Policiales

La fornida estructura económica que Mario Segovia generó desde la prisión

A través de testaferros su grupo acumuló casas en countries, una constructora y hasta un barco arenero de 500 mil dólares. Todo quedó en evidencia por la compra de armas y explosivos al exterior.

Miércoles 14 de Julio de 2021

En noviembre se cumplirán trece años que Mario Roberto Segovia está bajo encierro en una prisión. En ese tiempo acumuló condenas y quedó en evidencia por nuevos delitos. Pero esos contratiempos personales en modo alguno lo fueron para la solidez de su patrimonio. La estructura económica de su familia no dejó de acumular bienes atesorados a través de testaferros. Quien ayer martes fue detenido como su financista, su hermano Hernán Jesús Segovia, era para 2008 un suboficial de la policía provincial. Actualmente aduce tener una constructora, un chalé en Funes de 600 mil dólares, oficinas en Rosario a nombre de su hija, dinero disponible a corta instancia por 5 millones de pesos, tres edificios en propiedad horizontal de poca altura, una propiedad en Maciel con caballos, un lote en el barrio Pucará los buhos de Roldán y contratos de obras en los municipios de Pueblo Esther, Funes, y Ricardone además del sur de Rosario.

Es apenas una muestra. El cuñado de Segovia, Gonzalo Ortega, a mediados de 2020 hacía gestiones para comprar un barco arenero de 500 mil dólares. Para sostener la operación su cuñado desde la cárcel de Ezeiza le ordena que ofrezca a los vendedores un campo de 250 hectáreas para hacienda que tiene en Santiago del Estero en una permuta.

¿De dónde procede todo el dinero del grupo familiar? La investigación de los fiscales de Lomas de Zamora Sergio Mola y de la Procuración contra el Narcotráfico (Procunar) Diego Iglesias deja ver que hay una actividad económica regular que viene, en el caso de Hernán, de contrataciones de obra pública. Pero el capital inicial del grupo se gestó en las actividades de contrabando de efedrina al cartel de Sinaloa en México por el cual en 2012 Segovia fue condenado a 17 años de prisión. Los negocios con estupefacientes de parte de Mario continuaron de acuerdo a las evidencias acumuladas en la investigación de la Procunar.

>>Leer más: Mario Segovia, investigado por compra de armas a Canadá vía Sinaloa

Se nota en los negocios que entabla con Ignacio "Nacho" Actis Caporale, condenado en marzo de este año a nueve años de prisión. Los diálogos de Segovia con Actis dan cuenta de negocios con tráfico de drogas "sobre distintas cuestiones, entre ellas distintos tipos de estupefacientes, precios, hacer «movidas y/o fabricar drogas sintéticas»” y compraventa de autos.

Respecto de la droga, Nacho Actis dialoga en una comunicación interceptada, luego de que Segovia admite haber ingresado marihuana sintética el 18 de octubre de 2018. Nacho le dice: "Vendemos de a mil, mil de una, mil lo vendemos a 40 pesos, de a mil, ¿cuánto hacemos con eso? un millón de dólares, más de un millón de dólares, 40 son un millón y pico millón cien y moneda". Segovia le pide que le consiga cloruro de potasio. Dialogan sobre hacer negocios con unos colombianos por pastillas (se presume que metanfetaminas).

Hernán Segovia también revela en un diálogo con su sobrino Matías Agustín Segovia, hijo de Mario, sobre la construcción de una obra en el country Campos de Esther, en Pueblo Esther, donde piden un volquete para una obra a nombre de Ariel Spadoni. Los fiscales recuerdan que este último fue condenado en el año 2016 a doce años de prisión por su participación en una organización dedicada al tráfico de cocaína hacia Portugal.

Pero las actividades que son objeto de la investigación de la Procunar son de modo excluyente la compra de explosivos y de armas. Algo que ya se sabía que era una especie de obsesión de Mario Segovia. Cuando lo detuvieron en noviembre de 2008 en su casa de Fisherton, en la calle Alvarez Condarco 475 bis donde aún vive su familia también allanada ayer, se encontró un asombroso parque de diez armas automáticas y fusiles. Ahora se detectó la compra de sobres bomba y armas mediante el uso ilegítimo de las casillas de e-mail oficial de dos empleados de la provincia de Formosa.

armas22.jpg
Las diez armas que tenía Mario Segovia en su casa de Fisherton cuando lo allanaron en 2008.

Las diez armas que tenía Mario Segovia en su casa de Fisherton cuando lo allanaron en 2008.

En las transacciones para comprar es investigado especialmente Agustín Segovia, de 21 años, que dispone según los fiscales de los conocimientos informáticos suficientes para la realización de pagos electrónicos y el uso de sistemas de video llamada para la encriptación de las direcciones IP de los dispositivos con los que habla. "Asimismo, posee un elevado nivel del idioma inglés, al haber sido estudiante residente en el Reino Unido de Gran Bretaña. Todo ello le permite interactuar con las distintas empresas extranjeras en la adquisición de cursos y artefactos, simulando ser un funcionario del gobierno de la Provincia de Formosa", indican los fiscales.

Los seguimientos sobre contenidos de la tablet de Segovia secuestrada en 2017 en la cárcel de Ezeiza y de un celular incautado un año después evidencian la compra de partes de armas para ensamblar y vender. También la recepción de explosivos y de cursos y libros sobre ensamblado de armas. Los contactos de Segovia reciben por correo piezas para el armado de fusiles AR15. Y en un momento aquel desde Ezeiza le dice a su hermano Hernán que ofrezca una de estas armas como parte de pago de una camioneta Toyota Amarok valuada en 2.300.000 pesos que quiere comprar. Luego se concreta una reunión en un bar con una persona de nombre Luis a tal fin. Se trata, dicen los fiscales, que se habría intercambiado una camioneta Toyota Hilux por un fusil de asalto AR15.

Fueron cinco años de constancias, desde 2016, sobre el intento de envío de explosivos desde el exterior hacia Argentina llevado a cabo por la organización criminal. Se verifica la recepción en Rosario por gente allegada a Segovia de una veintena de encomiendas. Algunas, no todas, traían piezas de armas de fuego de contrabando. Por ejemplo para el armado de dos pistolas y de tres silenciadores de arma de fuego proveniente de Arabia Saudita compatible con un fusil de asalto AR15.

¿Para qué quería estas armas Segovia? Los fiscales sospechan, incluso por lo que se desprende de las conversaciones captadas, para comercializarlas. ¿Y las cartas bomba o carpetas bombas? ¿Eran para intentar atentados? No hay evidencia. Pero se le atribuyó a Segovia haber mandado material explosivo contra el destituido juez federal de Campana Federico Faggionatto Márquez que lo procesó en 2008 por primera vez.

En el operativo que contó ayer con trece allanamientos, la mayoría en Rosario, la Policía Federal secuestró una carabina semiautomática, armas de distintos calibres, panes de trotyl, chalecos antibalas, miras telescópicas, municiones y manuales para la preparación de explosivos. Quedaron detenidos su hermano, Hernán, su hijo Agustín Segovia, su cuñado Gonzalo Ortega y sus allegados Miguel Angel Morel y Ezequiel Bergara.

Segovia tiene 47 años y su pena expira en 2026. Ahora será indagado por nuevos delitos que tienen alta expectativa de pena. Cuando se acercaba el momento de su libertad condicional, el 18 de junio del año pasado, la Cámara Federal de Casación consideró que no cuenta con pronóstico favorable de reinserción social. El máximo tribunal se basó en informes penitenciarios que dieron cuenta de que "no se encuentran reunidos los requisitos previstos" para tal beneficio. Y por eso no la concedió.

Cuando cayó detenido Mario Segovia ya había acumulado una fortuna. En la misma casa de Fisherton allanada ayer miércoles se incautaron un Rolls Royce Phantom valuado en 600 mil dólares, dos camionetas Hummer y una Land Rover, varios lingotes de oro, 275 mil euros, 70 mil dólares, 3.500 libras esterlinas y diez armas de fuego cuando fue detenido acusado de ser proveedor de efedrina que se enviaba a México camuflada en paquetes de azúcar. Los investigadores federales no dudan de que en su tiempo de confinamiento ese patrimonio se multiplicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario