Policiales

"No fue un accidente, fue un homicidio con dolo eventual", dijo el fiscal sobre el mecánico que mató a un cadete

El fiscal Florentino Malaponte explicó que este caso tiene características que "no aparecen en cualquier otro siniestro vial", como "ir en contramano y a más de 120 kilómetros por hora" en una calle de barrio. El 30 de agosto se conocerá la condena

Miércoles 16 de Agosto de 2017

"No fue un accidente, fue un homicidio con dolo eventual", sentenció hoy el fiscal Florentino Malaponte en referencia al choque de marzo del año pasado, en que un mecánico a bordo de un Audi TT a máxima velocidad embistió a un joven cadete al que le provocó la muerte al instante.
Por esa causa está siendo juzgado el mécanico Juan Carlos Schmitt, que iba al volante del auto a más de 120 kilómetros por hora, según los peritos, motivo por el cual la fiscalía está pidiendo diez años de prisión efectiva y diez años de inhabilitación para manejar que es el máximo de pena permitido.
"Después de haber escuchado todas las declaraciones, seguimos sosteniendo que esto no fue un accidente, esto fue un homicidio con dolo eventual, ya que tiene algunas características que han sido públicas, pero para que la gente entienda ha tenido cuestiones exageradas que no aparecen en cualqueir otro siniestro vial", sostuvo Malaponte, quien lleva el caso adelante junto con la fiscal Valeria PIazza Iglesias.

Sobre cuáles eran esos aspectos en lo que se basada para determinar que no se trataba de un caso común, el fiscal sentenció: "particularmente ir en contramano, ir a más de 120 kilómetros por hora, de acuerdo al informe de los peritos, con los efectos que eso tuvo sobre el cuerpo de (Damián) Orgaz, que tuvo un desmembramiento de su cuerpo que es algo típico de un accidente en ruta".
"Todo esto demuestra -agregó- una actitud del conductor que escapa al normal de los casos, por eso la fiscalía opta por ir a una imputación más grave de la que se hace normalmente en un accidente de tránsito".
"Todo esto demuestra -agregó- una actitud del conductor que escapa al normal de los casos, por eso la fiscalía opta por ir a una imputación más grave de la que se hace normalmente en un accidente de tránsito".
Por el suceso, ocurrido el 21 de marzo de 2016, también se le requirió a Schmitt la inhabilitación para conducir, ambas penas por incurrir en el delito de "homicidio simple con dolo eventual". La querella hizo el mismo pedido que la Fiscalía y ahora el tribunal que integran Gustavo Pérez Urrechu, Raquel Cosgaya y Rodolfo Zvala deberán emitir su dictamen, el próximo 30 de agosto.
"Pedimos la pena de diez años de prisión efectiva y además diez años de inhabilitación para conducir, porque no es la inhabilitación que se pide cuando es anexa a un homicidio culposo sino una inhabilitación fundada en otro artículo del Código que va conectada a hechos de este tipo. Pedimos diez años de condena que es lo máximo que se puede pedir y para nosotros lo razonable también son los diez años para conducir", justificó el fiscal.
Respecto a si esto podría constituir un precedente en Rosario, admitió que "no solo en los tribunales de Rosario, sino a nivel nacional. No conocemos ningún hecho de estas características que haya sido juzgado con una pena de este tipo".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS