Narcotráfico

El fiscal apuntó a un federal como integrante de la banda de Zacarías

Federico Reynares Solari implicó a un agente antinarcóticos conocido como "He Man" como protector del negocio de David Delfín Zacarías.

Jueves 14 de Junio de 2018

Las relaciones estrechas entre el acusado de narcotráfico David Delfín Zacarías y un efectivo de la Delegación Rosario de Drogas Peligrosas de la Policía Federal fueron puestas sobre el tapete en el juicio oral donde ambos están acusados junto a otras nueve personas. Con una secuencia de escuchas difundidas en la audiencia, el fiscal del caso intentó demostrar la cobertura que el uniformado daba al imputado de controlar una de las más importantes cocinas de cocaína desbaratadas en la zona. En una de esas escuchas el policía, según el fiscal, le avisa a una de las imputadas que "cierre las persianas" cuando es inminente que habrá allanamientos contra cuatro búnkeres de la zona norte rosarina.

El policía señalado por dar esa advertencia es José Luis Dabat, alias "He Man", que es uno de los ocho juzgados en este proceso iniciado hace un mes en el Tribunal Oral Federal 1. El juicio deriva de la detención in fraganti de Zacarías en septiembre de 2013 en una casa de Funes donde, según la acusación, se estaba cocinando cocaína. En el operativo se secuestraron 300 kilos entre pasta base y droga procesada.

El remisero

Zacarías, que rechaza los cargos, dijo en el juicio que su única actividad es ser propietario de la remisería Frecuencia Urbana de Granadero Baigorria. En la audiencia de ayer se señaló que Dabat era dueño de un vehículo que formaba parte de la flota de esa empresa. Además, que el también juzgado Joel Zacarías (hijo de David) había recibido un Chevrolet Spark transferido por Olga "La tata" Medina, una mujer con condenas por narcotráfico acusada de regentear búnkeres de droga en barrio La Cerámica.

Según el fiscal Federico Reynares Solari, David Zacarías era abastecedor de "La tata" y que el Spark recibido por su hijo le había sido transferido por ella como pago "por una operación", algo también señalado por uno de los testigos.

"Escucháme, me llamó para que cierre la persiana de allá, de la Rubia", dice una voz de mujer atribuida por la fiscalía a la imputada Ruth Castro, sindicada como miembro del clan y ex mujer de Iván Zacarías. "Me llamó «He Man», me dijo eso y yo no tengo comunicación con nadie porque se fueron todos", refiere el audio.

El fiscal establece de ello que Ruth Castro, en esa conversación, afirma que "He Man" le pidió que avise a "La Rubia" (quien para el fiscal es "La tata" Medina) que baje la persiana.

El policía federal Diego José Brunetti fue uno de los que participó de la investigación que terminó con la captura del grupo juzgado. Ayer contó que hicieron averiguaciones sobre los cuatro búnkeres señalados en el barrio La Cerámica. Y que fueron a hacer inteligencia sobre esos objetivos porque días antes "He Man" había indicado "que bajaran las persianas", lo que fue informado al juzgado.

Los búnkeres señalados están en Boedo y Ghiraldo, Superí al 1900, Los Cocos y La Cumbre, y Pasaje Cañada Rosquín al 2900. "Teníamos idea de que esos lugares estaban controlados por Medina y que se dedicaba al tráfico de estupefacientes porque un mes antes había sido allanada y le habían secuestrado 80 kilos de marihuana y también cocaína", dijo Brunetti.

David Delfín Zacarías, su esposa, sus dos hijos y otras personas, son juzgados por integrar una cadena cuyos eslabones van desde los proveedores de los insumos para fabricar cocaína, los cocineros de la droga y los vendedores hasta los policías que le ofrecían cooperación y protección.

Zacarías llegó a juicio comprometido por tres fuertes elementos: haber sido detenido in fraganti en 2013 en una casa de Funes donde se cocinaba droga; los 300 kilos de cocaína y los dos mil litros de precursores químicos decomisados allí; y las escuchas telefónicas que sugerían la negociación previa con los proveedores de esos líquidos.

Defensa

El abogado Germán Mahieu, quien defiende a «He Man», sostuvo tras la audiencia que "el fiscal quiere probar que a mi cliente lo apodan así, pero lo cierto y real es que esa supuesta llamada de «HeMan» hacia Ruth no existe y mi cliente estaba trabajando en Capital Federal antes de que se iniciara la investigación contra Zacarías".

Asimismo, el letrado comentó que de la declaración del comisario Romero (la tarde de ayer) se desprendió que los únicos que sabían de las órdenes de allanamiento, además del juez y el fiscal, eran los cuatro policías que declaran contra mi cliente; Brunetti (que trabajo en el procedimiento donde se cambiaron 14 kilos de cocaína por bicarbonato ), Achenbach, Segovia y Juárez. Les pregunté a todos si los otros podrían haber filtrado la información a terceras personas y todos dijeron que no. Lo cierto es que mi cliente no tiene ninguna escucha ni mensaje de texto."

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});