Policiales

Tres atentados con cinco muertos, momento decisivo de los alegatos

El fiscal Schiappa Pietra enlazó una secuencia de crímenes con los negocios o las venganzas de la banda. Fue la base para altos pedidos de pena.

Martes 20 de Marzo de 2018

Un ataque para amedrentar a un adversario que causó la muerte de una nena, dos atentados para vengar el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero con otras cuatro víctimas fatales. Bajo esas tramas presentaron los fiscales del juicio a Los Monos los cinco homicidios que les atribuyen a seis acusados de integrar el clan, todos cometidos en mayo de 2013 mientras la banda era sometida a escuchas. "Estos homicidios son ejemplos puntuales de la violencia que esta banda ejercía", dijeron los acusadores al concentrarse en los delitos más graves atribuidos a los jefes Ariel "Guille" Cantero y Ramón "Monchi" Machuca.
   Por la tarde los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y Luis Schiappa Pietra fundaron sus pedidos de condena en tres casos: el tiroteo a una casa del Barrio de la Carne donde murió Lourdes Cantero, de 14 años; el crimen del bolichero Diego Demarre el día después de la muerte del Pájaro y, al día siguiente, el atentado en Francia y Acevedo donde murieron Marcelo Alomar, Nahuel César y Norma César.
   Los fiscales plantearon ejes comunes a todos los casos: la obediencia de los integrantes a un jefe que ordena el plan criminal, el acceso del grupo a armas y balas y la capacidad de vulnerar la tranquilidad social. Resaltaron la "falta de escrúpulos de los miembros de la organización para eliminar una competencia o vengar la muerte de un hermano, sin importar si con su accionar matan a personas inocentes".
La orden del jefe
El primer caso es el de Lourdes Cantero. La chica estaba al cuidado de una hermana en su casa de Conscripto Bernardi 6374 cuando la noche del 15 de mayo de 2013 atacaron a tiros el frente. Una bala atravesó una ventana y le dio en el pecho. Murió camino al hospital. Días antes, una escucha que es la principal prueba, un tal Gabi le informa a Monchi que en una casa trasera vendían drogas y ese negocio le hacía competencia a un búnker propio en el barrio.
   Las hermanas de Lourdes contaron en el juicio que en una casa del fondo vivía su hermano Nicolás, del que estaban distancias y que ahora está preso por infracción a la ley de drogas. Monchi, con un pedido de 41 años de cárcel por todos los delitos que le imputan, llamó al agente de Drogas Peligrosas Juan Delmastro —condenado como partícipe— para saber si ese búnker de la competencia tenía algún arreglo con esa dependencia policial. Y entonces le da a Gabi una orden: "Tirá a mansalva". Tras eso matan a Lourdes


La emboscada

Luego Schiappa Pietra conectó piezas y pruebas del crimen de Demarre, asesinado el 27 de mayo de 2013. Un día después de que mataran al "Pájaro" Cantero, hermano de Guille y Monchi, frente de su boliche Infinity de Villa Gobernador Gálvez. "Había un móvil claro, contundente y razonable. Cuando lo matan al Pájaro, la organización se dedicó de manera desenfrenada a salir a vengarlo", indicó.
   El fiscal recordó que la noche en que mataron al Pájaro, a Demarre lo vieron en el VIP pese a que no solía presentarse en el boliche, que desde hacía un tiempo alquilaba a otro hombre que luego fue asesinado. Esa presencia significó que en el entorno del Pájaro lo consideraran su entregador. Al día siguiente del crimen a las puertas de Infinity, Demarre fue a Tribunales junto a su esposa, inquieto ante el temor de que lo ligaran con esa muerte.
   Cuando salía, como se registra en escuchas citadas por el fiscal, Leandro Vilches y Emanuel Chamorro lo acecharon en Tribunales, desde donde un Bora blanco lo siguió hasta su casa de Maipú y Seguí. Allí, en la esquina de su casa donde una cámara suya captó su propia muerte, el auto blanco se puso a la par y el acompañante lo mató a balazos.
   Andrés "Gitano" Fernández está acusado como partícipe primario y con un pedido de 14 años, de ser quien manejaba el Bora. Ariel "Guille" Cantero, con pedido de pena unificada a 26 años, fue para los fiscales el autor material. Esto se desprende de la filmación que tomó una imagen borrosa del tirador con gorra y anteojos, tal como captaron a Guille la mañana anterior, tras la muerte de su hermano, las cámaras del Heca. Pero también de escuchas posteriores en las que sus lugartenientes comentan que el conductor del Bora "lo puso ventanilla con ventanilla" y que desde el asiento del acompañante tiró "Roberto", apodo de Guille en las escuchas.
   El fiscal analizó llamados, horarios, charlas e impactos de antenas telefónicas que delatan el recorrido los acusados y del posterior derrotero para deshacerse del auto. Para Vilches y Chamorro, considerados partícipes secundarios, piden penas de 14 años.


A la caza de Milton

Por último trataron el triple crimen de Francia y Acevedo, donde desde dos vehículos y con dos armas le dispararon a una Nissan Frontier en la que iban las víctimas con dos niños que resultaron ilesos, a las 17.20 del 28 de mayo de 2013. "Monchi como jefe de la banda es el que decidía y decidió en este caso cómo se iba a ejecutar el plan. No fue el ejecutor material. Sí el que dio la orden precisa y exacta para que se cometiera", dijo Fernández Bussy tras citar escuchas previas y posteriores al triple crimen. En ellas Monchi pide datos de Milton César, a quien iba dirigida esa venganza porque, por entonces, había rumores que lo conectaban con el crimen de Pájaro.
   El fiscal dijo que tras el ataque "Monchi tenía que conocer el resultado de ese plan criminal, si había tenido frutos" y por eso hizo llamados para preguntar los nombres de las víctimas. Para los fiscales, el mismo móvil conecta este caso con el de Demarre, al punto que una misma pistola 9 milímetros fue usada en ambos hechos. Para Mariano Salomón pidió seis años por encubrimiento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario