrevivientes dieron detalles del centro clandestino La Casita

Dos sobrevivientes que declararon ayer en el juicio oral y público que se sustancia contra acusados de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar brindaron detalles del centro clandestino de detención La Casita, y comprometieron al ex juez federal de Santa Fe Víctor Brusa.

Martes 20 de Octubre de 2009

Dos sobrevivientes que declararon ayer en el juicio oral y público que se sustancia contra acusados de cometer delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar brindaron detalles del centro clandestino de detención La Casita, y comprometieron al ex juez federal de Santa Fe Víctor Brusa.

Testificaron ante el Tribunal Oral Federal de Santa Fe las ex detenidas Anatilde Bugna y Stella Vallejos, en la prosecución de las audiencias por la denominada causa Brusa, que además tiene procesados a otros cinco represores.

La Casita estaba en cercanías de la ruta nacional 19, en adyacencias de Santo Tomé, aunque aún no se ha determinado exactamente el lugar.

De todas maneras, además de las denuncias de víctimas, la existencia de La Casita fue confirmada semanas atrás por el acusado ex comisario Juan Calixto Perizotti, cuando reconoció que recibió a diez detenidas que provenían de ese centro clandestino.

El ex policía situó el hecho en una madrugada de marzo de 1977 y entre las detenidas que recibió de manos del mayor del Ejército Jorge Diab estaba, precisamente, Bugna.

La mujer comprometió con su testimonio a todos los acusados y mencionó también al fallecido suboficial del Ejército Nicolás Tío Correa, sindicado como organizador de ese temible centro clandestino.

Bugna, quien al igual que Vallejos fue secuestrada en marzo de 1977, era militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP). Tras declarar como testigo, la mujer se refirió a una frase que adjudicó al ex juez Brusa, quien según su testimonio le dijo: "Agradecé que la podés contar", cuando Bugna le narró los tormentos a los que había sido sometida.

"En ese momento no me di cuenta lo que me quería decir, me parecía una falta de respeto que no asumiera lo que pasaba. De todas formas, cada día me acuesto y agradezco que lo puedo contar, y me pesa que sea yo la que pueda contar y no todos los 30 mil (desaparecidos) que no están".

En esa época, Brusa era funcionario de la Justicia Federal de Santa Fe y posteriormente, durante la primera presidencia de Carlos Menem, fue ungido como juez.

Bugna presentó un croquis confeccionado en base a su experiencia en La Casita, lugar donde fue torturada y atormentada. Una declaración anterior de Bugna reveló el trato que recibió de Brusa cuando la visitó en un centro clandestino, modus operandi que otros detenidos le han adjudicado a lo largo del juicio.

"Estuvo todo el tiempo dando vueltas alrededor mío. Se cagaba de risa (sic), por supuesto, y practicaba golpes de karate. Nos amedrentaba con eso. Me tiraba patadas", señaló la mujer.

Las audiencias del juicio continuarán hoy con el testimonio de Patricia Traba y Ana María Cámara. Además, está prevista una inspección a la comisaría Cuarta, ubicada en Tucumán y Zavalla, que también fue utilizado como centro de detención durante la dictadura.

En la causa Brusa hay seis imputados por crímenes de lesa humanidad, y además de Brusa y Perizotti son juzgados los ex policías Mario José Facino, Héctor Colombini, María Eva Aebi y Eduardo Ramos.

Por la identidad

Mañana se realizará una jornada por el Día Nacional por el Derecho a la Identidad, desde las 16, en el museo de Bellas Artes Rosa Galisteo, de Santa Fe. Hablarán el ministro de Justicia, Héctor Superti; el titular de Diputados, Eduardo Di Pollina, y la diputada Alicia Gutiérrez; y se proyectarán los cortos “Cine para ser”, del programa Cine e Identidad Biológica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario