Policiales

Mario Segovia, investigado por compra de armas y explosivos a Canadá vía Sinaloa

La celda del "Rey de la Efedrina" en Ezeiza fue allanada. Su hijo, su hermano y uno de sus cuñados fueron detenidos y serán indagados en Lomas de Zamora

Martes 13 de Julio de 2021

Mario Segovia, el denominado "Rey de la Efedrina" que cumple condena hasta 2026 en la cárcel de Ezeiza por contrabando de efedrina y pseudoefedrina a México, parece haberse colado nuevamente con una historia digna de una serie. Bien temprano la mañana de este martes efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) realizaron 13 allanamientos ordenados por el juez federal subrogante de Lomas de Zamora Luis Armella y que fueron gestionados por los fiscales Sergio Nola y Diego Iglesias (de Procuraduría de Narcocriminalidad) por una causa abierta al Rey y su séquito por la compra de armas y explosivos a vendedores en Canadá vía Sinaloa, México.

Los allanamientos se hicieron en domicilios de Rosario, Funes, Maciel, Ciudad de Buenos Aires y en la propia celda de Segovia, en la que le requisaron al menos cuatro celulares y lo anoticiaron de su implicancia en una nueva causa federal. Entre los demorados en la causa están su hijo Matías, de 21 años; su hermano Hernán, de 44 y ex policía de la santafesina, y su cuñado. El año pasado Segovia pidió el beneficio de las salidas transitorias, pero la Cámara Federal de Casación rechazó la solicitud que no cumplía con los requisitos legales y que contaba con un informe técnico criminológico desfavorable.

Segovia fue detenido en noviembre de 2008, sindicado como el mayor proveedor de efedrina a los carteles mexicanos y en 2012 fue condenado a 14 años de prisión. Fue el propio Aníbal Fernández, por entonces Ministro de Justicia y Derechos Humanos, quien bautizó a Segovia como el “Rey de la Efedrina”.

Armas y manuales

Fue a partir de una encomienda proveniente de Canadá interceptada el 12 de septiembre de 2016 en Paraguay, en el Aeropuerto Internacional Silvia Pettirossi, con un paso registrado por el aeropuerto de Ezeiza, que se descubrió un paquete en el había lo necesario para fabricar explosivos.

>>Leer más: La Policía Federal allanó la casa de Fisherton de Mario Segovia, el "rey de la Efedrina"

Ante la posibilidad que el “Rey” pergeñara realizar atentados con cartas bomba el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena autorizó la realización de escuchas en el pabellón donde estaba Segovia. Pero esas escuchas judicializadas fueron de amplio espectro y se utilizaron para hacer inteligencia ilegal sobre otros internos afectados a la causa conocida como “Cuadernos”. Así se escuchó ex funcionarios como Julio de Vido, Amado Boudou y Ricardo Jaime, o sindicalistas como Juan Pablo “Pata” Medina, entre otros.

Según la investigación de los fiscales Nola e Iglesias, la dirección asociada que tenía esa primera encomienda tenía dominio “gob.ar” (gobierno argentino). Así fueron ubicados dos despachantes públicos formoseños que usaron casillas de correo electrónico oficial del gobierno de Formosa. El pago, poco más de 1.100 dólares, se había realizado mediante una transferencia bancaria realizada por una empresa radicada en Sinaloa, México.

A estos elementos se le sumó, en un operativo reciente del que no se precisó la fecha, el reciente secuestro de tres silenciadores para armas de fuego hallados en una encomienda inspeccionada en la sucursal de Rosario del servicio postal DHL, la empresa de paquetería más importante a nivel mundial. Como si “Unabomber”, el terrorista ermitaño Theodore John Kaczynski que entre 1978 y 1995 envió 16 cartas bomba, muchas a universidades estadounidenses, que dejaron tres muertos y 23 heridos, hubiera sido un rosarino preso en la cárcel de Ezeiza.

image (60).jpg

De acuerdo a la teoría fiscal fue Matías Agustín Segovia, el hijo de 21 años del “Rey”, la persona que desde una cabina de teléfonos de una estación de servicio de la región se comunicó con el proveedor de explosivos canadienses vía los funcionarios formoseños.

¿Qué compraron? “Artefactos explosivos que consistían en: un sobre bomba que contenía alambre, cables, tornillos, un detonador y una batería; un libro bomba, que contiene dos baterías, un detonador, una llave, dos pinzas, cables y papel aluminio, y una carpeta bomba con una batería, cables, papel aluminio, detonador, clavos y gel", según se especifica en el dictamen fiscal.

>> Leer más: De un juicio por desalojo al Rolls Royce: el enriquecimiento del "rey de la efedrina"

Oficialmente se indicó que en los allanamientos se secuestraron gran cantidad de armas de fuego, explosivos, municiones, celulares, planos de diseño de armas y distintos manuales de uso, manuales e instructivos canadienses para fabricar bombas caseras, un manual para realizar sabotajes con una gigantesca inscripción “CIA” (por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense) y dos tomos del Improvised Munition Handbook, un manual técnico del ejército de los Estados Unidos destinado a las Fuerzas Especiales que describe la fabricación de armas improvisadas y explosivos a partir de materiales fácilmente disponibles, de pilas de basura, productos químicos domésticos comunes y suministros comprados en tiendas habituales.

¿A quién pensaba atacar Segovia? Es la parte más hermética de la investigación.

El hermano

Además de Agustín, también fue puesto preso un hermano de Segovia, Hernán Jesús Segovia. Este ex policía de la santafesina fue detenido en diciembre de 2008 por orden del entonces juez federal Federico Faggionatto Márquez, cuando revistaba con la jerarquía de cabo en una oficina de la Jefatura de Rosario. Desde octubre de 2001 hasta octubre de 2008 había sido parte del Comando Radioeléctrico.

Según se indicó por aquellos días había ingresado a la institución en 1998 y en su foja de servicios no tenía mancha alguna. En abril de 2009 fue desvinculado de la causa, procesado inicialmente como partícipe necesario en el caso, al determinar la Justicia "que no existían indicios" suficientes, por lo que fue liberado. En 2012 la causa en cuanto a él fue cerrada. En 2016 pidió, y le fue otorgada, la baja por una incapacidad que no quedó especificada en su legajo.

image (61).jpg

El epicentro

“¿Otra vez”, fue el termino más utilizado la mañana de este martes gris plomo por los vecinos de Alvarez Condarco al 400, la zona más señorial de Fisherton, el Country Carlos Pellegrini y el Golf Club. Es que la casa en la que el “Rey” supo lucir un Rolls Royce Phantom valuado en 600 mil dólares, dos camionetas Hummer y una Land Rover, fue el epicentro de los allanamientos.

Además de la casa de Segovia fueron allanados otros domicilios en 25 de Mayo al 1700 de Villa Gobernador Gálvez (casa de los suegros de Segovia allanada en 2008 tras la detención de Segovia); Carrasco al 4500; Colón al 1900 (donde fue detenido este martes el hermano de Segovia y ex policía); Madre Cabrini al 2000; Reconquista al 1200, Santiago al 4200, Necochea al 2300 de Funes, Juan Manuel De Rosas al 4000 de Funes (una casa quinta también allanada en 2008 tras la captura del “Rey” en 2008) y un galpón ubicado en la ruta 11, en el barrio San Cayetano de la localidad de Maciel.

En el barrio porteño de San Cristóbal, a partir de un seguimiento telefónico, fueron detenidos dos familiares de Segovia que, según se pudo establecer, estaban a punto de visitar al “Rey de la Efedrina” en el Penal Federal de Ezeiza. Los detenidos serán trasladados a Lomas de Zomora donde en las próximas horas serán indagados.

Entre los elementos secuestrados en los allanamientos se encuentran 75 cartuchos calibre 5.56, 51 proyectiles calibre 25, una carabina semiautomática calibre 5.56mm tipo M4 plataforma AR15, un pistola calibre 25, una caja con tres trozos de Trotyl con cordón detonante; dos paneles balísticos; dos rollos de aproximadamente 50 metros de material para la fabricación de chalecos balísticos Kevlar (un polímero de tipo poliamida que se emplea en la elaboración de hilos con prestaciones de resistencia extraordinarias y cuya rotura es muy difícil); cinco planos con detalles técnicos de piezas de fusil de asalto AR15, el rifle más popular de Estados Unidos; manuales, reglamentos y demás de fusiles AR15; una mira holográfica (una especie de punto de mira virtual que el cazador simplemente debe alinear con la pieza para apretar el gatillo); componentes electrónicos, circuitos integrados, micro swiches; soldadores con estaño para soldar plaquetas; plaquetas sensibles al sonido; controles remotos a distancia de activación por radiofrecuencia; cables conectores; manuales de desactivación de explosivos; trece municiones calibre 12; quince municiones calibre 45; veintisiete municiones calibre 9 milímetros; y un auto Peugeot 308.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario