Policiales

Piden 18 años de prisión para el acusado de cometer un asesinato

Leandro Gastón Robledo comenzó a ser juzgado ayer por el homicidio de José Eduardo "Gordo" Fernández.

Viernes 05 de Octubre de 2018

Leandro Gastón Robledo comenzó a ser juzgado ayer por el homicidio de José Eduardo "Gordo" Fernández. La Fiscalía intentará probar que en el acusado, de 29 años, llevó hasta la zona sur en su moto a un joven atacó a tiros a Fernández. Por ese delito pidió una condena a 18 años mientras la defensa solicitó la absolución por el beneficio de la duda.

Ante el tribunal integrado por los jueces Román Lanzón, Gustavo Pérez de Urrechu y Rodolfo Svala, el fiscal Ademar Bianchini (reemplaza al fiscal original del caso, Rafael Coria, luego nombrado juez) reseñó su teoría sobre lo ocurrido el 4 de diciembre de 2015. Relató que Robledo llevó en su moto al todavía prófugo Adrián C. hasta Paraguay y Margis para matar a Fernández.

Según la investigación Adrián C. había tenido conflictos con Fernández, a quien encontró cerca de las 18 de ese día. El tirador bajó de la moto y, con un arma en cada mano, abrió fuego. Luego volvió a subir a la moto de Robledo y huyeron juntos.

Robledo fue detenido el 16 de diciembre de 2015 en un allanamiento a su casa, en la misma cuadra donde ocurrió el crimen. "El sabía que lo iban a matar (a Fernández). No podía ignorarlo. Cuando Adrián se baja y dispara, Robledo no se asusta, no se espanta ni se va. Se queda esperando para sacarlo del lugar. Su participación en el hecho es tan necesaria que no hubiera ocurrido sin su intervención", remarcó el fiscal.

En rigor, la acusación contra Robledo es como "partícipe necesario" de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego". También se le achaca "tenencia de arma de guerra" por una pistola calibre 32 con 14 cartuchos de punta hueca (pueden atravesar chalecos antibalas) secuestrada en su casa al ser arrestado.

A su turno la defensora Patricia Guzmán sostuvo que las pruebas colectadas en la investigación no son suficientes para probar la participación de Robledo. Además puso en cuestión a la única testigo presencial del crimen, cuyo testimonio es uno de los principales elementos en contra del acusado, para quien invocó el beneficio de la duda.

La testigo a la que la defensora hizo referencia, aunque no dio el nombre, es la ex mujer de Fernández. En la audiencia preliminar había definido su relato como "contradictorio".

El crimen

Fernández, de 58 años y apodado "Gordo" o "Cepillo", tenía ocho hijos y varios nietos. Desde hacía 20 años vivía en una casita humilde a metros de donde lo mataron. "Estaba con nosotros tomando porrón y se acercaron los transas de acá a la vuelta", contó a este diario por esos días un vecino, y agregó que el agresor "estaba re puesto y fue de «cheto». El Gordo no se lo bancó, porque le sobraba calle. El pibe este sacó dos fierros y el Gordo lo enfrentó. Duró nada la pelea. Empezaron a los tiros y le dio a Fernández".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario