Policiales

Quedaron presos dos policías por el ataque a un grupo de jóvenes

La Justicia evaluó la conducta de ocho agentes que atacaron a los chicos en las Cuatro Plazas

Sábado 31 de Marzo de 2018

Los siete policías imputados en la causa por apremios ilegales en perjuicio de ocho jóvenes que estaban compartiendo una gaseosas en las Cuatro Plazas de Mendoza y Provincias Unidas el fin de semana pasado, estuvieron el mediodía del jueves santo en los Tribunales provinciales para escuchar la resolución del juez Santiago Becerra, quien a pdido de la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci dictó la prisión preventiva de los agentes Erica D. y Mariano S., sindicados por las víctimas como quienes más les "pegaron y humillaron". Además, el magistrado dictó la "prohibición de acercamiento" de los cinco restantes imputados hacia las víctimas. Todos ellos bajo la imputación de "apremios ilegales, falsificación de documento publico y mal desempeño de funcionario público".

   Durante la audiencia, los siete policías (hay una agente prófuga) contaron lo ocurrido la madrugada del viernes 23 y tres de las víctimas decidieron dar su versión ante el juez antes de anunciar que se presentarán como querellantes en la causa.

   La madrugada del viernes 23 de marzo un grupo de amigos estaban en las Cuatro Plazas tras compartir un asado en la casa de uno de ellos. Sasha V., de 23 años; Emanuel C., de 24; Cristian F., de 23; Nelson R.,de 21; Martín D., de 21; Alvaro G., de 22; y Valentina C., de 21 años. Ninguno tiene antecedentes y cerca de las 5 de la mañana al menos diez policías llegaron al lugar en varios móviles y con sus armas en mano. Entonces los insultaron y golpearon. A uno de los chicos, incluso, le dispararon un balazo de goma en la pierna. Luego los llevaron detenidos a la comisaría 14ª, ubicada a 100 metros de allí, donde siguieron los apremios durante unas cuatro horas. Los jóvenes recién fueron liberados a las 19 del viernes 23.

Una mochila y un tiro

Anteayer llegaron a la audiencia imputativa los siete policías que están en disponibilidad y dos de ellos, Erica D. y Mariano S., del Comando Radioeléctrico, salieron con sus manos esposadas para cumplir prisión preventiva por 30 días. En tanto Walter D. (del Comando), Gastón F., Ariel G., Santiago M. y Marcelo S., de la Policía de Acción Táctica (PAT) seguirán bajo proceso en libertad y no deberán acercarse a las víctimas.

   Frente a los policías se plantaron cinco de los siete chicos acompañados de sus padres y amigos. A un costado también estaban los familiares de los imputados.

   Luego de que la fiscal Bartocci relatara los hechos, los policías decidieron declarar. En ese instante los jóvenes los fulminaban con sus miradas y a cada palabra dicha por los policías respondían con leves sonrisas o dientes apretados. Cada policía contó su participación. Dijeron que llegaron al lugar buscando una presunta mochila que vieron en manos de los chicos y que éstos los agredieron por lo que los trasladaron a la seccional 14ª y se retiraron.

   El primero en declarar fue el policía Mariano S. Muy tenso dijo que el grupo de jóvenes "hostilizó" a la brigada que conformaba con Erica D. y que debieron reducirlos y esposarlos. A la "mujer (Desiree) tuvimos que meterla en el móvil", tenía una "mochila rosa" y al preguntarle por eso uno de los chicos dijo: "¿Vos sabés quien soy yo?".

   Luego Erica D. declaró que perseguían una moto en la que iba una pareja, que se fugaron y ellos los siguieron hasta las Cuatro Plazas. Que al llegar, los chicos "los insultaron" y que ella metió a Desiree al móvil y que "un chico (Sasha) quiso abrir la puerta del auto y por eso disparé al piso con la antitumulto". Su defensor, José Luis Giacometti, le preguntó por qué perseguían a la moto y ella contestó: "Para identificarla".

   Todos dijeron más o menos lo mismo amparándose en las grabaciones de las radios policiales, los registros de la cámaras de vigilancia y los GPS de sus móviles además de los registros del momento en que llevaron a Sasha, que estaba muy lastimado, al Hospital Centenario.

   En tanto, la fiscal Karina Bartocci hizo las imputaciones y solicitó la prisión preventiva para Erica D. y Mariano S. por considerar "que fueron los que llegaron primero y los más comprometidos en las declaraciones de las víctimas". Para los demás solicitó la "prohibición de acercamiento en todas sus formas: física o por medios electrónicos" a los jóvenes y aclaró que aún debe "investigar al personal de la 14ª".

Los chicos  

Tras ello el abogado de la APDH Federico Pagliaro solicito que declararan tres de los jóvenes. Sasha V., a quien golpearon y le cortaron con un cuchillo las rastas de su cabello dijo: "Escuché muchas mentiras de parte de estos policías. Que nos resistimos, que los insultamos. No fue así. Cuando me pegaron me asusté y corrí y cuando vi que estaba rodeado me quedé quieto. Me tiré al piso y me golpearon entre todos. Estuvieron siempre con nosotros pegándonos y después me llevaron al hospital cuando casi no podía respirar y tenía la cara desfigurada", dijo.

   Por su parte, Nelson R. le contó al juez que en la seccional 14ª lo "desnudaron frente a todos, me pegaron y nos decían que nos iban tirar a una zanja, nos daban culatazos."

   Mirando a cada policía y con una actitud de acero, Desiree C. fue la última en declarar: "Nos pegaron, me decían que yo era una puta que vendía falopa, que nos iban a violar. A mi me cargaron en el auto mientras a Sasha lo corrían y le disparaban. ¿Por qué nos hicieron esto? Tengo miedo a que me pase algo, miedo a salir de mi casa. No vendemos drogas ni tenemos antecedentes, todos trabajamos y estudiamos", dijo mientras su figura crecía en el estrado. Luego, el juez Becerra explicó jurídicamente su resolución y aceptó la calificación de la Fiscalía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario