Policiales

Pidieron 25 años de prisión para un hombre que mató a su sobrino

El hecho ocurrió en mayo del año pasado después de un clásico entre Newell's y Central durante el cual los familiares se cargaron entre sí.

Jueves 14 de Junio de 2018

Una cargada tras un clásico entre Newell's Old Boys y Rosario Central terminó en un homicidio en mayo del año pasado, cuando un hombre mató de un escopetazo a su sobrino en barrio Ludueña y además le provocó una herida en el cuero cabelludo a la hija del hombre asesinado. El acusado es Walter Daniel Leiva, para quien el fiscal Adrián Spelta pidió una condena de 25 años de prisión en una audiencia previa al juicio oral.

En ese marco, el juez Juan Andrés Donnola dispuso que el acusado siga en prisión preventiva hasta entonces.

Leiva, un operario de 40 años que permanece detenido en la cárcel de Piñero, fue sometido días atrás a una audiencia preliminar al juicio oral por el crimen de su sobrino Omar Alcides Verón, que tenía 44 años.

El domingo 14 de mayo del año pasado Verón salió a festejar a la calle el triunfo de Rosario Central en el clásico que le ganó a Newell's por 3 a 1. Vivía en Solís al 300 bis y al llegar a la vuelta de su casa, en pasaje Gandhi al 5800, recibió un disparo efectuado con un rifle de aire comprimido. Su hija Beatriz, que estaba con él, fue herida en el cuero cabelludo.

Verón y su hija fueron llevados en un auto particular al Hospital Centenario. En el centro de salud se constató la muerte de Omar, con una herida en el pulmón izquierdo. Su hija, en tanto, estaba fuera de peligro.

Gastadas mutuas

Leiva fue detenido ese día junto con su hijo, pero éste fue desligado y sólo quedó imputado el padre. En la investigación fiscal se determinó que durante el partido estos familiares, domiciliados a unos 30 metros de distancia, se habían gastado mutuamente. Leiva, sin embargo, se sintió ofendido y al finalizar el juego sacó un arma calibre 22 con la que efectuó al menos dos disparos.

La información sobre el hecho se presentó confusa desde el inicio, ya que un hijo del acusado entregó a la policía un rifle de aire comprimido y asumió la autoría de los tiros. Sin embargo, hubo testigos que apuntaron contra el padre del adolescente. "La esposa del sospechoso contó, con ciertas lagunas, que su marido tenía una carabina y que se fue para el patio de la casa", desde donde habría efectuado los disparos fatales.

Leiva está preso desde entonces, imputado como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego —uno consumado, otro en grado de tentativa— además de la portación de un arma de fuego de uso civil.

Al ratificar su acusación en la última audiencia, el fiscal Spelta pidió que Leiva sea condenado a 25 años de prisión. Si bien la defensa se opuso al pedido de la acusación y reclamó la libertad de su cliente, el juez Donnola dispuso que el imputado siga en prisión preventiva hasta el juicio oral, que aún no tiene una fecha establecida.

El fiscal pidió que el debate oral y público esté a cargo de un tribunal pluripersonal, es decir, integrado por tres jueces. Luego se discutieron cuestiones de pruebas que se tratarán en esas audiencias.

Esas diferencias serán resueltas por el juez en los fundamentos que dará a conocer por escrito, donde constará qué pruebas documentales y testimoniales podrán discutirse en las audiencias del juicio oral y público por el caso.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario