Juego ilegal

Tenso impasse en el Senado provincial antes de la audiencia imputativa a Traferri

El representante de San Lorenzo fue ratificado como presidente del bloque del PJ pero persiste el malestar interno. Legisladores alineados con Perotti cuestionaron el envío de un comunicado y sostienen que la definición sobre la unidad del espacio sólo se postergó

Viernes 11 de Diciembre de 2020

El senador sanlorencino Armando Traferri llega a la audiencia imputativa a la que fue convocado hoy por los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery ratificado como presidente del bloque peronista en la Cámara alta pero las tensiones internas están lejos de desaparecer.

Es que tras la sorpresiva tormenta que desató Gustavo Ponce Asahad y que se instaló en el centro del mapa político santafesino el espacio del PJ en el Senado es un paraguas frágil que puede volar por los aires si los vientos políticos y judiciales soplan todavía más fuerte.

En el cierre de un miércoles agitado —que incluyó la citación judicial a Traferri para hoy a las 9 en el Centro de Justicia Penal— el bloque se reunió en la ciudad de Santa Fe. Once lo hicieron de modo presencial y uno a distancia. Uno de los legisladores que participó de la reunión y que se ubica en el grupo de los senadores leales al gobernador Omar Perotti dijo a La Capital que se trató de una muy buena reunión.

Según relató el senador, Traferri aseguró que se trataba de una operación en contra suya y fustigó al ministro de Seguridad, Marcelo Sain, y al Ministerio Público de la Acusación. También hubo críticas a la jueza Eleonora Verón —aseguraron que recién les entregó anteayer el pen drive con la declaración de Ponce Asahad— y pedidos de disculpas por la temperatura de las declaraciones públicas de unos y otros en los últimos tiempos.

Despegue

El problema vino después: se difundió un comunicado en el que los senadores ratifican la conducción de Traferri, saludan su decisión de presentarse hoy en el Centro de Justicia Penal y respaldan a la vicegobernadora Alejandra Rodenas. El grupo alineado con la Casa Gris planteó que un posicionamiento público seis días después del por momentos bizarro relato de Ponce Asahad sería interpretado por la sociedad santafesina como una defensa corporativa.

Ayer a la 1.39 de la madrugada el G6 perottista —integrado por los senadores Alcides Calvo, Marcos Castelló, Ricardo Kaufman, Eduardo Rosconi y Marcelo Lewandowski— envió su propio comunicado, en el que aseguran que el acuerdo era no hacer ninguna declaración como bloque.

“Acompañamos el derecho a defensa del senador Traferri sin condenar mediáticamente a ningún ciudadano antes de esta posibilidad —plantean los senadores—. Pedimos respetar la institucionalidad sin politizar la justicia ni judicializando la política”.

Pero deslizan: “Se acordó postergar el debate político sobre la unidad del mismo (el bloque) habida cuenta del momento que se vive de público conocimiento”.

Interna a cielo abierto

Lo cierto es que las diferencias políticas vienen desde antes. Este grupo ubica dos puntos de quiebre en la relación con Traferri: la jugada en tándem con Miguel Lifschitz para aprobar dos leyes que restringen el margen de maniobra de Sain y el tratamiento del presupuesto 2021, en el que Traferri excluyó el Plan Incluir, un pedido expreso del gobernador.

Uno de los interrogantes es qué va a pasar con la agenda legislativa después de este escándalo que cruza toda la institucionalidad de la provincia. Hace sólo una semana, Perotti firmó el decreto 1696/2020, con el que convocó a sesiones extraordinarias para tratar ocho proyectos, relacionados con recursos tributarios, conectividad, seguridad pública, y la creación del Ente Administrador Autopista Rosario-Santa Fe “Camino del Brigadier” y la Agencia santafesina de Inversiones y Comercio Internacional.

Las leyes sobre conectividad y seguridad pública enfrentan un camino escarpado en la Cámara de Diputados, donde domina el Frente Progresista, pero el objetivo del oficialismo era aprobar la ley tributaria en diciembre, a modo de cierre de un año complejo, en el que tanto el peronismo como el FPCyS debieron acostumbrarse a nuevos roles.

Es más, uno de los acuerdos de la reunión del miércoles es dar luz verde a la ley tributaria y llamar a sesión especial el miércoles y jueves.

No obstante, esa hoja de ruta podría cambiar en las próximas horas, si la Justicia solicita el desafuero de Traferri. “Si llega a pasar eso se arma un quilombo terrible, ¿de qué vamos a hablar en la sesión?”, preguntó preocupado el senador perottista.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS