Política

"Competir con CFK en una gran Paso opositora es una idea absurda"

Sergio Massa ratificó una vez más que no volverá al peronismo, ya que pretende "algo nuevo".

Lunes 08 de Octubre de 2018

Luego de casi un año de silencio político ("había un resultado electoral que respetar", justificó), Sergio Massa volvió para lanzar una nueva campaña presidencial, la de 2019. Su carrera electoral, hasta ahora, expresa una extraña característica: va de mayor a menor. En 2013 ganó y pasó los 40 puntos en la provincia de Buenos Aires y luego jugó una presidencial en 2015 y quedó tercero, lejos, con cerca de los 20 puntos. Insistió en 2017, quiso ser senador por Buenos Aires, pero bajó a casi el 10 por ciento. Con todo, no se da por vencido, y lo volverá a intentar.

Para presentarse, promovió la semana pasada la foto con Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti (gobernadores de Salta y Córdoba, respectivamente) y con Miguel Pichetto, referente de un bloque numeroso con una veintena de integrantes en el Senado nacional.

Sin participar formalmente de la alianza gobernante, su partido político, el Frente Renovador (FR), actuó durante los dos primeros años del macrismo como fuerza amigable de Cambiemos. Viajó al Foro de Davos en una delegación oficial con el presidente Mauricio Macri en 2016 y arrimó el apoyo en las votaciones clave en el Congreso. Pero en 2018 todo cambió: Massa ahora habla de "fracaso e insensibilidad del gobierno" y del "error grave de recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI)".

En una larga entrevista con La Capital y otros medios del interior de la Argentina en sus oficinas sobre la avenida del Libertador, en el barrio porteño de Retiro, Massa ratificó una vez más que no volverá al peronismo, que pretende "algo nuevo" y que la hipótesis de una gran elección interna opositora, donde también participe el espacio político de Cristina Kirchner, "es una idea absurda".

—¿Qué salida tiene la Argentina?

—Pasa por recuperar la capacidad de venderse al mundo. Exportaciones, inversión, sostener el consumo. Ninguna de esas tres cosas está haciendo el gobierno, que tiene los ojos puestos en lo que dice el FMI y los fondos de inversión extranjeros y no en la economía real. A los que producen dólares en la Argentina, en vez de premiarlos, se los castiga. El país necesita un proyecto de desarrollo económico y social, el próximo gobierno tiene que ir a un acuerdo con empresarios, trabajadores y el Estado, los credos.

—Macri dice lo mismo que usted, que los argentinos tenemos que construir un gran acuerdo. ¿Qué lo diferencia?

—(Macri) Nunca convocó a ese acuerdo, nunca convocó a discutir nada. Hace tres años que está constituida la comisión para el tema de jubilaciones y nunca la convocaron (se refiere a la Bicameral de Control de los Fondos de la Seguridad Social). El gobierno siente que ir a un acuerdo de políticas de Estado lo mostraría débil. Yo creo lo contrario.

—¿A qué atribuye el fracaso de Cambiemos: a un programa económico equivocado, a una mala gestión, a un contexto internacional adverso?

Es porque miran un mundo que cambió. Miran al FMI y a los fondos de inversión, pero la economía funciona apalancada en la realidad. El plan de Macri no es un plan de la Argentina para poner en marcha el trabajo, a las pymes o a la economía. Es el plan del Fondo para garantizar cobrar la deuda. Haber ido al FMI fue un gravísimo error.

—¿Está en riesgo la paz social?

—Toda la dirigencia política debe contribuir a la paz y que este gobierno llegue a término. El que no lo haga, es porque no ama a la Argentina. A la vez, hay que tener mucha firmeza para ponerle límite a este plan económico que nos lleva al fracaso. Cuando dice (el gobierno) que hace 70 años que el país no tiene superávit fiscal, yo digo que es mentira. El equipo de Roberto Lavagna, Ricardo Pignanelli y Martín Redrado tuvo superávit fiscal y comercial durante años. Ese equipo hoy expresa el pensamiento económico de nuestro espacio.

—¿No le estaría faltando mencionar a Néstor Kirchner, que fue el jefe político de Lavagna en su tiempo de ministro de Economía?

—Digo que esa idea comenzó en 2002, y vos estarías mirando desde 2003 a 2005. Ese logro fue atributo de una idea, no de una persona. Es lo que tenemos que construir.

—Su espacio político no consiguió romper la polarización en 2015 y tampoco en 2017. ¿Por qué podría lograrlo en 2019?

—La sociedad está con tristeza por las mentiras, la insensibilidad y el fracaso de Cambiemos. También sabe que del pasado tenemos que aprender de los errores para no volver a cometerlos.

EM_DASH¿Considera posible o directamente descarta participar en una Paso con el sector que representa Cristina?

—Esa es una idea absurda.

EM_DASH¿Se le puede ganar al gobierno con el peronismo dividido en 2019?

—Creo que es más simple: hay que mostrarle a la gente una alternativa amplia, inteligente, sensible, con el Estado en el centro de la economía, que pueda darles a los argentinos un camino de salida.

EM_DASH¿Su objetivo es recoger el voto de los frustrados de Cambiemos?

—Mi objetivo es armar un equipo y salir de la trampa del amigo-enemigo.

EM_DASHSin embargo, la cuestión amigo-enemigo no es novedosa en la Argentina, viene desde el siglo XIX. Y perdura.

—No, no con el nivel de peso de las minorías intensas sobre las mayorías silenciosas de la actualidad. Siempre las mayorías impusieron el camino a la Argentina. En cambio, hoy las minorías intensas se hacen sentir, o con trolls (refiere al esquema comunicacional por redes sociales del gobierno nacional) o con gritos. Tenemos que poner a las mayorías por delante de las minorías intensas, la de los ideologismos.

EM_DASH¿Qué haría en 2020 con las condicionalidades que va a dejar el FMI a la Argentina?

—Rediscutir la totalidad del acuerdo, plantear otros plazos y condiciones, volver a discutir el mamarracho que firmó el gobierno.

EM_DASHBuscando ampliar su marco de alianzas se reunió con Miguel Lifschitz, está anunciando que hará los propio con Antonio Bonfatti. Sin embargo, el gobernador santafesino dijo que el socialismo "no va por ese lado"...

—Necesitamos acuerdos amplios. En Santa Fe también está Omar Perotti, quien no creo sea incompatible con el gobierno provincial actual.

—Por lo pronto, Perotti y Bonfatti competirían por espacio políticos diferentes.

—Está muy bien competir para medir el cariño de la gente.

el camino. Massa ratificó que no volverá al peronismo. "Pretendo algo nuevo", afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});