Policiales

Llegó a Rosario siguiendo una pasión y cuatro puñaladas le quitaron la vida

Trágica pelea de barras colombianos. Luis Diego Areiza Garcés era hincha de Nacional de Medellín. Vino a ver el partido contra Newell's y lo mató otro pibe de la barra.

Domingo 27 de Abril de 2014

La muerte tiene su precio y en el caso de Luis Diego Areiza Garcés no hubo excepciones. El muchacho tenía 25 años y era hincha de Atlético Nacional de Medellín. La primera semana de abril llegó a Rosario para presenciar el partido que por la Copa Libertadores de América su equipo jugó con Newell's Old Boys. Pero no pudo ir a la cancha porque algunas horas antes del encuentro fue apuñalado en una pelea entre barras colombianos que se registró en el parque Independencia. Tras agonizar una semana en el Hospital de Emergencias, el joven falleció. Y esta semana, tras una serie de engorrosos trámites, la Fiscalía de Homicidios Dolosos emitió el permiso para que el cuerpo de "El loco", como se reconocía en la tribuna al muchacho, fuese cremado y trasladado a su Antioquia natal. La cremación fue la salida que encontró la familia para abaratar los altos costos de la repatriación mientras el fiscal Adrián Spelta avanza con la investigación del crimen y trata de dar con el sospechoso, que está identificado, prófugo y con pedido de captura sólo en Argentina.

"Algunos lloran a García Márquez o a Cheo Feliciano (cantante de salsa y bolero), nosotros a El Loco de La Banda Pirata. Ya estás con Andrés Escobar y la Banda Inmortal". Esa frase fue escrita el 18 de abril en el Facebook oficial de "Los del Sur", la hinchada más representativa de Atlético Nacional de Medellín, de la cual Areiza era integrante.

El Loco había llegado a Rosario junto a un millar de sus connacionales para alentar al equipo verdiblanco en su partido contra los leprosos. Estaba con sus amigos de La Banda Pirata, una facción de la hinchada, y peregrinaba con su mochila al hombro persiguiendo el sueño de ganar la Libertadores. En la ciudad de hospedó "en casa de un amigo, hincha de fútbol y de Banfield", según reconstruyó el fiscal.

El Loco y su familia son de Envigado, en el departamento de Antioquia y a 10 kilómetros del centro de Medellín, conocida como la "Ciudad de la eterna primavera". "La madrugada antes del partido, varios hinchas de diferentes partes de Colombia tuvieron una discusión que generó una pelea en la que uno de ellos sacó un cuchillo y lesionó a tres fanáticos. Mi primo llevó la peor parte", explicó Aurelio Arias, primo de Areiza, al noticiero de Teleantioquia, en Medellín.

"El día que lo hirieron a mi sobrino la madre tuvo un mal presentimiento durante todo el día. Como a las 10 u 11 de la noche del miércoles 9 (Colombia tiene dos horas menos que Argentina) lo llamó. El le dijo: «Mami sabés que te quiero, que te quiero mucho». Ella se acostó y a las 4 de la madrugada la llamaron para avisarle que ya estaba en la clínica, muy herido", agregó Blanca Garcés, tía de El Loco.

Pelea interna. Los hinchas verdolagas no tuvieron mayores inconvenientes con los barras locales en la previa del partido con Ñuls. Desde el miércoles acamparon en inmediaciones del Coloso del Parque. La madrugada previa al partido encontró a El loco y a una veintena de hinchas de Nacional tomando vino cerca del palomar. De acuerdo a fuentes de la pesquisa, a las 3 de la mañana del jueves 10 de abril Areiza y Johan Andrey R.P., apodado "El Oso" e hincha de Nacional, se fueron a las manos en un incidente que no debió pasar de un cruce de trompadas. Un amigo de El Loco intervino y tras increpar a El Oso comenzó entre los hombres un duelo a facazos.

Fueron cinco minutos de estiletazos lanzados al aire en la oscuridad del parque y ante testigos que no podían o no querían parar el duelo. Areiza, quien estaba desarmado, tomó la decisión de parar con la discordia y entonces que El Oso le asestó cuatro puntazos en el cuello, la región intercostal izquierda, la mano izquierda y el hombro del mismo lado. La peor de las heridas le perforó un pulmón. Mientras El Loco era asistido por los propios hinchas, El Oso huyó a toda carrera. Luego se supo que pasó por el hospedaje donde estaba y tras levantar sus pertenencias desapareció. La noche del partido fue buscado en la cancha, pero no lo hallaron.

Areiza fue asistido por una camioneta de la Guardia Urbana Municipal (GUM) que lo trasladó hasta el Hospital de Emergencias en estado desesperante. Fue operado dos veces, los médicos lo mantuvieron en coma farmacológico con asistencia mecánica respiratoria y el jueves 17 a las 8 de la mañana falleció.

La investigación. De la veintena de hinchas que presenciaron el asesinato de El Loco, sólo uno declaró ante el fiscal Adrián Spelta, jefe de la Unidad Especializada en Homicidios. Según trascendió, el fanático antioqueño relató que vio todo desde unos 30 metros y que cuando llegó a la escena Areiza estaba siendo apuñalado.

Identificado el autor material del homicidio agravado por el uso de arma, el fiscal solicitó la orden de captura nacional para Johan Andrey R.P. y está gestionando una orden de captura internacional vía Interpol ante el rumor de que el sospechoso está oculto en una favela de la ciudad brasileña de San Pablo.

Allegados a El Loco e hinchas de Atlético Nacional denunciaron el crimen ante la Fiscalía General de la Nación en Medellín y, según fuentes de la pesquisa, desde Rosario se giró a las autoridades colombianas la declaración del testigo antioqueño que observó el crimen.

En tanto, tras la muerte de Areiza los allegados al hincha recurrieron a la Embajada colombiana en Argentina y al consulado en Rosario, desde donde remitieron la documentación a la fiscalía colombiana. Pocos días después llegó Luz Mariela, la mamá de El loco, quien terminó de cumplimentar los trámites y se llevó las cenizas de su hijo.

Despedidas. "Es muy triste tener que decirlo, pero mañana sera la cremación del cuerpo de El loquito, ya que su repatriación costaba mas de 20 millones de pesos (colombiano, poco más de 10 mil dólares), dinero que su familia no tenía. Sus cenizas se llevarán a una sala velatoria para hacerle su homenaje como debe de ser. Lo mas seguro es que para el día viernes estemos llegando a Colombia para darle su eterno descanso", escribió la semana pasada en su perfil de Facebook el amigo antioqueño que viajaba con El Loco y acompañó a su familia.

El martes, desde la Fiscalía rosarina, se extendió el permiso de cremación y el miércoles se realizó la ceremonia en un crematorio de Villa Constitución. En tanto el viernes fue la hora del retorno a Colombia.

A El Oso, en tanto, no sólo lo busca la Justicia rosarina. Tanto en su Facebook como en su cuenta de twitter la hinchada de Nacional de Medellín "Los del Sur" posteó: "Esta barra está en la obligación de pedirle a Johan R. que le responda a la familia de El Loco y se entregue a las autoridades argentinas o brasileñas por lo ocurrido en Rosario. Nuestro compromiso con la convivencia y el respeto son totales y no podemos permitir que personas lejanas a ese compromiso causen daño a una familia llamada «Los del Sur». Pedimos a todos cordura y resignación pero sobre todo apoyo para que puedan dar con su paradero".

Y el 20 de abril agregaron, junto a una foto de El Oso. "¡Entréguese y responda por el dolor de todos! ¡Amigos de toda Sudamérica, aunque la policía ya lo tiene identificado, ayúdennos a encontrarlo para que pague por lo que causó! Tiene una herida en la cara y otra en un brazo. ¡Pronto te pudrirás en una cárcel!".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario