Policiales

Una huella en una botella de vidrio, prueba de una huida

Martes 12 de Diciembre de 2017

Una huella dactilar en una botella de vino sindicó a Máximo Ariel Cantero como una de las personas que en junio de 2013 pudo huir de un allanamiento para intentar detener a presuntos miembros de Los Monos entonces prófugos. Lo dijo ayer un perito que analizó la huella y determinó la identidad de su dueño, aunque no aclaró si se era "Guille" o su padre, ambos acusados.

El procedimiento ordenado por Vienna fue en una casa de Casal al 3700. Cuando la TOE llegó ya no había más que una mesa servida con comida caliente y bebida fría.

El operativo tenía como objetivo miembros de la banda que podían estar aguantados allí, según dijo Sergio Sánchez, miembro de TOE que participó. Los elementos secuestrados en el lugar fueron peritados y de una botella de vino se extrajo una huella dactilar que, tras ser analizada, se determinó que era de Ariel Cantero. El dato lo introdujo otro testigo, el perito dactiloscópico de la Unidad Regional II Jorge Zapatero, a cargo de la pericia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario