Policiales

Empieza el juicio a Luis Paz por liderar una banda narcocriminal

El padre del "Fantasma" se sentará en el banquillo junto a otras cuatro personas detenidas en 2018. Será ante un tribunal federal de Santa Fe.

Lunes 13 de Septiembre de 2021

Este lunes, a las 8.30, Luis Alberto Paz se sentará en una sala la cárcel federal de Rawson, en la provincia de Chubut, para presenciar la jornada inaugural del juicio oral y público al que llega procesado como jefe de una organización narco criminal desbaratada en diciembre de 2018 por agentes de la Policía Federal y que tenía como epicentros las ciudades de Santa Fe, Rosario y Villa Constitución. El hombre, ex mánager de boxeo y oscuro empresario con vínculos judiciales, era el padre de Martín “Fantasma” Paz, acribillado a balazos en el interior de una flamante cupé BMW Z4 el mediodía del 8 de septiembre de 2012 en Entre Ríos y 27 de Febrero. La investigación de ese crimen, aún impune, recayó en manos del entonces juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien escarbó en el mundo criminal hasta llevar al núcleo duro de la banda de Los Monos a un juicio que concluyó con duras condenas.

Además de Luis Paz se sentarán en el banquillo de acusados el arquitecto Andrés Fernando Cantelli, sindicado como el hombre de confianza del padre del Fantasma, y dos transeros de peso de Villa Constitución: Hugo “Gali” Díaz y Carlos “Bocón” Suárez además de la pareja de éste, Claudia López. Todos ellos están detenidos desde el 10 de diciembre de 2018 cuando la banda fue desarticulada por la Policía Federal. Solo queda una persona fuera del juicio aunque está identificada y prófuga: el distribuidor.

>> Leer más: Confirman el procesamiento de Luis Paz como líder de una organización narco

Luis Paz, de 64 años, llega procesado como organizador y financista de la banda y por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravada por la intervención de tres o más personas en forma organizada. Los otros cuatro integrantes, en tanto, están encausados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de tres o más personas en forma organizada. El tribunal que conducirá el debate está compuesto por los rosarinos Germán Sutter Schneider, Mario Gambacorta y Eugenio Martínez Ferrero. La acusación estará en manos del fiscal general Martín Suárez Faisal. Se espera que del debate participen unos 140 testigos, la mayoría de ellos convocados por la acusación. La instrucción de la causa estuvo en manos del fiscal federal de Santa Fe, Walter Rodríguez.

En la causa Luis Paz responde a los apodados de “El jefe”, “El tío” o “El señor de los cielos”, en directa alusión al apodo del recordado capo narco del estado mexicano de Sinaloa Amado Carrillo Fuentes. Paz adujo que ese apodo se lo pusieron porque “siempre estaba en las nubes, distraído”. El juez federal de Santa Fe, Francisco Miño, procesó a Paz y a sus cómplices el 26 en diciembre de 2018 como responsables de conformar una asociación ilícita dedicada a la venta de drogas agravada por la participación de más de tres personas. Al empresario rosarino, además, le sumó el agravante de ser el jefe de la organización y por lavar dinero proveniente de la venta de estupefacientes, todo en concurso real. En el requerimiento a juicio que formuló la Fiscalía puede leerse que Paz no solo era el financista de la banda sino quien invertía las ganancias en bienes inmuebles.

Entre rejas, en la celda 28 del pabellón 8 de la Unidad Penitenciaria Federal 6 de Rawson, Luis Paz escribió un libro: “El Fantasma. Su lucha por la verdad y la justicia”. Una autobiografía de poco más de 100 páginas en la que, además de contar sus años de juventud y sus días privado de la libertad, da rienda suelta a lo que cataloga como una “lucha por desbaratar a la banda Los Monos”, a la que culpa del crimen de su hijo Martín y por lo que seguramente colaboró con el juez Vienna a lo largo de la causa. En uno de los de 27 capítulos dice: “Estoy preso sin ninguna prueba”. Paz también está convencido de que en parte también está preso por culpa de los medios de prensa. “Los medios periodísticos tienen mucho que ver con esto que me pasa. Ellos, sin ningún elemento probatorio, me hicieron responsable de tantos delitos que no alcanzaría este libro para mencionarlos. Pero les digo que así como en el fuero (de la Justicia) provincial pude demostrar que jamás maté ni mandé a matar a nadie, también voy a demostrar en el fuero federal que jamás negocié con estupefacientes”, indicó.

