Elecciones 2019

Bonfatti admitió la derrota y Lifschitz quiere reunirse con el gobernador electo

A más de tres horas del cierre de la elección, el candidato del Frente Progresista habló sobre el resultado. El gobernador viajó a Santa Fe.

Lunes 17 de Junio de 2019

Con pocos militantes y con referentes reunidos en una suerte de mesa chica, el búnker del Frente Progresista Cívico y Social instalado en el auditorio del Mercado del Patio alojó a gran cantidad de trabajadores de prensa de medios locales y nacionales que debieron armarse de paciencia para lograr certezas de los voceros de la elección provincial. El silencio ganó la jornada, ante un resultado que acercó a Omar Perotti a la Casa Gris, luego de 12 años de gestión socialista. Recién pasadas las 21.30 y cuando el escrutinio provisorio ofrecía el 70 por ciento de los votos emitidos, Antonio Bonfatti felicitó al frente Juntos "triunfador en esta contienda". Luego, el gobernador Miguel Lifschitz aseguró que felicitó vía teléfono a Perotti.

"Somos respetuosos de la voluntad popular", dijo Bonfatti y sin nombrar a Omar Perotti, flamante gobernador, señaló que se pondrá a disposición "para seguir trabajando en esta querida Santa Fe como hemos hecho tantas veces".

Acompañado de su compañera de fórmula, Victoria Tejeda; la actual intendenta de Rosario, Mónica Fein, que no logró la banca de senadora provincial; del futuro intendente por el FPCyS, Pablo Javkin, y la reelecta concejala María Eugenia Schmuck, Bonfatti felicitó a Javkin, a quien llamó "Pablito" y lo valoró por su desempeño en la contienda. Junto a ellos subieron al escenario una docena de dirigentes y candidatos. En esa foto destacó una ausencia, la del actual gobernador Miguel Lifschitz, ahora electo diputado provincial, había viajado a Santa Fe.

Embed

Bonfatti, en un breve discurso, agradeció a quienes votaron al Frente y a los militantes. Y destacó la jornada electoral "como una muestra de civilidad pese a todas las conjeturas que se fueron dando en los días previos: que iba a haber trampa electoral, que los resultados iban a estar vaya a saber cuándo".

"Una vez más Santa Fe demostró que tiene calidad institucional y que la boleta única papel es un ejemplo a seguir en todas las provincias y el país", valoró Bonfatti.

"Como siempre les digo, la vida continúa, somos un ejemplo en el país de la construcción de una alternativa y de un frente", se despidió.

Lifschitz en Santa Fe

Mientras Bonfatti reconocía anoche la derrota, el gobernador Miguel Lifschitz voló de Rosario a Santa Fe y antes de la medianoche arribó al gimnasio Tribu Mocoretá del club de Regatas de Santa Fe. Allí, a orillas de la laguna Setúbal, abrazó a Emilio Jatón, intendente electo de la ciudad capital de la provincia. Es que su delfín había logrado un triunfo que se descontaba, pero no por ello dejará de ser histórico: el ex conductor televisivo se convertirá el 10 de diciembre en el primer alcalde santafesino ungido desde las filas del partido de la rosa.

Mesurado (prefirió no subirse al palco de los festejos, así como tampoco lo hizo en Rosario con los derrotados) el gobernador tomó contacto con los medios de la capital santafesina y periodistas provinciales y nacionales a los que reveló que había felicitado telefónicamente a Perotti.

"Con el 95 por ciento de los votos escrutados tenemos una clara tendencia a nivel provincial y por casi 4 puntos de diferencia se ha impuesto el candidato del Frente Juntos, Omar Perotti a quién aprovecho para felicitar públicamente, aunque ya lo había hecho por teléfono", dijo Lifschitz, marcando quizá para nada casualmente una diferencia con Bonfatti que no mencionó al candidato que lo derrotó.

Lifschitz reveló además un anticipo de la transición que se viene al afirmar que "seguramente" se reunirá "con Omar, cuando él lo estime pertinente para conversar sobre la situación de la provincia".

Además de destacar "la transparencia de los comicios como siempre lo hacemos", el mandatario santafesino saludó "los triunfos de los candidatos frentistas en varias ciudades de la provincia, como Emilio Jatón en Santa Fe, Pablo Javkin en Rosario, Alberto Ricci en Villa Gobernador Gálvez, Leo Chiarella en Venado Tuerto y Leo Raimundo en San Lorenzo, entre otros".

Sobre la derrota del oficialismo a nivel provincial, Lifschitz opinó que "así como la democracia nos permitió ganar hace 4 años cuando nos impusimos en la elección a gobernador por un margen muy ajustado, en este caso me toca a felicitar al candidato de la oposición Omar Perotti por haber ganado".

Consultado sobre si habrá autocrítica en el seno de la coalición gobernante, Lifschitz respondió: "Eso se verá después, hubo una elección reñida a nivel provincial en la que competimos contra dos fuerzas importantes, un peronismo unido de un lado y Cambiemos, que si bien corrió de atrás en esta elección, siguió teniendo un fuerte respaldo de los funcionarios del gobierno nacional, de modo que es una elección disputada y en la que ganó el peronismo por poca diferencia y ahora se abrirá otra etapa".

Lifschitz no cree que haya "una ola peronista" en la provincia y el país, sino que "por errores del gobierno nacional y uniendo a sus propias vertientes le ha permitido al peronismo lograr un triunfo aquí en Santa Fe".

¿Cómo queda la relación con Bonfatti?, le preguntó a boca de jarro una cronista cuando el gobernador ya se despedía de los móvileros. "Bien, muy bien", contestó escueto el mandatario antes de dejar las instalaciones del club donde ya resonaban de fondo los festejos con lo cuales el socialismo pudo mitigar el revés en la bota con el bálsamo que le brindó la aplastante victoria de Jatón en la ciudad de Garay.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario