Policiales

Una mujer y un niño heridos en misterioso ataque a tiros

Fue a las 18.30 de ayer y ambos están fuera de peligro. La joven lesionada dijo no saber el porqué del hecho, aunque cree que la ligaron de rebote

Viernes 23 de Marzo de 2018

Una mujer y un niño resultaron heridos ayer a la tarde al ser alcanzados por balazos que llovieron en la planta baja de la tira B del complejo Fonavi de Grandoli y Guitiérrez, en la zona sur de la ciudad. Según vecinos del lugar, "todo fue muy rápido, se escucharon tres tiros y al ratito un auto se llevó al nene, que se llama Malcolm, y a la chica, Gisela, al hospital". La joven, de 30 años, recibió un disparo de una pistola Bersa calibre 22 en el muslo derecho, con orificio de entrada y salida; en tanto el niño fue herido por esquirlas de bala en el tobillo izquierdo. Los dos estaban anoche en la guardia del Hospital Roque Sáenz Peña fuera de peligro y a la espera de ser trasladados: Gisela al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez y Malcom al Hospital de Niños Víctor J. Villela.

Desde otra torre

Gisela recibió a LaCapital en la guardia del hospital y dijo: "Voy a todos lados con mi motito Motomel 50. A la tarde fui a buscar uno de mis hijos a la escuela y estaba con los otros dos, todos chiquitos. Llegué a lo de mi mamá, que vive en el segundo piso de la torre con los tres chicos en la moto y entonces ví que se acercan dos pibes de la torre C y me disparan. Una bala fue para un pibe que estaba en la escalera pero no le dieron y se fue corriendo, la otra le dio al nenito. No sé por que tiraron, yo no tengo broncas con nadie" aseguró.

Malcom tiene 5 años y jugaba en la entrada de la escalera cercana a su casa cuando quedó en medio de los tiros. "El nene estaba al lado mío y de pronto se puso a llorar. No entendíamos nada, ni yo sabía por que me hirieron y el nenito menos sabía que le habían tirado. Por suerte vino la madre y todos llegamos al hospital. Esto me jode, voy a tener que estar en cama y a los chicos ¿quien los llevará al colegio?"

El niño estaba anoche en el hospital con su madre en una de las habitaciones y fuera de peligro. Una vecina que se acercó a Gisella le dijo que "el nene está preocupado por vos" y Gisela sonrió.

En la sala de guardia del Sáenz Peña, la mujer esperaba a la ambulancia que la trasladaría, lo que se complicaba por el paro de actividades de los empleados municipales. Sentada en una de los largos asientos de madera y con la pierna vendada y manchas de sangre seca, muy asustada por que no tenía sensibilidad en parte de la pierna, trataba de tanquilizarse: "Debe ser por el golpe del tiro", decía en voz baja, "No sé por qué me tiraron, no sé".

Otras voces

Gisela habla poco mientras otros vecinos del complejo edilicio arriesgan hipótesis y versiones de lo que pasó. "Son los pibes de «Pimpilandia» como les dicen (a los habitantes del complejo donde residió Roberto «Pimpi» Caminos y hoy maneja su hijo Alexis). No sé si la chica está en las drogas o no, pero ya en el barrio estamos acostumbrados a ésto. Cuando fueron los tiros, la policía tardó como veinte minutos en llegar. No sé para que están acá a tres cuadras", dijo una vecina.

Otra habitante del barrio dijo a LaCapital: "Siempre pasan motos y hay tiros. Usurpan viviendas y no vivimos en paz. Ahora la cosa se había tranquilizado un poco pero siempre hay problemas". Un grupo de jóvenes que estaba en la planta baja de la torre, a su turno, dijo no haber visto "nada por que recién salimos de la escuela"; y otros vecinos del lugar, que vieron y saben, prefieren callarse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario