Policiales

Por falta de testigos desisten de una acusación en pleno juicio y acuerdan abreviado

El jueves pasado Leandro Robledo comenzó a ser juzgado como partícipe necesario del crimen de José "Cepillo" Fernández.

Martes 09 de Octubre de 2018

El jueves pasado Leandro Robledo comenzó a ser juzgado como partícipe necesario del crimen de José "Cepillo" Fernández, ocurrido en diciembre de 2015 en Paraguay al 5000. Por ese delito el Ministerio Público de la Acusación (MPA) había pedido 18 años de cárcel pero luego de la apertura del debate ninguno de los testigos citados por Fiscalía se presentó a declarar.

En ese contexto el fiscal Ademar Bianchini desistió de la acusación y ayer las partes presentaron al tribunal un acuerdo abreviado a dos años de prisión sólo por tenencia de arma de guerra secuestrada cuando se allanó su casa. Los jueces Román Lanzón, Gustavo Pérez de Urrechu y Rodolfo Svala llamaron a un cuarto intermedio y mañana harán saber si homologan o no el acuerdo. De aprobarlo, a la condena podría sumarse otra a siete años que Robledo recibió la semana pasada en otro abreviado, lo que elevaría la pena a nueve años de cárcel.

Bianchini —heredó el caso del fiscal Rafael Coria, luego nombrado juez— ubicó a Robledo como el conductor de la moto que el 4 de diciembre de 2015 llevó al aún prófugo Adrián C. hasta donde baleó a Fernández por viejos conflictos.

La víctima estaba en Paraguay y Margis, la cuadra donde vivía Robledo. Según la acusación, Adrián bajó de la moto con un arma en cada mano y disparó para luego escapar en la moto con su cómplice.

El fiscal pidió 18 años de cárcel para Robledo como partícipe necesario del crimen y la tenencia de un arma de guerra, por una pistola calibre 32 con 14 cartuchos de punta azul (pueden atravesar chalecos antibalas) secuestrada en su casa al ser arrestado el 16 de diciembre de 2015. Pero una vez planteada la acusación, ninguno de los testigos convocados a dar cuenta de la mecánica del hecho se presentó a declarar al juicio.

Ayer Bianchini desistió de acusar y en cambio presentó junto con la defensora pública Patricia Guzmán un acuerdo abreviado para condenar a Robledo a dos años de cárcel sólo por la tenencia del arma.

Otro abreviado

Dos días antes de iniciarse este juicio Robledo llegó a un acuerdo abreviado por un robo cometido mientras cumplía prisión domiciliaria por el crimen de Fernández, el 7 de mayo de 2016 en un local de ropa de San Martín al 4800.

Según la fiscal Cecilia Brindisi, Robledo ingresó con una chica y compró un jean. Un rato después volvió, preguntó si aceptaban tarjetas de débito y enseguida sacó un arma y maniató a la vendedora. "Tiene balas de verdad, no es joda. Si no hacés ruido no te voy a lastimar", le dijo a la víctima antes de huir con 7 mil pesos, ropa, una plan chita para el pelo y un celular.

La acusación comprende, además del robo calificado y la tenencia del arma empleada, el hallazgo de dos armas calibre 22 en su casa el día que fue detenido por el robo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});