Policiales

Imputaron a un alto jefe policial de la UR XVIII por violación y quedó detenido

Lo acusaron dos de sus exparejas, quienes además de los abusos le atribuyeron amenazas y haberlas golpeado brutalmente. Se desempeñaba como jefe de Criminalística en el departamento San Martín.

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

"Si no queda preso me mato, porque si no lo hará él", dijo aterrada una de las víctimas de abuso sexual y agresiones impartidas por un alto jefe de la Unidad Regional XVIII, mientras su madre y otras acompañantes intentaban convencerla de que ingrese a la sala de audiencias en la que el acusado sería impuesto de las acusaciones que pesaban sobre él.

El policía Marcelo A.G., de 45 años, jefe de Criminalística de la central de policía del departamento San Martín, había sido detenido la semana anterior tras una denuncia por violación, agresiones y amenazas a dos mujeres con las que habría tenido relación sentimental.

Ayer fue imputado y la fiscal, Rosana Marcolín, le requirió al juez Pablo Staiger que continúe detenido sin plazos en virtud del peligro que puede significar para quienes lo denunciaron. Hay que tener en cuenta que San Jorge, donde residen ambas víctimas y el empleado policial, es una ciudad de solo 24 mil habitantes.

En el Centro Cívico de la ciudad, donde funcionan los Tribunales, se montó un amplio operativo policial para trasladar al acusado a la audiencia imputativa que se desarrolló a puertas cerradas. Allí, Marcolín fundamentó los cargos ante el acusado asistido por la defensora pública Gisela Alemandri y Staiger.

Las víctimas, acompañadas por familiares y representantes de la agrupación Mujeres por la Matria Latinoamericana (Mumalá), siguieron de cerca el trámite judicial y se mostraron aliviadas por la decisión de que el acusado permanezca detenido mientras avanza el proceso.

Se lo imputó por haber golpeado y abusado sexualmente a dos mujeres con quienes tuvo relaciones sentimentales, y amenazado con armas blancas y de fuego. Según las denuncias, "a una de las víctimas la quemó con un cigarrillo e incluso le provocó un corte en un brazo con un cuchillo".

Los delitos contra la integridad sexual de las dos mujeres fueron cometidos en San Jorge. La fiscal los calificó como abuso sexual con acceso carnal agravado (por el uso de arma de fuego), lesiones leves dolosas, amenazas coactivas reiteradas, amenazas calificadas (por el uso de arma blanca). Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real y en un contexto de violencia de género.

Según la fiscal, las víctimas "son dos mujeres con quienes el jefe de criminalística de la Unidad Regional XVIII mantuvo relaciones sentimentales en forma simultánea". Y añadió: "Se puede consignar que, al menos en una oportunidad, usó su arma reglamentaria para cometer una violación y en otras ocasiones recurrió al uso de armas blancas".

Desde los Tribunales se indicó que con una de ellas convivía y con la restante tenía encuentros esporádicos. También explicaron que, dueño de un fuerte carácter dominante, las oprimía con todos los métodos a su alcance para hacer su voluntad y que eran reiterados los ataques físicos y de índole sexual.

Las denuncias revelan que los episodios ocurrieron entre marzo y agosto del año en curso con una de las víctimas y continuaron hasta el viernes de la semana pasada con la otra víctima. "De acuerdo a las denuncias realizadas por las dos mujeres, los delitos fueron cometidos en la casa del imputado, quien también las agredió verbal y físicamente, y hasta llegó a quemar a una de ellas con un cigarrillo y a realizarle un corte con un cuchillo en uno de sus brazos", señaló Marcolín.

"La defensa del imputado propuso medidas alternativas a la privación de la libertad e incluso ofreció una camioneta valuada en 700 mil pesos como caución real. No obstante, rechazamos esa posibilidad, sostuvimos el pedido y el juez dispuso convertir la detención en prisión preventiva", concluyó la fiscal.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});