>> Leer más: "Mantuve una lucha terrible y desigual con la sanguinaria banda Los Monos"

La lupa sobre Paz, un desconocido para el ciudadano común hasta que su hijo fue acribillado el 8 de septiembre de 2012, se posó como una derivación de la pesquisa federal en la que se probó el rol de narcopolicía que tenía Edgardo Baigoría, un oscuro agente de la santafesina que dirigía un negocio de venta de drogas en la región centro norte de la provincia con la ayuda de dos gendarmes ya procesados y de personas allegadas a Paz, como es el caso de Emanuel Maximiliano González, socio en una de las empresas atribuidas a Paz. Estos dos últimos fueron condenados a 15 años y 9 años de prisión respectivamente en febrero pasado. Baigoría como autor de los delitos de organización del comercio ilícito de estupefacientes y tenencia con fines de comercialización, agravado por su calidad de funcionario público y la cantidad personas intervinientes; y González como partícipe secundario.

24_LC_75582669__03-04-2020__3.00x9.50.jpg
Tras las rejas. Luis Alberto Paz tiene procesamiento firme por liderar una asociación ilícita narco.

Tras las rejas. Luis Alberto Paz tiene procesamiento firme por liderar una asociación ilícita narco.

En la requisitoria a juicio la fiscalía le atribuye a Luis Paz “haber organizado actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico interjurisdiccional, con esporádicos aportes de financiamiento, encabezando una estructura jerárquica caracterizada por la división de funciones y alternancia de algunos de sus miembros ejecutores, desde tiempo relativamente indeterminado pero con punto de partida en 2012 y cuya duración se prolongó hasta el 10 de diciembre de 2018, fecha en la que se produjo su detención”.

También a Paz le atribuyó “haber puesto en circulación en el mercado dinero proveniente del tráfico ilícito de estupefacientes con la consecuencia posible de que el origen de los bienes _originarios o subrogantes_ que devinieron de ese accionar adquiera la apariencia de lícito mediante operaciones de compraventa (y en ciertos casos disimulación de la verdadera propiedad) respecto de inmuebles y vehículos que en su conjunto superan holgadamente el requisito objetivo de punibilidad”. Además, a los cinco acusados les achacó “haber tenido en su poder, de manera conjunta y organizada, y con fines de comercialización, estupefacientes que fueron secuestrados” al momento de las detenciones.

Si bien Paz fue apresado en Rosario, por aquellos días se había afincado en una vivienda del country Los Molinos, ubicado entre Santa Fe y Recreo. En una escucha del 28 de febrero de 2018 entre Paz y su ex pareja, Ana María Ferrari, surgió que “estarían dando una recompensa de dos millones de pesos por la cabeza del ciudadano Paz”, según se indicó en la elevación a juicio. Así fue que el padre del Fantasma, aconsejado por Baigoría, buscó refugio en Santa Fe para escapar de la banda de Los Monos, quienes serían los oferentes de la recompensa.

>> Leer más: De mánager de box a próspero empresario en las sombras

Estando en Santa Fe, Paz compró cinco terrenos en el country Los Molinos. Además poseía una mansión en el límite de Rosario y Funes, a pocas cuadras del estadio mundialista de hockey. Entre las empresas que figuraron a su nombre se destaca en la investigación “La Nueva Esperanza SRL”, con domicilio legal en Santa Fe y de la cual es gerenta una de sus hijas, dedicada a la venta por menor de muebles, electrodomésticos, motos, bicicletas y artefactos para el hogar. En Santo Tomé fue parte de la sociedad comercial “La Distinción SRL”, que se dedicaba a prestar servicios de grúa y remolques, reparación y compraventa de vehículos de toda clase.

Otro detalle que la fiscalía expone en la elevación a juicio, para contextualizar a Paz como sindicado narco y sus contactos en Santa Fe, es que el BMW Z4 en el que mataron al Fantasma fue secuestrado en agosto de 2017 por efectivos de Prefectura Naval Argentina en una cochera ubicada en San Jerónimo entre General López y Monseñor Zazpe, en el barrio Sur de la capital provincial. La cochera era propiedad del narcotraficante del distrito costero de Alto Verde Sergio “Zurdo” Villarroel, condenado en 2018 a nueve años de prisión efectiva como el organizador de una banda proveía de estupefacientes a distintos puntos de venta de la ciudad y la región.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario