Policiales

Imputaron al joven sospechado de matar a una médica en Tortugas

Quedó imputado como autor material del homicidio críminis causa de la médica María Irene Cardinali.

Domingo 03 de Febrero de 2019

Un joven oriundo de Marcos Juárez que hoy cumple 24 años quedó imputado como autor material del homicidio críminis causa de la médica María Irene Cardinali, una mujer de 65 años hallada muerta y con signos de haber sido estrangulada dentro de su casa de la apacible localidad de Tortugas, ubicada a 112 kilómetros al oeste de Rosario.

El crimen de "Mery" Cardinali, como se conocía a la médica, fue descubierto el 24 de enero a la mañana cuando dos jóvenes que hacían tareas de jardinería en su vivienda no recibieron respuesta al llamar a la puerta. Entonces avisaron a una vecina que tenía llaves del domicilio. Cuando ingresaron, la mujer estaba sin vida y la casa tenía rastros de haber sido escenario de un robo.

"Mery" vivía sola en una casa de dos plantas por lo que en principio se especuló con que había sufrido un accidente, pero esa posibilidad quedó descartada luego de que la autopsia diera como resultado "muerte por sofocación a raíz de asfixia mecánica". Además, durante los primeros pasos de la pesquisa se estableció que un intruso había ingresado por el ventiluz del baño del primer piso de la casa. Para llegar hasta el techo, antes pisó el barral de una camioneta estacionada en un garaje semicubierto.

Cara a cara

Luego el agresor se topó con la víctima despierta (el televisor quedó encendido) y ambos se vieron cara. Y por la actitud que adoptó el delincuente, se robusteció la hipótesis de que pudo ser un conocido de "Mery". Tras robar un celular y el dinero que la médica tenía en su billetera, la mató.

Pero antes de escapar intentó incendiar la casa. Prendió fuego una silla de madera y dejó abiertas la perilla de una hornalla de la cocina, que como tenía una válvula de seguridad evitó la fuga de gas y el incendio mayor.

La investigación del caso a cargo de la Fiscalía de Cañada de Gómez buscó reconstruir los vínculos y relaciones de la mujer en sus últimos días. En medio de la conmoción de la comunidad de Tortugas, la pesquisa llegó a Joaquín Eloy S., de 24 años y oriundo de Marcos Juárez. Ese joven había sido contratado por la víctima para realizar trabajos de albañilería y jardinería.

Luego de reunir evidencia concreta, la fiscal Ana Graciela Tulián solicitó cinco órdenes de allanamiento durante los cuales se requisaron las viviendas de un hermano y de los padres del apuntado. Y el joven finalmente fue detenido en el barrio Lavalle de Marcos Juárez.

Ayer fue trasladado a los Tribunales de Cañada de Gómez donde fue sometido a la audiencia imputativa. En esa instancia, la fiscal exhibió una batería de elementos para sostener la acusación, entre las que se contaron filmaciones de cámaras de seguridad privadas y públicas, vestimenta secuestrada al acusado, declaraciones testimoniales de testigos, rastros y pericias.

En ese sentido enumeró las huellas de pisadas de calzado encontradas en la cocina, el patio y el ventiluz del baño por donde ingresó el agresor, iguales que las ubicadas en el barral de la camioneta utilizada como escalón para llegar al techo de la casa. Esas marcas coinciden con la suela de calzado hallado en poder del acusado.

La fiscal dijo que el acusado primero mató a la víctima, luego se dirigió a la cocina, provocó el incendio de la silla e intentó generar el siniestro mayor con las hornallas abiertas. Con el registro de llamados telefónicos acreditó que el joven tenía contacto con la médica por cuestiones laborales, ya que había realizado trabajos de albañilería y tenía pendientes tareas de jardinería.

Para la titular de la acusación, el joven tenia pleno conocimiento de los movimientos de la víctima y la dinámica de la casa. Además, aportó registros fílmicos con los cuales se pudo reconstruir su camino y hasta como estaba vestido la noche del homicidio.

Con esa carga incriminante la fiscal lo acusó de homicidio calificado críminis causa (matar para ocultar otro delito), y solicitó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley como medida cautelar. Joaquín Eloy S. optó por no declarar, mientras que su defensora pública Marisol Dalla Fontana cuestionó algunas evidencias y solicitó la libertad con restricciones.

El juez Alvaro Campos aceptó la calificación legal expuesta por el organismo acusador tras analizar que existen elementos "concordantes, uniformes y suficientes" para llegar a un grado de probabilidad de autoría, rechazó los planteos de la defensa y dispuso la prisión preventiva del imputado por el plazo de ley.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});