Policiales

Un policía y un delincuente murieron tras un tiroteo

Dos ladrones asaltaron al policía cuando llegaba a su casa y hubo un intercambio de disparos. El uniformado y uno de los delincuentes murieron

Lunes 27 de Septiembre de 2021

Un efectivo de la Policía de la Ciudad fue asesinado de al menos un disparo en el pecho al tirotearse con dos ladrones que intentaron asaltarlo frente a su vivienda de la localidad bonaerense de Villa Tesei, en el conurbano bonaerense. Un delincuente también murió y otro resultó herido, informaron fuentes policiales.

El hecho sucedió cerca de las 23.30 del domingo cuando un oficial mayor de la Policía de la Ciudad, identificado como Fernando Oscar Méndez Bautista (42), llegaba a bordo de una moto Rouser 200 negra a su vivienda de la calle Ernesto L. Plass al 4300, en Villa Tesei. El policía fue interceptado por al menos dos delincuentes armados, que también se trasladaban en una moto Honda 110 cc color roja.

En ese momento, el policía, que cumplía funciones en la División Disposiciones Protectivas de la fuerza de seguridad porteña, extrajo su arma y se tiroteó con los delincuentes.

Las fuentes indicaron que el oficial recibió al menos un disparo en el tórax y falleció producto de la herida recibida.

policia asesinado.jpg

En tanto, los delincuentes lograron escapar con la mochila color azul del policía, que luego descartaron en el frente de una casa.

Más tarde, efectivos de la comisaría 4ta. de Villa Mitre tomaron conocimiento de que uno de los sospechoso del asalto había sido hallado muerto sobre la calle Guayra al 4200, de Villa Tesei, a una cuadra de donde se produjo el tiroteo.

En tanto, su cómplice, identificado por las fuentes como Nahuel Cataño (18), resultó herido y fue llevado por sus familiares al Hospital de Haedo, donde fue aprehendido por la policía.

En el marco de la investigación, los pesquisas secuestraron en la calle Pedraza al 800 -a unos dos kilómetros del sitio del enfrentamiento- la motocicleta utilizada por los delincuentes en el hecho, que tenía manchas de sangre, añadieron las fuentes.

Por su parte, el arma reglamentaria del oficial Méndez Bautista, una Pietro Bertta calibre 9 milímetros, fue resguardada por el padre de la víctima, quien se le entregó a la policía para que se lleven a cabo las pericias correspondientes.

Fernando, vecino del policía asesinado, aseguró ante la prensa que escuchó “entre 10 y 11 disparos” y que el efectivo “recibió tres disparos” en el pecho.

“Estaba en mi casa cuando sentí un forcejeo. Después se escucharon diez u once tiros. La ambulancia tardó más de media hora. Cuando crucé, (el policía) estaba vivo pero grave”, detalló, al tiempo que aseguró que Méndez Bautista era “muy buena gente”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario