POLICIALES

Protagonizaron un robo millonario y cayeron por el GPS de un celular

En un taller de Casilda al 1600 robaron más de 5 millones de pesos, se recuperó parte del dinero.

Jueves 08 de Julio de 2021

Cuatro personas armadas ingresaron el jueves por la mañana a un taller de Casilda al 1600 en el que se encontraban el titular del comercio y dos empleados. De los cuatro delincuentes, dos estaban armados con un revólver y con una pistola cromada. Comenzaron a gritar y amenazar tanto a Darío Jesús G., de 60 años y dueño del taller, como a Ariel D., de 42, y a Jorge P., de 41, y robaron 325.000 pesos, 30.000 dólares, más de cinco millones de pesos y tres celulares. El robo de los equipos de telefonía fue precisamente lo que permitió la búsqueda de los ladrones, que escaparon en dos motos 110 cc de color rojo y color negro. Una hora después fueron capturadas tres personas en un complejo Fonavi de barrio Ludueña: Ingrid B., 24 años; Ayelén R., de 29, y Oscar R., de 30 años, y se recuperó parte del dinero.

Cuando las víctimas del robo lograron comunicarse con la Policía les explicaron a efectivos del Comando Radioeléctrico que el GPS, la geolocalización de uno de los teléfonos móviles, indicaba que se encontraba en Tucumán y Camilo Aldao. Al llegar la Policía y allanar un departamento se secuestró ese equipo y otros dos celulares.

En tanto, un equipo iPhone indicaba su destino en un complejo Fonavi de barrio Ludueña, en Solís al 300. Efectivos llegaron al lugar y en un departamento de la planta baja secuestraron armas de fuego, prendas y el iPhone.

En tanto, en el mismo edificio pero en el primer piso se secuestró una suma de $566.740 en una bolsa plástica de color blanca con la inscripción "yahveh" y tres cajas de municiones intactas .40 con cincuenta cartuchos y tres cajas de municiones .45 con otros cincuenta cartuchos en su interior, además de un detector de billetes falsos, una pistola Taurus y un revólver calibre .38.

Por otro lado, vecinos del complejo Fonavi indicaron un garaje cercano donde se encontrarían las motocicletas utilizadas para comer el hecho. Una vez lograda la orden de allanamiento, personal de la Agencia de Investigación Criminal secuestró los teléfonos que estaban en la cochera y las motos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario