Banda de Los Monos

Imputan un crimen a un yerno del "Viejo" Cantero, líder de Los Monos

Se llama Lucas P. y su pareja es hija del jefe del clan de Las Flores. Lo acusaron ayer por seguir en auto y matar a Eduardo Oviedo, en marzo pasado.

Martes 15 de Agosto de 2017

Un yerno de Ariel Máximo "El Viejo" Cantero, histórico líder de la banda de Los Monos, fue imputado ayer de homicidio agravado, lesiones y portación ilegítima de arma de fuego y se ordenó su prisión preventiva por 60 días como principal sospechoso del crimen de Eduardo Sebastián Oviedo, en marzo pasado. Había sido detenido el viernes luego de intentar escabullirse de un operativo de vigilancia que montó la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) en barrio Las Flores.

Lucas Alejandro P., de 26 años, estaba bajo la lupa de la fiscal de Homicidios Georgina Pairola desde hace por los menos cinco meses como el principal sospechoso de asesinar de un disparo de arma de fuego en el tórax a Sebastián Oviedo, de 20 años, en inmediaciones de Regimiento 11 y pasaje Diamante, el 3 de marzo de 2017.

Pelea en el hospital

Ese día el acusado llegó al Hospital Roque Sáenz Peña con su pareja, una hermana del asesinado líder de Los Monos Claudio Pájaro Cantero, y dos niños, uno de los cuales fue asistido en la guardia pediátrica del centro de salud de la zona sur.

Por esas cosas del destino, al mismo lugar habían asistido Oviedo y su cuñado, Ariel Hernán A., quien esperaba atención médica por una herida provocada por la mordedura de un perro. P. se lo topó en un pasillo y lo agredió físicamente provocándole lesiones leves.

Según la pesquisa, la bronca entre ambos se inició en medio de un picado de fútbol que los tuvo como rivales hace un par de años. Al parecer, durante en ese choque hubo exceso de pierna fuerte y el yerno de Cantero salió perdiendo ante algún anticipo áspero o una suela levantada.

A las 15.30 de ese día Hernán y Oviedo abandonaron el hospital. Caminaron un par de cuadras y al llegar a la intersección de Regimiento 11 y pasaje Diamante frente a la plaza Las Heras repleta de gente, fueron emboscados por un Ford Fiesta Kinetic.

En ese auto viajaba P., quien de acuerdo a la hipótesis fiscal, se bajó y efectuó varios disparos de arma de fuego. Uno de los proyectiles le dio de lleno a Oviedo en el tórax y lo atravesó hasta la columna, con lo que cayó desplomado y murió en el momento. En la escena del crimen se colectaron 11 vainas compatibles con una pistola calibre 9 milímetros, pero el arma nunca fue hallada.

En ese momento la investigación se orientaba sobre el nombre de Lucas P. como autor del crimen, aunque permaneció varios meses prófugo. Sobre las motivaciones del ataque, algunas fuentes ya deslizaban un "ajuste de cuentas por una vieja rivalidad".

Entre Las Flores.

Con todo las connotaciones que atraviesan al apellido Cantero, la búsqueda sobre Lucas Alejando P. requirió de varios meses de trabajo del área de Investigaciones Criminales y Judiciales de la la TOE, que el viernes finalmente detuvo al acusado, en pareja con Mariana, una hija de Ariel Cantero.

Tras avistarlo en inmediaciones de Caña de Ambar y España, los policías observaron sus movimientos hasta que salió de una vivienda a bordo de un automóvil. Lo persiguieron, lo interceptaron y, aunque trató de acelerar y escabullirse, lo detuvieron a los pocos metros luego de forcejar con un miembro de la fuerza de seguridad.

Ayer llegó a los Tribunales provinciales para ser imputado por la fiscal Pairola. La funcionaria describió cronológicamente el crimen de Oviedo por el cual lo llevó a esa instancia como principal acusado, y le achacó el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, lesiones leves y portación ilegítima de arma de fuego.

La fiscal expuso las evidencias de cargo ante el jueza Mónica Lamperti y los abogados defensores Fausto Yrure y Marcelo Martorano. Recordó que la secuencia de la llegada de Lucas al hospital junto a su pareja, hermana del asesinado Claudio Pájaro Cantero, dos niños menores, y la agresión al primo de Oviedo, quedaron grabadas en las cámaras del centro de salud.

También hay imágenes que toman el auto de Lucas que sale del hospital cuatro minutos después de que se retiran Oviedo y su familiar, una escena que se completa cuando más tarde la víctima regresa a ese lugar, pero mortalmente herida y en una ambulancia.

Pairola remarcó la declaración de testigos cuya identidad preservó por seguridad personal, quienes mencionan las motivaciones del ataque errado que iba destinado al cuñado de Oviedo, pero que lo terminó matando a él.

Al hacer uso a su derecho a declarar, Lucas se desligó del homicidio aunque reconoció que había protagonizado la pelea previa en el hospital. La jueza escuchó a las partes y acogió la figura impulsada por la titular de la acusación, y le dictó 60 días de prisión preventiva.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario