POLICIALES

Volvía caminando a su casa y lo mataron a tiros desde un auto estacionado

Rodrigo Villanueva fue alcanzado por cuatro disparos en Santa Fe al 7700. Los tiradores huyeron en un Ford Focus

Martes 05 de Enero de 2021

La calle Santa Fe a la altura del 7700 se vuelve tan angosta que sus veredas, que intercalan baldosas con césped, son más anchas. Y es ahí donde estacionan los vehículos los vecinos que residen de la cuadra. Fue allí donde pasadas las 21 del domingo asesinaron a balazos a Rodrigo Gerardo Villanueva, de 40 años. Después de escuchar una serie de disparos los vecinos se asomaron a las puertas y vieron al hombre desplomado sobre el piso, al costado de una columna y un mural rojo y negro con consignas de la hinchada de Newell’s Old Boys, casi a mitad de cuadra y donde se cruza un pasillo angosto al que dan los departamentos de edificios tipo Fonavi y con salida a una calle paralela. La víctima fue trasladada al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez donde falleció cerca de las 23 de anteayer.

  Desde Fiscalía indicaron que, según la información recabada, Villanueva estaba en la calle cuando le dispararon desde un vehículo estacionado que de inmediato se fue del lugar. Fuentes policiales, a partir de algunos testimonios, dijeron que se trataba de un Ford Focus gris con sus vidrios polarizados. El lunes, en horas de la siesta, un vecino que trabajaba en la vereda comentó a La Capital que al momento de los disparos había poco movimiento en la cuadra. Tanto este hombre como una empleada de un comercio lindero dijeron que Villanueva no era conocido en la zona, pero aun así la conmoción y la cautela eran evidentes. Rodrigo llevaba puesta una camiseta de Newell’s cuando fue asesinado y cayó al piso a centímetros de un mural con la leyenda “Te sigo de pendejo”. Al lado, sobre el piso, permanecían los restos de sangre que marcaban con precisión el lugar.

>>Leer más: Primer crimen del 2021 en el departamento Rosario: asesinan de un balazo a un joven en Granadero Baigorria

  A unas cuadras de ahí, sobre calle 25 de Mayo que allí es la colectora de la avenida de Circunvalación, la familia de Rodrigo pasaba el tiempo de duelo en el patio delantero de su casa. Su madre prefirió no dar demasiada información, solo aclaró que no sabía de algún problema en que su hijo pudo haber estado involucrado. “No queremos decir nada y tampoco sabemos nada”, apenas se animó a decir sobre el hecho. Aunque sí comentó algo sobre el hombre asesinado: que había trabajado durante veinte años como vendedor ambulante en las afueras de los estadios de Rosario Central y Newell’s en los días que había partido y las tribunas albergaban a la gente, que tenía pareja y dos hijos pequeños.

  Al lado de la casa de los Villanueva está la modesta iglesia cristiana “Aguas de Vida” a la que Rodrigo asistía junto a su madre y otros familiares. Al otro costado de la capilla había tres jóvenes sentados sobre un tronco. Uno de ellos, amigo de Rodrigo, dijo que había estado un largo rato de la tarde con él antes de que lo mataran. “Se lo notaba alegre, como si se hubiera despedido”, dijo con pena. El tampoco quiso arriesgar sobre posibles motivos del asesinato: “Era una persona muy reservada, hacía la suya”.

  La investigación quedó a cargo del fiscal Gastón Avila, de la Unidad de Homicidios Dolosos, junto a la División Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). Hasta el momento los pesquisas secuestraron del lugar del hecho una vaina servida calibre 9 milímetros y se hizo un relevamiento de cámaras en busca de posibles testigos y datos. En tanto el fiscal ordenó que se tomen testimonios a familiares y allegados de la víctima para intentar esclarecer el móvil y los autores del homicidio.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario